Quiero Colgar Los Guantes


Publicado el 28/Junio/1999 | 00:00

Quito. 28 jun 99. (Editorial) "Tengo 25% de sangre alemana, 50%
de sangre guayaquileña y un 25% de "arena pupo", por mi abuelo
Freile Larrea que era riobambeño, manifiesta Heinz Moeller, un
Político de larga data, que empezó su trajinar en este campo,
en 1956, como simpatizante de Camilo Ponce.

Ha sido profesor de Colegio y Universidad, inspector de
Educación, subsecretario y ministro de Gobierno, así como
diputado por la Coalición Institucionalista Demócrata (CID) y el
PSC, hasta presidencia del Congreso.

Estuvo afiliado al CID, el Partido Demócrata y actualmente es
miembro del Partido Social Cristiano, al que no duda en criticar.

¿Alguna vez ha pronunciado "Heil Hitler"?

- Lo hice cuando cursé la preparatoria y los dos primeros grados
en un Liceo de Alemania. Durante la II Guerra Mundial, en todos
los colegios de ese país, el saludo, al empezar las clases, era
decir "Heil Hitler".

¿En qué años vivió en Alemania?

- Entre 1942 y 1947, pues mi padre, por ser descendiente de
alemanes, fue deportado a ese país junto con mi madre, mis
hermanos y quien le habla. Yo tenía cinco años.

¿Dónde se radicaron?

- En Dresden. Allí aprendí el idioma y nació mi hermano Horst.
¿Cómo les fue durante la guerra?

- Había privaciones, pero todo estaba racionado, el régimen nazi
(totalitario) tenía las cosas bien organizadas.

¿Y en la posguerra?

- Al dividirse Alemania en cuatro zonas de ocupación, por parte
de los aliados, los países vencedores se llevaron los alimentos
y todos pasamos hambre.

¿Cuál fue la experiencia más difícil?

- Tengo recuerdos fragmentados, pero no olvido el famoso
bombardeo de Dresden, a fines de febrero de 1945, en el que
murieron 180 mil civiles. Donde habitábamos cayó una bomba y mi
madre cree que sobrevivimos por un milagro de la Dolorosa del
Colegio, cuya imagen ella veneraba.

¿Qué sucedió luego?

- Pasamos a un campo de refugiados y, en 1947, fuimos repatriados
con otros ecuatorianos que habían sido deportados a Alemania,
gracias a las gestiones de Antonio Parra Velasco, que, entonces,
era embajador en París.

¿Todo estaba igual cuando volvieron?

- Las propiedades ya no existían, nuestros negocios estaban
cerrados y hubo que volver a empezar desde cero. Creo que todos
estos percances moldearon mi carácter.

Pasemos el calendario: hace 10 años usted dijo a HOY que sería
candidato a la Presidencia de la República ¿Sigue empeñado en
ello?

- Yo recuerdo haberle respondido eso a Diego Cornejo, pero
condicionado a varios factores que nunca se han dado. Ahora le
digo a usted, con toda sinceridad, que en este momento estoy
mucho más cerca de retirarme totalmente de la vida política, que
de aspirar a la Presidencia de la República.

¿Qué lo ha hecho cambiar de meta?

- Muchas cosas juntas, pero sobre todo la mediocridad, conmigo
incluido, de no haber logrado ponernos de acuerdo entre nosotros
para sacar adelante al país.

El PSC tiene que ver con eso, actualmente dice "No" a todas las
propuestas.

- Es por las circunstancias, lamentablemente, las posiciones no
obedecen a principios conceptuales sino al cálculo electoral.
Infiero que es partidario de un acercamiento al Gobierno.

- En mi partido algunos piensan que yo tiendo a ver cosas buenas
en este Gobierno, eso es muy difícil, pero si ese fuera el caso,
lo admito, porque el PSC tiene una responsabilidad compartida con
este Gobierno, de la cual no podrá deshacerse fácilmente.

¡Pero si están en la oposición!

- Claro, pero recuerde que nosotros no optamos por la
Presidencia, Jaime Nebot se negó a ser candidato.

Pudo haber sido usted

- Cuando me ofrecieron la candidatura era demasiado tarde para
que la considerase con alguna seriedad y respeto, por mí y por
los conciudadanos.

¿Eso les hace partícipes del Gobierno?

- Al no presentar candidato presidencial, los socialcristianos
viabilizamos la elección de Mahuad, eso no lo podremos negar
jamás. Entonces tenemos una responsabilidad compartida y no es
cuestión de oponernos a todo lo que se proponga.

¿Nebot se opone por cálculo electoral?

- No lo creo porque, en febrero, él propuso cinco puntos de
coordinación parlamentaria. Como el Gobierno no aceptó, Nebot
tiene ahora los argumentos para decir "estuve en la línea pero
Mahuad se echó para atrás".

¿Por qué pasó eso?

- Por la miopía de este Gobierno ¿no cree que, en función de
buscar la mínima coherencia y mayoría política que se requiere
para gobernar, el presidente debió haber aceptado y exigido al
PSC que se haga corresponsable, como históricamente le
corresponde?

¿Con cuotas políticas?

- Sin Ministerios, pero debía haber dejado que el PSC tome parte
en la conducción de la política de la nación, porque ahora parece
que Mahuad no sabe qué hacer ni a dónde ir.

¿Cómo el PSC obstruye la Ley Marco, cuando la "modernización" es
su discurso?

- En el ámbito político ecuatoriano se cree que la fórmula para
llegar al poder es la oposición y, como cualquier Gobierno, tiene
que tomar ciertas medidas duras e impopulares, entonces lo mejor
es oponerse para luego capitalizar el descontento.

¿Cuál es su posición?

- Creo que, si mi partido es el autor de todo lo que hay en
legislación para efectos de modernización, no podemos estar tan
distantes del proceso.

¿Usted buscará los puntos de acuerdo?

- Si de mí dependiese, yo haría lo posible y lo imposible. De
ahora en adelante haré lo necesario para que el país avance, eso
no quiere decir que no se pueda militar en la oposición pero
tiene que haber elementos de diálogo.

Esto puede ser malentendido en el PSC.

- Por supuesto que sí, pero a estas alturas de la vida, y de mi
actividad política, ya puedo comenzar a expresarme con serenidad,
aunque no va a ser fácil porque soy vehemente y muy expresivo.
De ahora en adelante voy a decir mi verdad, alejada de cualquier
cálculo político. ¡Ya lo verán!

AL PARECER UTILIZAN A GUSTAVO NOBOA

Al igual que otros políticos, Moeller también sostiene que la
ministra de Finanzas, Ana Lucía Armijos, es quien maneja el
actual Gobierno:

¿Cómo visualiza al presidente Mahuad?

- A ratos impotente y aceptando que todo se reduce a sostenerse
en el poder; se habla de la inestabilidad del Gobierno, de sus
contradicciones internas.

¿Qué sucede con el vicepresidente Noboa?

- Aunque creo en la integridad de Gustavo Noboa, y en su lealtad
a toda prueba, algunos dicen que lo están usando.

¿Quiénes?

- Hay intereses en debilitar al Gobierno, pero aún no logro
identificarlos ni describirlos.

Estará de acuerdo con las críticas de Noboa a la falta de acción
para lograr la condonación.

- Totalmente. Además creo que debe estar frustrado porque dentro
de la estructura de poder Noboa no tiene un lugar gravitante en
el que su intención pueda convertirse en acción de Gobierno. Yo
creo que la ministra de Finanzas manda mucho más que el
vicepresidente.

¿Por qué su labor por la condonación de la deuda no dio frutos?

- Cuando yo fui al exterior para hablar con los funcionarios que
debía hacerlo, me respondieron que nuestro país es de los más
puntuales en el pago de la deuda y que el Gobierno no había
formalizó un pedido para que se condone la deuda. Que nos diga
la ministra de Finanzas ¿en qué momento se hizo el pedido?

Mahuad estuvo con usted en una rueda de prensa, con ese fin.

- Creo que eso fue solo una exhibición porque los premios Nobel
y el Papa habían propiciado la condonación, pero después se dejó
convencer por Armijos, que es el corifeo de la escuela ortodoxa
fondomonetarista.

¿Su hermano, Werner, fue nombrado embajador en Alemania porque
a usted le falló la Cancillería?

- No me lo propusieron y nada he tenido que ver con la
designación de mi hermano, aunque creo que eso es lo mejor que
ha hecho el Gobierno en mucho tiempo. (DIARIO HOY) (P. 3-A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Autor: Ana Angulo - aangulo@hoy.com.ec Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.