Bancos Se Autogestionan


Publicado el 24/Junio/1999 | 00:00

Guayaquil. 24 jun 99. La banca debe salir fortalecida con el
proceso de saneamiento.

Esa afirmación que surge de la apreciación del común de las
personas es avalada por banqueros, analistas y observadores que
consideran que sí existen mecanismos para capitalizarlos.

Ellos en conjunto plantearon diez opciones para lograrlo.

Como integrante del sistema bancario ecuatoriano, Roberto
Goldbaum, presidente ejecutivo del Banco Territorial, lanzó su
voz de alerta para impedir que los aportes que destine el Estado
al fortalecimiento de las entidades que constituyen el sector una
vez concluido el análisis de la auditoría internacional, no
terminen subsidiando la incapacidad.

Para evitarlo él presenta su propia fórmula: de existir un
mecanismo de subsidio, este debería ir a las instituciones en
buen estado económico que así lo deseen. A cambio, ellas
asumirían las carteras de negocios de otras entidades que no
pudieron manejarlas.

La garantía de la buena marcha del plan, según Goldbaum, estaría
en una unidad de seguimiento de la Agencia de Garantía de
Depósitos (AGD) o la propia Superintendencia de Bancos.

Cuestionado si para la aplicación de su propuesta se requeriría
establecer un plazo, comentó que ese tiempo tiene que ser
``exactamente igual al de la reactivación de la economía, a la
reactivación del aparato productivo, a eso es que habría que
ponerle un plazo'.

A diferencia de otros analistas y banqueros, Goldbaum, cree
necesaria la espera de 30 días para conocer el futuro de la
banca.

Preservar solvencia

Más importante que la capitalización, en la banca se debe
establecer un margen de solvencia reflejado en su índice de
patrimonio técnico, señaló el consultor bancario, Gianni
Garibaldi.

Para el efecto pueden escogerse diferentes mecanismos; uno de
ellos es liquidar activos improductivos que posea o negociar
determinadas áreas cuyos egresos no estén compensados con los
ingresos, precisó.

También, agregó, se podrían utilizar mecanismos de capitalización
propiamente dichos y que van desde el aporte de recursos frescos
hasta el uso de líneas de crédito internas o externas, la
creación de acciones preferentes y capitalizar pasivos (cuentas
de ahorro e inversiones a plazo).

Pero más que nada îrecalcó Garibaldiî, es importante que a todas
aquellas instituciones financieras y bancarias que tuviesen
problemas, el Gobierno y la Superintendencia de Bancos les exijan
respaldar el capital de la entidad mediante el aporte del
patrimonio de sus principales accionistas.

Paul Palacios, de la consultora Montgomery & Palacios, dijo que
primero es necesario conocer el tamaño de capitalización
requerida, posteriormente determinar la cantidad de recursos que
dispone el Estado y plantear las posibilidades dentro de ese
margen.

Es imprescindible barajar alternativas con utilización de deuda
externa, capitalismo popular, inversión extranjera y aporte
voluntario de los depositantes, explicó.

La AGD se pone a tono

QUITO.- La estructura de la Agencia de Garantía de Depósitos
(AGD) se reajustó para responder a las exigencias del saneamiento
bancario, reveló una fuente del equipo económico.

La Secretaría Técnica que inicialmente existía fue reemplazada
por cuatro gerencias, que responden a las fases del proceso en
que entrarán los bancos inviables del sistema. Ellas son:
Gerencia de Monitoreo y Evaluación, Gerencia de Reestructuración
y Saneamiento, Gerencia de Manejo de Activos y Gerencia de Manejo
de Cartera Vencida.

La Gerencia de Monitoreo y Evaluación fue prácticamente subrogada
por las tres firmas auditoras internacionales, que mañana
entregarán los resultados del monitoreo a los 31 bancos privados
del sistema.

La estructura de la AGD fue establecida sobre la base de las
recomendaciones de la firma consultora McKinsey, y fue implantada
por el anterior gerente de la AGD, James McPherson, antes de su
renuncia.

Las cifras de la debacle bancaria

QUITO.- ``El efecto directo de la crisis (financiera) está
calculado entre tres y cinco mil millones de dólares, que
representan entre el 15 y 25% del Producto Interno Bruto (PIB)
del país', establece la firma consultora Mac Kinsey, que el 15
de abril entregó un monitoreo sobre la situación bancaria del
país a la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD).

Los resultados del informe preliminar fueron presentados por el
entonces superintendente de Bancos, Jorge Egas Peña, hace pocas
semanas, cuando se defendía del juicio político instalado por el
Congreso en su contra.

``Ecuador está sumergido en una crisis financiera sistémica, que
pone en riesgo entre el 60% y 80% de los activos financieros del
país', se precisa en el informe.

Según el estudio, ``uno de los factores que más inciden en esta
pérdida es la cartera vencida del sistema'. La información
pública sobre el sistema financiero ecuatoriano ``refleja niveles
de cartera vencida equivalentes a alrededor del 10% del total del
portafolio de crédito, cifra que se presume muy baja para la
situación actual del país'.

El informe va más allá. ``Otros países en desarrollo, en similar
crisis financiera, han tenido niveles de cartera vencida que se
aproximan al 15% o al 20% del portafolio actual de crédito'.

A este criterio, el informe añade que los bancos bajo el control
de la AGD subvaloraron su cartera vencida en al menos 35% al 45%.
En conclusión, la cartera vencida del sistema sería mucho más
alta.

La proyección es desalentadora. ``La recuperación esperada de la
cartera vencida es muy baja (...) dado que la recuperación de
activos se realizará sobre periodos de cuatro o cinco años y está
supeditada a la capacidad de actuación de las economías'.

La perspectiva, dice el informe, es que se recuperen entre 15 y
20 centavos de dólar, en valor presente neto, fijando una tasa
de descuento del 25%.

``Ecuador debe planificar como si entre el 80 y el 85% del valor
actual de la cartera vencida en libros del sistema no se pueda
recuperar', sentencia.

El sistema bancario refleja en libros niveles de cartera vencida
de 500 millones de dólares, según el estudio.

Bancos, los primeros en saber

Los bancos serán los primeros en conocer los resultados de las
auditorías que les practicaron firmas internacionales, antes de
haberse resuelto los métodos que se utilizarán para el
saneamiento del sector.

A través de comunicaciones a los principales directivos de las
entidades bancarias, la Superintendencia de Bancos, los convocó
para hoy a las 12h00 en el auditorio del organismo de control en
Quito, con el fin de entregarles los informes respectivos.

En tanto el resto de la población esperará hasta el 23 de julio
para conocer que bancos son viables y cuales no.

Las firmas auditoras Peat Marwick, Arthur Andersen y Price
Waterhouse entregarán los resultados en sobres cerrados.

Los resultados cubrirán únicamente el ejercicio bancario hasta
el 31 de marzo. Las cifras correspondientes a abril y mayo serán
estudiadas durante el lapso de 30 días, que arranca desde hoy,
por técnicos de la Superintendencia de Bancos, quienes recibieron
capacitación de los auditores internacionales durante las últimas
semanas, se conoció en fuentes del control bancario.

Parte de los consultores internacionales que apoyará en el
análisis de los resultados se encuentra en el país. Eugenio
Pendaz, consultor argentino contratado por el Banco Central del
Ecuador (BCE), será una de las cabezas del proceso. Fue
superintendente de Bancos en su país y es uno de los delegados
del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la consultoría.

Por parte del BID también actúa el jefe de la misión permanente,
Frank Niders, en la reestructuración bancaria.

``No sabemos cuándo vence el plazo para entregar los planes ni
tampoco cuál es el monto de capitalización, porque será
determinado por las auditorías', dijo Antonio Acosta, preside
el directorio del Banco del Pichincha.

Los banqueros también ignoran quién revisará exactamente los
resultados de las auditorías internacionales, pues al directorio
de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) lo asistiría un
cuerpo técnico consultor, integrado por representantes de los
organismos multilaterales de crédito, entre ellos Banco Mundial
y Banco Interamericano de Desarrollo.

Para Acosta, el plazo de un mes para la presentación de los
planes de capitalización por parte de los bancos sí sería
suficiente. No obstante, según el anuncio previo del
Superintendente de Bancos, Jorge Guzmán, dentro del plazo de 30
días que corre desde mañana se incluye el tiempo para analizar
estos planes. (Texto tomado de El Universo)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.