Ministros En El Ojo De La Tormenta


Publicado el 13/Diciembre/1993 | 00:00


Quito. 13.12.93. Ante la evidencia de la crisis de gabinete han
comenzado a surgir las más diversas especulaciones sobre su
desenlace. Hay quienes sostienen que el presidente ratificará a
todos sus ministros. Otros creen que saldrán unos pocos, y otros
-como Fabián Alarcón del FRA- sostienen que "ya que no puede irse
el presidente, entonces que se vayan todos los ministros".

Aunque no se ha dado una confirmación oficial precisa, se sabe
que los secretarios de Estado continúan presentando sus
dimisiones ante el jefe de Estado. El ministro de Información y
Turismo, Carlos Vera, confirmó la suya, "la tercera en el año".
Dijo desconocer si se quedará o se marchará, aunque expresó su
deseo por salir a dedicarse a lo suyo.

Vera, conjuntamente con Monserrat Butiñá, Eduardo Peña y Jorge
García son los mencionados con mayor insistencia como posibles
salientes. Hay otro grupo que -se dice- está muy firme en su
puesto. Dentro de ellos, algunos con muy bajo perfil y otros con
una actuación más perceptible, pero sin mayores críticas a su
gestión.

Uno de los más criticados

Entre los más criticados se encuentra el ministro de Educación
Eduardo Peña Triviño, quien fue calificado de incapaz por el
legislador del PUR, Alberto Cárdenas, quien le pidió que deje el
ministerio. Durante la última huelga de la UNE, Peña fue acusado
de falta de habilidad política, al negarse a dialogar con el
magisterio y desestimar en repetidas ocasiones la actuación de la
comisión mediadora que planteaba alternativas de solución al paro
que duró un trimestre. Provocó la ira de los profesores y el
desconcierto del país, al efectuar un viaje a la reunión de la
UNESCO en Francia cuando la huelga se encontraba en su apogeo. Se
le ha cuestionado el manejo de los préstamos internacionales en
la Unidad Ejecutora MEC-BID donde habrían sido cometidas
irregularidades en la contratación del personal técnico. Otro
aspecto que pesa como negativo en su gestión es el derrocamiento
de la casa del historiador Gabriel Navarro en Quito. Asimismo,
pretendió vender los terrenos pertenecientes a una escuela fiscal
de Guayaquil, que están ubicados junto al hotel Oro Verde.

Ministra controvertida

La más joven del gabinete -y la única mujer- Monserrat Butiñá, en
apenas cuatro meses de gestión se ha convertido en uno de los
personajes más controvertidos del régimen. Ha sido acusada de
nepotismo, tema sobre el cual mantuvo agrias polémicas con los
medios de comunicación, que le ocasionaron temprano desgaste. Se
afirma que ha colocado en el Ministerio de Bienestar Social a su
padre y a su hermano, quienes, aunque aparentemente no han sido
nombrados funcionarios, tienen ingerencia en aspectos
administrativos de esa cartera de Estado. A eso se suma la
presencia de asesores "de imagen" que ganan en dólares, y cuya
contratación no ha podido ser desvirtuada por la ministra. Si no
sale en esta crisis ministerial, será interpelada por el
Congreso, por cargos de nepotismo y desvío de fondos del Seguro
Social hacia asuntos que no tienen relación con la actividad del
IESS. En el campo administrativo se ha autoproclamado como la
sepulturera de la Red Comunitaria Infantil e implantó en su
lugar el programa Operación Rescate Infantil.

Metió la pata

Carlos Vera "metió la pata" al pedir un regalo para su fiesta de
cumpleaños. Se le cuestiona la falta de una eficaz política de
comunicación. Hasta poco antes de la designación de Marcelo
Santos como ministro de Gobierno, quien "lo mandó a callar",
intentaba llevar la voz cantante del Gobierno. Se opuso
públicamente a la elevación de los sueldos a los ministros,
declaración que causó malestar en la hija y asistente del
presidente, Alicia Durán Ballén, quien inmediatamente replicó:
"si no está de acuerdo que renuncie". En las últimas semanas el
ministro se dedicó más bien a promocionar las bondades turísticas
del país, para lo cual ha realizado frecuentes viajes al
extranjero.

El más probable

Fuentes del Palacio de Gobierno dan por hecho la aceptación de la
renuncia al ministro de Industrias, Jorge García. Ha mantenido
serias discrepancias con su par de Agricultura, Mariano González,
por sostener criterios contrapuestos en lo referente a las
negociaciones que se realizan respecto al sistema de franjas de
precios de los productos agrícolas a nivel andino. Una de estas
actuaciones le llevaron a un enfrentamiento con el ministro de
Agricultura, durante reunión internacional. Se le acusa de
defender intereses creados del sector industrial, al que
pertenece. Ha mantenido un bajo perfil. Es un ministro muy poco
conocido.

"LOS MEJORES HOMBRES" QUE ENCONTRO SIXTO

Entre los ministros que mantienen más firme el puesto están los
de Gobierno, Relaciones Exteriores, Energía y Minas, Finanzas y
el secretario general de la Administración. Acaso un poco menos
firmes Los de Defensa y Agricultura.

El ministro de Gobierno fracasó en su intención de lograr para
Xavier Ledesma la Presidencia del Congreso. Tuvo una
desafortunada declaración respecto a la autoprórroga que casi le
cuesta la destitución por parte del Tribunal Supremo Electoral.
Reanudó el diálogo con la familia Restrepo aun cuando continúa el
cerco policial de los miércoles alrededor de la Plaza Grande.
Destituyó al gobernador de Esmeraldas cuando se comprobó su
implicación en la muerte de un profesor durante una manifestación
realizada en esa ciudad. Es considerado un hombre leal al
presidente de la República y con cierta capacidad de diálogo con
el Congreso y la oposición.

Opiniones discrepantes

El canciller Diego paredes parece estar seguro en su cargo,
aunque el dice no tener entre sus cualidades la de adivinar el
futuro. Hay opiniones discrepantes sobre su actuación. Sus
detractores, en cambio, sostienen que hubo errores en el manejo
de las relaciones internacionales. Se lo acusa de boicotear la
candidatura del ex presidente Rodrigo Borja a la Secretaría
General de la OEA. Tampoco consiguió que Durán Ballén viaje a
Lima durante este año, como lo había anunciado. Hubo demora en la
designación de los embajadores de Francia y Alemania. Su
principal gestión, el diálogo con el Perú, es materia de
expectativa. Sobre el tema, inclusive el ex presidente Borja, uno
de los críticos más duros del régimen, ha dicho que esperará los
resultados para pronunciarse.

La renuncia del ministro de Finanzas César Robalino no será
aceptada, puesto que hasta el momento ha llevado la política
económica de acuerdo a las metas propuestas por el Gobierno.

Francisco Acosta, de Energía y Minas, seguirá en el cargo, a
menos que lo destituya el Congreso en caso de incrementar los
precios de la gasolina. Ha manejado con habilidad lo referido a
las reformas a la Ley de Hidrocarburos e inclusive superó en
pocas horas la paralización anunciada por los trabajadores
petroleros.

Mariano González, ministro de Agricultura se mantendrá en el
cargo a pesar de haber sido cuestionado por los productores de
banano y por el sector agrícola en general, que ha anunciado una
paralización de actividades para los próximos días.

Tanto el secretario General de la Administración, José Vicente
Maldonado, como el subsecretario, Carlos Larreátegui, continuarán
en sus puestos. El mandatario tiene mucha confianza en la gestión
que realizan.


LOS MINISTROS ANONIMOS

Se dice que Sixto no podía haber encontrado alguien mejor que
Pedro López para el Ministerio de Obras Públicas, aunque se
conoce muy poco las actividades de ese portafolio, puesto que no
se las difunde. Ha sido cuestionada su orden de expropiación de
una mina de piedra en Manabí, tomando en cuenta que las minas le
pertenecen al mismo Estado. Su renuncia no será aceptada.

Lo único que se sabe del Ministerio de Trabajo es la elaboración
del proyecto de Ley de Unificación Salarial que será enviado al
Congreso en el transcurso de las próximas semanas. Alfredo Corral
se mantendrá en el puesto.

Es improbable también la salida del ministro de Salud, Patricio
Abad, a pesar de que muy poco se conoce sobre la gestión que
lleva a cabo en ese Portafolio.

Ministro desconocido

Francisco Albornoz es quizás el ministro de más bajo perfil del
régimen, a pesar de que hace más de ocho años trabajó con el
presidente de la República en la Junta y Banco de la Vivienda.
Prácticamente es un ministro desconocido sin Ministerio, toda vez
que siguen funcionando, por su propia cuenta, varios de los
organismos que lo integran, como el IEOS y la JNV. La primera
institución en realizar la "separación voluntaria" de empleados
fue el Banco de la Vivienda, sin embargo en la actualidad afronta
centenares de juicios emprendidos por los ex empleados debido a
incumplimientos del acta transaccional donde se establece el pago
de las cesantías. Se dice que podría salir para ir a trabajar en
el BID. (5A)

Autor: Ana Angulo - aangulo@hoy.com.ec Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990