El Cielo Se Deplomo Sobre Manabi


Publicado el 18/Marzo/1998 | 00:00

Quito. 18 mar 98. Los pronósticos meteorológicos para la Costa
ecuatoriana, difundidos por la CNN el viernes pasado, se
cumplieron al pie de la letra: ocho horas de lluvia bastaron
para inundar recintos, parroquias y ciudades de Manabí.

Las lluvias matizadas con truenos, relámpagos y tormentas
eléctricas cayeron la noche del lunes y la madrugada del
martes e inundaron el 90 por ciento de Portoviejo y nueve
cantones más.

Calles, avenidas, parques y barrios de Portoviejo quedaron a
merced del agua. Hasta el domingo los 300.000 pobladores de
urbe rogaban que llueva por la falta de agua para consumo
humano.

"Pero se le fue la mano al Niño, solo queríamos un poco y este
abrió toda la llave", decía Fernando Zambrano, habitante del
sector de la Piñonada. No hay calle que no esté cubierta por
una capa de lodo. En la zona céntrica de la capital manabita,
el agua sobrepasó el metro de altura.

Está en emergencia la zona de Los Florones (cinco barrios
juntos), poblada por habitantes pobres, que viven junto al
estero Monte Santo.

En el sector del puente de El Salto, decenas de familias
miraban con impotencia cómo el agua ingrezaba a sus viviendas.
El muro de gaviones que encausaba la corriente se cayó hace
algunas semanas.

El caudal del río Portoviejo siguió creciendo desde las 10h00
de ayer, obligando a los habitantes de las orillas a salir de
sus casas con los electrodomésticos y la ropa hacia los
reducidos espacios donde el agua todavía no llegaba.

El barro que estaba represado en la quebrada de El Limón
cubrió hasta la mitad de las paredes de diez viviendas y a una
por completo. Su propietaria, María Alonso y cuatro de sus
familiares, apenas tuvieron tiempo para salvar sus vidas. En
esa barriada, 500 personas piden ayuda. Los vehículos pequeños
no pueden circular desde esa zona hacia el centro de la
ciudad: los baches se han convertido en cráteres.

En la tres colinas que circundan Portoviejo, peligran las
viviendas de caña y de construcción mixta. Las grietas que han
formado los riachuelos socavaron las bases donde se asientan
las casas.

Más de 20 planteles avícolas, ubicados en la vía
Manta-Portoviejo se destruyeron, porque el lodo ingresó a los
frágiles galpones. Miles de pollos murieron ahogados.

En Manta diez barrios, ubicados en las márgenes de los ríos
Burro y Manta, se inundaron. La creciente alcanzó el pico más
alto de la temporada de lluvias y el nivel del agua en el
barrio 15 de Septiembre llegó hasta el metro y medio.

El puente a desnivel que une las parroquias Manta y Tarqui
parecía balancearse lentamente por el flujo de vehículos y las
anegadas bases por donde los dos ríos desembocan en el océano.
La fuerte inundación obligó a los moradores de El Porvenir y 8
de Enero a subirse en los techos para no ser arrastrados por
la corriente. En Jipijapa, la aparición de esteros que nunca
antes existieron en el mapa anegaron a los barrios bajos.

En Santa Ana, el río Portoviejo inundó 30 locales comerciales
y cinco farmacias, los medicamentos nadaban en el agua, que
por primera vez llegó al malecón. Los evacuados están en el
edificio de la Cámara de Comercio y Coliseo de la ciudad.

25 recintos de la península preparan un paro

La arremetida del río Valdivia el martes 10 de marzo, en la
comuna del mismo nombre, puso en riesgo a 30 familias y la
infraestructura dañada nadie se compromete arreglar.

Cuatro días después, las aguas de otro río -el San Pablo-
partieron en dos la carretera, mientras que el lodo que bajó
desde el cerro cercano tapó la vía en el sector de Playa
Bruja, en la vía a Manglaralto.

Para entonces, la idea del cierre de vías ganó a otras 25
comunas, en total cerca de 40 recintos a lo largo de 80
kilómetros en las carreteras Guayaquil-Salinas y Santa
Elena-Manabí, desde la presa de El Azúcar a La Entrada,
querían ir al paro.

Agrupados en Asociación de Pueblos Unidos (Asopun), con sede
en Manglaralto, los dirigentes de 25 comunas preparan en estos
últimos días los pormenores de un cierre de vías que aún no
tiene fecha.

Las demandas no están claras, pero sí las razones: precios de
alimentos por las nubes, gasolina escasa, pasajes elevados,
incomunicación.

Lo irregular de la vía desde Palmar hasta La Entrada, en un
tramo de 40 kilómetros, obliga a realizar trasbordos en cerca
de diez tramos. En cada sitio hay que pagar de 2 a 5 mil
sucres para movilizarse.

Los alimentos llegan, pero deben ser transportados bajo esas
condiciones. "Veinte mil sucres debo pagar para que los carros
me lleven hasta Manantial de Colonche", dice Antonio
Yaquilema, quien vende verduras y legumbres.

Un ejemplo es el precio de la libra de tomate en Playa Bruja,
donde por tres unidades, los comerciantes piden cinco mil
sucres y por una libra de papas hasta seis mil. Aunque caros,
los alimentos llegan, no así la reposición de los servicios
básicos. Desde el sábado, que se cayeron los postes entre Dos
Mangas y Pajiza, no hay electricidad.

Desde Curia a La Entrada, cinco comunidades no tienen agua
potable por que el 21 de diciembre colapsó el sistema en Olón.
En total, en solo 20 comunidades se habla de 1.271 familias
declaradas damnificadas.

Y mientras se prepara un paro, en Guayaquil fuertes lluvias,
corte de energía eléctrica e inundaciones soportó la ciudad la
noche del lunes y madrugada del martes.El aguacero y los
fuertes vientos afectaron a 22 casas en la ciudadela Los
Rosales, al norte, junto a Los Samanes. Otras 8 viviendas
fueron dañadas en sus bases en Mapasingue, a la altura del
kilómetro 5 de la vía Carlos Julio Arosemena.

La cooperativa Justicia Social, en la avenida Francisco de
Orellana, dos casas fueron declaradas en peligro por la
Defensa Civil, pero no se reportó heridos.

En nueve cantones de la provincia el agua inundó las calles.
Las más afectadas fueron El Triunfo, Puerto Inca y Naranjal.
Los ríos Galápagos y el Bulubulu se desbordaron en El Triunfo.
Redacción Guayaquil

El Niño volvió a Molleturo

Entre las 22h00 del lunes y la 01h00 del martes cayó un
diluvio en la zona lo que provocó deslizamientos de montañas y
casas destruidas. La Defensa Civil aún no dispone de un
balance por lo inaccesible de la zona. Según Julio Muebecela,
dirigente comunitario, las poblaciones de Cruzpamba y
Chaupihurco son las más afectadas. El agua inundó a más de una
decena de casas.

El río Utur, a un kilómetro del centro de Molleturo, se salió
de su cauce. El puente sobre este río está saturado de
material que fue arrastrado por la corriente. La zona baja de
esta parroquia, entre Migüir y Tamarindo, es la más afectada
por el crudo invierno. Lo común es la pérdida de los
sembradíos y las vías.

Los habitantes solicitan la dotación de 1.500 raciones
alimenticias que servirán como paleativo durante las mingas.
Al Ministerio de Salud pidieron un médico residente y
exigieron la integración de un grupo de técnicos para la
elaboración de un proyecto para la rehabilitación agropecuaria
de Molleturo.

Las primeras raciones alimenticias (tres por familia
afectada), colchones, medicinas y cocinas, llegan hoy. Los
vecinos de Cumbe ayudaron: se reunió 4 millones 200 mil
sucres, maíz, habas, fréjol, papas y otros. Lo recolectado
será para los damnificados.

En Azuay, las pérdidas ascienden a 4.600 millones de sucres y
2.300 damnificados. 1.600 de cacao, maracuyá, banano están
destruidas. Redacción Cuenca

El fenómeno en dos países

* Préstamo para reconstruir aulas* El ministro de Educación,
Mario Jaramillo, , anunció que un préstamo de alrededor de 10
millones de dólares que otorgará el Banco Mundial, servirá
para rehabilitar a 442 locales escolares de la Costa,
afectados por el fenómeno de El Niño. La reconstrucción
comenzará cuando la intensidad de las lluvias baje y las
condiciones del clima sean propicias. La Dinace realizó un
cálculo de cuánto se necesita para recuperar a los centros
escolares: 23 mil millones de sucres.

* La vialidad destruida* No hay paso hacia Guayaquil por la
vía Jipijapa-Colimes-Paján, por los constantes derrumbes. En
la Montecristi-La Pila se volvió a interrumpir en la zona de
Sancán. En la carretera que conduce desde Portoviejo a Santa
Ana se fue la mesa asfáltica. En la vía Calceta también hay
problemas al igual que en la Rocafuerte-Chone. Redacción Manta


* La pesca se reduce en Perú * El Niño provocó una caída muy
importante en el volumen de la pesca en Perú desde diciembre
pasado, cuando comenzaron a sentirse los estragos. El descenso
está compensado por un incremento de las exportaciones de
latas de conservas. Las aguas calientes facilitaron el ingreso
de nuevas especies marinas y el desplazamiento de otras hacia
diversos lugares en busca de aguas frías. En 1997 el
desembarque total de recursos pesqueros en Perú fue del orden
de 7´686.800 toneladas, menor en 18,9 por ciento respecto a
1996, según informes de la Sociedad Nacional de Pesquería. AFP


* Los efectos de la caída del puente de Piura * A 14 subió
ayer la cifra de muertos por la caída de un puente en un
caudaloso río peruano, mientras que las autoridades
intensificaron las labores en busca de otras dos decenas que
se teme perecieron ahogadas. El alcalde de la población
peruana de Piura, José Aguilar, dijo que "lamentablemente, se
están recuperando sin vida los cuerpos que estaban dentro de
la combi (autobús)", uno de los cinco vehículos que cayeron al
río al colapsar el puente el lunes. 16 personas se salvaron
milagrosamente nadando o dejándose llevar por la turbulenta
corriente hasta que fueron rescatados unos 10 kilómetros aguas
abajo. Reuters

* Otro derrumbe en la vía Tambo-Durán * En la vía Durán-Tambo
ayer se produjo un deslave de grandes magnitudes en el sector
de Javín que interrumpió el tránsito vehicular. Según la
subdirección de Obras Públicas de la Zona quinta es necesario
realizar una variante en el diseño de la carretera para
rehabilitar la circulación. La alternativa para conectarse con
Guayaquil es la vía Girón. Redacción Cuenca (Texto tomado de
El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.