Mahuad 4 Horas En El Amazonas


Publicado el 28/Octubre/1998 | 00:00

Quito. 28 oct 98. El Presidente navegó ayer por el histórico
río. Es la primera vez que allí ondea la bandera nacional. Fue
un acto lleno de emotividad para los 300 asistentes.

El presidente Mahuad navegó ayer durante 4 horas por el río
Amazonas, al final de la gira que tuvo como acto central la
firma del Acta Presidencial de Brasilia, para concluir
definitivamente el diferendo territorial con el Perú.

Con este recorrido, Mahuad quiso recalcar la voluntad del
Ecuador de poner en vigencia, lo más pronto posible, los
acuerdos de comercio y navegación e integración.

Mahuad navegó con el presidente de la Corte Suprema de
Justicia, Héctor Romero, y los ministros de Relaciones
Exteriores, de Defensa y de Gobierno, José Ayala, José
Gallardo y Ana Lucía Armijos, en un yate de turismo en el que
también estuvo la prensa.

Se trataba del Amazonia, en el que flameó la bandera
ecuatoriana; en otra nave -D. Carlota- viajaron algunos
funcionarios gubernamentales, diputados e invitados
especiales.

El recorrido se realizó después de que los aviones de Tame
llegaron a las 10h35 al aeropuerto de Manaos (09h35 hora de
Ecuador). La partida desde Brasilia estaba prevista para las
08h00 locales pero tuvo lugar a las 09h45 (06h45 hora de
Ecuador) cuando se reportó desde Manaos que había buenas
condiciones meteorológicas para el aterrizaje.

En el breve recorrido por el Amazonas, estuvo presente el
embajador ecuatoriano acreditado en Brasil, César Valdiviezo.
El 7 de febrero de 1982, él acompañó al entonces presidente
Osvaldo Hurtado Larrea, a la postre el primer mandatario
ecuatoriano en hacer un recorrido de esa naturaleza.

Ayer fue la primera vez que se izó la bandera nacional a las
12h00 de Manaos (11h00 de Ecuador), mientras se entonaba el
Himno Nacional. Las naves partieron minutos después desde el
embarcadero privado del Centro de Convenciones Tropical
Manaos, en el río Negro. Ahí empezó la travesía que duró hasta
las 16h00: en ese momento, las dos embarcaciones atravesaron
el sitio en que las aguas oscuras de ese río se juntan con las
del Solimoes o Amazonas. Este acto tuvo un contenido
simbólico. De acuerdo al canciller Ayala Lasso, con él se
trata de poner de relieve la existencia de un tratado
amazónico con el Perú a partir del Protocolo de Río de Janeiro
de 1942 pero que nunca se había hecho efectivo. Mahuad cambió
de embarcación a bordo de una lancha y empezó el viaje de
regreso. Durante el viaje hubo un sol canicular.

Terminado el recorrido (16h00 locales), la delegación ocupó
cinco buses para retornar al aeropuerto. El decolaje fue a las
17h45 y hasta entonces el presidente Mahuad había cambiado por
un terno la ropa deportiva que utilizó durante el recorrido.

La gira fue propicia para abordar la agenda política pendiente
en el tema territorial. El presidente del Congreso, Juan José
Pons, quien acompañó al Presidente durante esta gira, ratificó
su punto de vista: los únicos tratados que deben ir al
Congreso para ser ratificados son los de comercio y navegación
e integración fronteriza. La fijación en el terreno de la
frontera terrestre común, dijo Pons, es parte del ya
ratificado Protocolo de Río de Janeiro.

El presidente Mahuad señaló ayer que el siguiente paso es la
aprobación de los dos tratados, pues en lo relativo a los
cortes de los ríos, al Canal de Zarumilla y a las medidas de
confianza, se perfeccionarán con un cruce de notas entre las
cancillerías. En tanto que el de límites, que ya fue aprobado
previamente por el Congreso, quedó perfeccionado con la
suscripción del Acta. "Hablaré con el Presidente del Congreso
y buscaré la forma de hacerlo lo más rápido posible", dijo,
aunque no fijó una fecha.

Sobre los 500 millones de dólares aprobados por el Banco
Interamericano de Desarrollo para proyectos de desarrollo
fronterizo, Mahuad dijo que su opinión es arrancar con
proyectos sociales como escuelas o dispensarios, que no
necesitan mayores estudios, mientras se hacen los análisis de
otros más grandes como vialidad o riego. "Habrá una nueva
reunión en Washington con el presidente Clinton, todavía sin
fecha fijada, y esperamos que en esa ocasión ya podamos tener
un desembolso inicial para estudios".

Según él, el próximo paso luego de que estén aprobados los
tratados será la puesta de hitos en la frontera, y cuando se
llegue al último hito tiene que producirse la transferencia de
Tiwintza que él aceptará. Si otros quieren entregarla, dijo,
que lo hagan.

Ante una pregunta sobre las próximas decisiones del Ejecutivo
sobre el tema económico, especialmente el tributario, Mahuad
señaló que tiene previsto revisar, desde hoy, el proyecto de
Reforma Tributaria que han presentado algunos técnicos del
Gobierno y que aún no es una propuesta oficial. Cuando tenga
el proyecto, va a invitar a conversar al Congreso, a los
sectores productivos y a la prensa para recoger criterios,
buscar consensos y entonces sí enviarlo al Congreso. También
se dedicará a reconstruir la Costa y además confirmó la visita
del ex presidente de EE.UU. Jimmy Carter. La gira terminó en
la Base Aérea de Quito, a las 19h40.

Frontera * La ID decidió aceptar Tiwintza por su valor
histórico pese a las condiciones de entrega
El Congreso espera el envío de los textos
Los bloques legislativos identificaron tres elementos de
discusión que, probablemente, coparán la agenda de los
próximos días, en la perspectiva de terminar el capítulo de la
negociación fronteriza a nivel del Congreso Nacional.

El primero es una exigencia a la Presidencia y a la
Cancillería para que se acelere el envío de los documentos que
requieren estudio y aprobación de la Legislatura. El segundo,
el pedido de comparecencia del presidente Jamil Mahuad y del
canciller José Ayala para que aclaren las interrogantes a raíz
de declaraciones del ex canciller peruano Eduardo Ferrero. Y
el tercero, el tema Tiwintza.

Sobre el primero, solo el PRE ha tomado posición al oponerse
de plano a una aprobación de los tratados y convenios
firmados. Jorge Marún aseguró que -si bien se firmó la paz-
Ecuador fue "tremendamente perjudicado". El juicio político al
Presidente aún es evaluado y no tiene decisión definitiva.

El resto, una numerosa mayoría, decidió no adelantar criterios
de si aprobará o no los dos tratados suscritos entre Ecuador y
Perú: Comercio y Navegación e Integración. Sin embargo, el
bloque de la Izquierda Democrática definió una estrategia, que
abre diversas posibilidades.

En el marco de una reunión del lunes, con la presencia del ex
presidente del Ecuador, Rodrigo Borja, se tomaron varias
resoluciones: considerar un asunto irreversible la fijación de
la frontera común, adoptar una "relación pedagógica" con la
ciudadanía para explicar el "verdadero alcance" de lo que -a
su juicio- fue una "derrota diplomática" (en los términos para
el país) y no una "ocasión de festejo", enfocar todos los
esfuerzos de la paz para construir "justicia y solidaridad",
estudiar los acuerdos que lleguen hasta el Congreso y
apoyarlos si le son favorables al país, y, aceptar Tiwintza
por su "valor histórico" aun en las "condiciones deplorables"
en que se entrega.

A ese resumen, expuesto por Paco Moncayo, se agregó el anuncio
de René Yandún, de pedir la comparecencia de Mahuad y del
Canciller, para que expliquen si hubo o no un acuerdo previo.

Para Dalton Bacigalupo, si de la aprobación de los convenios
depende la validez y ejecución del acta de Brasilia, el
Congreso tiene la responsabilidad política, histórica y moral
de aprobarlos.

Su coideario René Maugé incorporó otro elemento a la
discusión. Ayer presentó un proyecto de resolución para
levantar la reserva de todas las actas de la Legislatura y de
otras dependencias del Estado de 1942. El país necesita un
"baño de verdad".

El bloque del Partido Social Cristiano se reunirá hoy para
definir una posición. Aunque existen dos expectativas. La una,
propiciada por Jaime Nebot, de no aceptar Tiwintza por
considerar indignas las condiciones de entrega. Heinz Moeller
ha dicho que esa propiedad podría convertirse en punto de
infección. La opción, no obstante, reflejó ayer que está
quedándose sin adeptos.

La otra expectativa, manifestada por Alfredo Serrano, se
refiere a la necesidad de que el Gobierno explique el alcance
de los convenios firmados, tanto de los tratados como el
acuerdo de Brasilia. Eso servirá de base para tomar una
decisión, dijo. De su parte Sixto Durán Ballén, tampoco quiso
adelantar criterios sobre un posible pronunciamiento del
Congreso, aunque lo que "más nos conviene es vivir en paz". En
caso de dejarse insubsistente el proceso, a la postre
significaría "nuevamente vernos involucrado en un proceso
bélico". Para Nina Pacari de Pachakutik, existe la obligación
moral de aprobar los tratados sobre la base de un compromiso
verbal. Los resultados no han sido los esperados pero hay que
dedicarse a la problemática interna del país. (Texto tomado de
El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.