Una Firma Historica Para La Paz


Publicado el 26/Octubre/1998 | 00:00

Quito. 26 oct 98. El presidente Jamil Mahuad llegó ayer a la
capital brasileña con su comitiva para suscribir este día el
Acta de Brasilia con su homólogo peruano Alberto Fujimori. Con
la firma, dará por concluido el diferendo fronterizo entre los
dos países y, en lo personal, cerrará un capítulo que empezó
hace exactamente tres meses, cuando todavía como presidente
electo hizo su primera gira para visitar a los mandatarios
brasileño y estadounidense Fernando Henrique Cardoso y Bill
Clinton.

En esa oportunidad, Mahuad comprometió con Cardoso y Clinton
fechas para retomar el diálogo a alto nivel político, cuando
se había agotado la fase diplomática del cronograma acordado
en enero de este año, en Buenos Aires. Y había el peligro de
un nuevo conflicto armado en la Cordillera del Cóndor, al sur
de la zona desmilitarizada a cargo de la Misión de
Observadores Militares Ecuador-Perú.

Ayer, el ambiente entre los miembros del Ejecutivo, los
diputados e invitados especiales era de tranquilidad y
moderado optimismo sobre la conclusión del acuerdo. Desde las
07h00, las casi 300 personas que viajaron en dos aviones de
Tame se congregaron en la Base Aérea de Quito, pues la salida
estaba prevista para las 08h00. Finalmente, debido al mal
tiempo, las naves partieron de Quito a las 09h15 con rumbo a
Guayaquil, en donde hubo una escala técnica antes de la
partida a Manaos y Brasilia, en Brasil.

Jamil Mahuad llegó a la Base Aérea a las 09h05 acompañado del
vicepresidente Gustavo Noboa y del presidente del Congreso,
Juan José Pons. Antes de subir al avión 001 (Guayas) explicó a
los periodistas que esperaban bajo una persistente lluvia en
la pista del aeropuerto, que el destino lo había colocado
frente a esta oportunidad histórica y no la iba a rehuir.

Tras abordar el avión, saludó con los funcionarios de Gobierno
y les dio la bienvenida a los diplomáticos de los países
Garantes acreditados en el Ecuador, a algunos de sus invitados
especiales (la mayoría viajaba en el otro avión, el 002) y a
los periodistas.

En Guayaquil, Mahuad recibió el respaldo de un grupo de
ciudadanos que manifestaba en favor de la paz. Lo acompañaron
para responder al saludo, además de Noboa y Pons, el
presidente de la Corte, Héctor Romero; el presidente de la
Conferencia Episcopal Ecuatoriana, monseñor Mario Ruiz, y el
ministro de Defensa José Gallardo Román.

Durante el vuelo a Manaos, entre los funcionarios
gubernamentales y diplomáticos se comentaba sobre los
resultados y los efectos de la fórmula obligatoria de los
Garantes para lograr una salida definitiva al diferendo
territorial entre los dos países. Fueron inevitables las
referencias a las reacciones violentas de la víspera en
Iquitos, en contra del acuerdo, así como la insatisfacción en
los medios de opinión peruanos sobre la decisión de los
Garantes al haber dado al Ecuador en propiedad un kilómetro
cuadrado en cuyo centro está Tiwintza.

Entre los diplomáticos había consenso en el sentido de que
ahora sí, tanto Ecuador como Perú, podrán dedicar con más
ahínco sus recursos y sus esfuerzos para el crecimiento
interno, pues no solo están los recursos destinados a la
guerra sino la atención que ha demandado de la Cancillería,
por ejemplo, la larga negociación que termina hoy.

El Acta de Brasilia será firmada por Mahuad y Fujimori,
mientras los cancilleres de Ecuador y Perú, José Ayala Lasso y
Fernando de Trazegnies, suscribirán los acuerdos
complementarios. Estos serán los hechos centrales de la
ceremonia que se cumplirá a partir de las 11h00 en el Palacio
de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña.

Para estar presentes viajaron en el avión presidencial los
embajadores María Esther Bondanza, de Argentina, y Osmar
Chohfi, de Brasil, quien actuó desde 1995 como coordinador de
los embajadores de los Garantes en el Ecuador. En
representación de Chile viajó el encargado de Negocios Luis
Palma, pues el embajador Jorge Burgos tuvo un asunto personal
que le impidió estar presente. Se supo que Leslie Alexander,
embajador estadounidense, fue por su cuenta a Brasilia. En el
avión también estuvo el embajador peruano acreditado en Quito,
Alberto Montaigne.

Jamil Mahuad dejó entrever su complacencia de ser él quien
rubricará la paz. "Estoy muy contento -le dijo a este Diario
durante la escala en Manaos- por la conclusión del proceso en
general antes que por los resultados". Sin duda todos
esperábamos más de los Garantes, comentó al referirse a la
fórmula basada en el Protocolo de Río de Janeiro, el fallo de
Braz Dias de Aguiar y los documentos surgidos a raíz de las
negociaciones desde febrero de 1995.

La conclusión del acuerdo se debe, en buena medida, al
aceleramiento inusitado que Mahuad le imprimió al tema en los
últimos meses. Desde ese no tan lejano 27 de julio, se abrió
el camino para una serie de encuentros directos con Fujimori
que dieron como resultado la intervención de los países
Garantes para dar una sugerencia obligatoria y vinculante, tal
como lo aceptaron los congresos de los dos países.

Esa era una de las cuatro variables fundamentales que manejaba
Mahuad cuando se hizo cargo del tema a fines de julio. Para la
firma de la paz -decía- es imprescindible que haya un
presidente que la firme, un Congreso que la apruebe, unas
Fuerzas Armadas que estén de acuerdo y una aceptación de los
ecuatorianos.Ahora Mahuad se apresta a culminar el tema para
dedicarse a otro fundamental: la economía.

La escala en Manaos fue a las 16h30 (13h30 hora de Ecuador) y
la llegada a Brasilia a las 20h50 (17h50 hora de Ecuador).
Mahuad fue recibido por el canciller José Ayala, quien está
desde la víspera en la capital brasileña trabajando todos los
puntos de los documentos que serán suscritos este histórico
día.

También estuvo al frente de la delegación diplomática
acreditada en Brasil, César Valdiviezo, quien será reemplazado
en breve en sus funciones de embajador por el vicecanciller
Diego Ribadeneira.

Anoche, en el Hotel Naoum Plaza, en donde se aloja la
delegación peruana, fue firmado un convenio entre Ecuador y
Perú para utilizar recursos provenientes del Banco
Interamericano de Desarrollo, BID, por un monto de 500
millones de dólares.

Viajo para cumplir con mi deber: Jamil Mahuad
Hoy, el Ecuador y el Perú firmarán el "Acta Presidencial de
Brasilia" que pondrá fin a 56 años de conflicto limítrofe
entre ambos países, en una ceremonia que iniciará a las 11h00
(Brasil) y 08h00 (Ecuador) en el Palacio de Itamaraty, sede de
la Cancillería del Brasil.

En ella estarán presentes como testigos los presidentes de los
tres países Garantes sudamericanos, estos son Eduardo Frei,
Chile; Fernando Henrique Cardoso, Brasil; Carlos Menem,
Argentina; un enviado personal del Presidente de los Estados
Unidos.

La Cancillería de Brasil confirmó que también estarán
presentes los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, un
representante del Papa Juan Pablo II, y los mandatarios de
Bolivia, Hugo Bánzer; Colombia, Andrés Pastrana; y, Rafael
Caldera, Venezuela; así como el jefe de la Organización de
Estados Americanos (OEA), César Gaviria.

El acto será transmitido en cadena nacional desde las 08h00.
Se instalará una pantalla gigante en el Palacio de Carondelet,
abierta al público en general, donde el Vicepresidente de la
República en compañía del Gabinete seguirán vía satélite la
ceremonia.

A las 09h30, en la plaza de San Francisco se llevará una acto
de celebración de la firma de la paz. Organizado por el
Gobierno Nacional con apoyo de la Fundación Esquel. Habrá un
repique de campanas, simultáneamente en Ecuador (Quito,
Guayaquil y Cuenca) y en Perú. También se realizará una misa
de acción de gracias.

El alcalde de Quito, Roque Sevilla y el Vicepresidente del
país intervendrán en el acto. Además se llevarán a cabo actos
complementarios como un ritual shuar denominado "permanencia
de la paz".

Para cumplir con este acto histórico ayer viajó Jamil Mahuad a
la capital de Brasil.

Antes de partir el Presidente se refirió a la misión que le ha
tocado afrontar: ganar de manera total y definitiva la paz
para nuestro país.

Mahuad expresó que el acto que se va a celebrar hoy en
Brasilia significa "una puerta por la cual cruzamos desde el
pasado hacia el futuro" en el que el Ecuador está dejando,
"con respeto y admiración" 170 años de conflictos con el Perú.

Esta historia "es la que queremos dejar totalmente saldada",
dijo Jamil Mahuad con la firma del convenio de paz con el
Perú. Saludó "la opinión unánime en el Ecuador de que la paz
es necesaria para nuestro desarrollo". "Me ha tocado en el
destino y en mi vida ser el Presidente del Ecuador en estos
momentos, voy a cumplir con mi obligación como lo cumpliría
cualquier otro Presidente que respete y ame a su país y tenga
conciencia plena de cuáles son sus responsabilidades" frente
al Ecuador, América Latina y la historia. Invocó la ayuda de
Dios y agradeció al Ecuador por la decisión que ha tomado en
este tema y procedió a abordar la nave de Tame que lo
conduciría a Guayaquil, primero, y luego a Brasilia. El reloj
marcaba las 09h15. A las 09h55 veintiún salvas anunciaron el
arribo del presidente Jamil Mahuad a la base aérea del
aereopuerto Simón Bolívar en Guayaquil. Redacciones de Quito y
Guayaquil. (Texto tomado de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.