El Rumor Y La Desconfianza


Publicado el 05/Agosto/2000 | 00:00

Quito, 5 Ago. 2000. Es un espacio en donde todos desconfían de
todos. Los profesores de los conserjes, los conserjes de los
profesores, los profesores de los profesores. Nadie sabe en qué
bando está el otro, ni quién podría ser un delator. Es un estado
de guerra en el que se organizan reuniones secretas, se envían
informaciones y denuncias anónimas. Se habla, pero con la
condición de que sus nombres se guarden en la reserva.

En ese estado de sitio viven profesores, autoridades y
trabajadores del colegio capitalino Simón Bolívar, en donde
todavía se decide la suerte de la ex rectora Emma Játiva Vallejo,
quien inició un juicio en contra del Ministerio de Educación para
impugnar el acuerdo ministerial 0117 del 21 de enero pasado, en
el que se ratificaba su destitución del cargo, resuelta por la
Comisión de Defensa Profesional.

En la demanda presentada en la Segunda Sala del Tribunal de lo
Contencioso Administrativo, la rectora solicita que se deje sin
efecto esa resolución, que se la restituya en su cargo y se
ordene el pago de las remuneraciones que hubiere dejado de
percibir. Esa es una larga historia que todavía no concluye y que
revelaría el poder de la UNE, encubierto en una red compleja.

"Cuántas veces acudimos a pedir respaldo a la UNE. Todos los
arquitectos tienen su colegio de arquitectos. Los abogados su
colegio de abogados. Todos tienen ese organismo colegiado que les
defiende. Nosotros tenemos a la UNE", aseguran decepcionadas las
profesoras que siguieron paso a paso el proceso de la destitución
de la rectora.

Lo primero que hicieron los profesores del colegio Simón Bolívar
al denunciar las presuntas irregularidades que habría cometido la
ex rectora del plantel fue acudir a la UNE. Al parecer, hablaron
con Rómulo Mejía y Stalin Vargas quienes les habrían recomendado
adoptar otras actitudes, como la toma del colegio.

Aparentemente, la UNE, como mediadora, debía propiciar un
entendimiento. "Antes de que empiece el sumario administrativo,
Rómulo Mejía nos citó a una reunión, dijo que la rectora se
acogería a la jubilación. La señora nunca llegó y la respuesta de
la UNE a nuestro pedido fue ambigua".

Según narran, ese fue el último intento de verse respaldadas en
la UNE. "La mayoría de los profesores del colegio impulsaron ese
proceso. La UNE abandonó a 200 profesores. Cuando hay un paro del
magisterio, el rector no tiene nada que ver, es la Asociación de
Profesores la que apoya. A quienes debían respaldar es a los
profesores. Eso fue una traición", aseguran.

En ese proceso habrían sido testigos de cómo funciona toda la
compleja red de poder de la UNE. Sostienen que hasta un conserje
puede llegar a tener más poder que el ministro.

"Todas las notificaciones que a la UNE no le interesa que lleguen
al despacho ministerial las hacen ingresar por archivo y ahí
duermen, a pesar de que el reglamento dice que deben ingresar
directo a su despacho o al casillero de la asesoría jurídica -
aseguran-. Nosotros hemos vivido, hemos palpado; no es necesario
decir, es ver cómo tapan un documento, cómo lo esconden, cómo no
le notifican, cómo no anotan; las frases que siempre se escuchan
es no llegó, no vino, espere, regrese mañana, pasado; incluso
hablar con ciertas autoridades del Ministerio o de la Dirección
Provincial de Educación es imposible".

Las consecuencias de ese pleito entre los profesores y la rectora
son varias, según las profesoras. "Relaciones humanas aquí no
existen. Todos desconfiamos de todos. Vivimos en un estado de
zozobra y de sicosis. Nosotros no confiamos en nadie -aseguran-.

En el último paro la institución no participó porque nos sentimos
defraudados. En otras ocasiones apoyamos activamente en las
jornadas de lucha, pero, como pasamos por esta situación y
nuestros líderes no nos apoyaron como debían, ¿qué podíamos
hacer? La UNE tiene abogada, pero de nada nos sirvió. Con nuestro
organismo no vamos a contar ni debemos contar porque no
confiamos", aseguran las profesoras.

Las maestras sostienen que ahora son indiferentes frente a la
UNE, aunque dicen estar atadas por una razón: el Fondo de
Cesantía, al que están aportando cinco años. Es un fondo que,
según la presidenta de la UNE, Aracelly Moreno, representa 11
millones de dólares.

Una estructura partidista

La UNE nace como organización jurídica en agosto de 1944, luego
de la insurrección del 28 de mayo que aglutinó a todos los
maestros por igual.

La penetración del MPD empieza a comienzos de la década de los
setenta, cuando en Pichincha se conforma, en el interior de la
UNE, el grupo Vanguardia del Magisterio, que, con los años, se
extiende a nivel nacional con apego al también naciente
Movimiento Popular Democrático (MPD).

Durante el Gobierno de Guillermo Rodríguez Lara, mueren en las
calles los dirigentes Rosita Paredes, Edgar Jijón y Edwin
Valencia. Y, tiempo después, el triunvirato militar que presidió
Alfredo Poveda declara a la UNE movimiento ilegal. Un año más
tarde, en forma clandestina, en la provincia de Esmeraldas, se
realiza el XIV Congreso de la UNE que elige a Flor Medranda de
Chancay como presidenta nacional. En 1979 los dirigentes ingresan
de lleno a la política, porque notaron que la oposición de los
maestros al Gobiernos era el más efectivo recurso para que el MPD
lograra llevar diputados al Congreso. Tal vez por esa razón su
actual estructura sea la de un partido político, aunque sus
dirigentes lo nieguen.

Las frases de las profesoras

Fueron varias las veces que acudimos a la UNE a pedir respaldo
La mayorría de los profesores del colegio impulsó ese proceso
Cuando hay un paro del magisterio, la rectora no tiene nada que
ver.

Nosotros no confiamos en nadie. Nos sentimos defraudadas

El golpe de Estado que casi arruina la destitución

En vista de todas las denuncias que existían en contra de la
rectora del colegio Simón Bolívar, Emma Jativa, por cobros
indebidos a las alumnas, abuso de autoridad y realizar
proselitismo político dentro del plantel, la Comisión de Defensa
Profesional de Pichincha se reunió el 19 de mayo de 1999 para
instruir sumario administrativo en su contra. Se conformó una
subcomisión investigadora conformada por Laura Vargas y Luis
Chanchay.

El 28 de septiembre del año anterior, la subcomisión presentó el
informe final y el expediente administrativo. La Comisión de
Defensa Profesional de Pichincha se reunió el 6 de octubre de
1999 para conocer el informe. Concluyó que las faltas cometidas
por la rectora merecen de destitución del cargo. Esa facultad es
privativa de la Comisión Regional, adonde llegó el informe.

La conclusión en esta instancia fue que la rectora cometió un
sinnúmero de faltas en el desempeño de sus funciones: expulsión
de estudiantes, contratación de docentes a pesar de que existía
exceso de personal, sanciones a los profesores del colegio sin
seguir los procedimientos normales, etc., por lo que se decidió
destituirla. Esa decisión fue ratificada por la ex ministra de
Educación, Rosángela Adoum, el 21 de enero de este año.

La rectora no se conformó e impugnó esa resolución. La razón: en
circunstancias de pública conmoción por la destitución del
Gobierno de Jamil Mahuad, la ex ministra de Educación firma el
acuerdo ratificando la resolución "sin tener todas las sumillas
que esa clase de documentos tienen".

Los principales defensores de la rectora son los dirigentes de la
UNE. Aracelly Moreno, presidenta nacional de ese organismo,
sostiene que la rectora fue víctima de una persecución y de una
serie de calumnias. Por esa razón, los profesores de ese colegio
dicen desconfiar de la UNE, el organismo que dejó de
representarlos por ayudar a una persona que estaría vinculada con
los dirigentes. (DIARIO HOY)(P.7-A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito, 5 Ago



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.