Analista económico especial para HOY
Quito. 16 nov 95. El incremento de cartera vencida registrado
en el sistema financiero, debe evaluarse en el contexto del
programa de estabilización iniciado desde 1992, en razón de
que en gran medida es una consecuencia del tipo de programa de
estabilización aplicado.

Se puede observar la evolución presentada por las tasas de
crecimiento de M2, la tasa pasiva referencial y la relación
cartera vencida/cartera total.

Como es de dominio público, en el Ecuador se produjo un
importante ingreso de capitales que permitieron incrementar la
reserva monetaria internacional que generaron en contraparte,
un importante aumento en los depósitos del sistema financiero
ecuatoriano.

Este crecimiento de depósitos en el sistema financiero, se
evidenciaba con tasas de crecimiento de M2 de alrededor del
60% promedio anual hasta enero de 1995.

Por otro lado, la tasa pasiva referencial, es decir una
aproximación del costo que le significó al sistema financiero
captar estos ahorros, fue de alrededor del 30.5% anual en el
mismo período analizado.

Dicho de otra forma, el incremento que permanentemente se
presentaba en los depósitos del sistema financiero era tan
elevado que duplicaba el costo incurrido para captarlo, con lo
cual muchas instituciones podían pagar los intereses de los
depositantes con nuevos depósitos.

Por el lado del activo, es decir los préstamos otorgados, el
crecimiento también fue vertiginoso.

Mientras en promedio el sistema financiero incrementó sus
depósitos a un ritmo del 60% anual, la cartera de préstamos
creció a una tasa superior al 100%.

Consecuencias de este esquema

De los datos enunciados se pueden extraer las siguientes
conclusiones:

- Un incremento tan agresivo de la cartera de préstamos del
sistema financiero, conlleva implícitamente un alto riesgo
crediticio causado por el otorgamiento de préstamos a sujetos
de crédito que no tengan una real capacidad de pago.

- Un nivel tan alto en el crecimiento del crédito en términos
reales, superando considerablemente al crecimiento real del
PIB en general, y superando prácticamente al crecimiento de
todos los sectores en particular, podría sugerir un proceso de
crecimiento de créditos vía capitalización total o parcial de
intereses.

- En tanto y en cuanto, la tasa de crecimiento de los
depósitos en el sistema financiero supere considerablemente a
la tasa de interés que los bancos pagan al ahorrista (pasiva
referencial), se diluye la real necesidad que tienen los
bancos para exigir abono a los préstamos o inclusive, el pago
de intereses. Dicho de otra forma, es perfectamente factible,
pagar al ahorrista sus intereses con los "nuevos" depósitos
que ingresan al sistema financiero.

Cambia el escenario

El comportamiento enunciado no es más que una consecuencia del
proceso de monetización de los influjos de capital registrado
desde septiembre de 1992.

Sin embargo, este escenario, cambia sustancialmente desde
enero de 1995, cuando como se podía preveer desde la
concepción misma del programa de estabilización, se redujeron
los influjos de capital.

Es decir, mientras desde el inicio del programa de
estabilización, la tasa de crecimiento anual de los depósitos
en el sistema financiero superaban en 30 puntos porcentuales a
la tasa que el sistema pagaba al depositante por esos
depósitos, desde enero de 1995, la tasa pasiva supera
ligeramente al ritmo de crecimiento de los depósitos.

Evidentemente, esta modificación en la dinámica de la emisión
obliga a un cambio en el comportamiento de la actividad
crediticia del sistema financiero, negando la posibilidad de
generar nuevos créditos para cancelar intereses y obligando a
los bancos a exigir abonos a capital en los créditos vigentes.

Los primeros síntomas

La consecuencia inmediata de esta situación se puede observar
en el gráfico cuando precisamente desde enero (fecha en que
la tasa pasiva supera al crecimiento de M2) cuando comienza a
evidenciarse un deterioro de la cartera de los bancos
reflejado por un crecimiento del ratio cartera vencida/cartera
total.

En adición a la problemática de la cartera vencida atribuida a
los factores monetarios anteriormente enunciados, se debe
añadir los elevadísimos niveles de la tasa de interés real, la
crisis de energía eléctrica, y la inestabilidad creada por el
conflicto con el Perú y por la crisis política vivida en el
país.

De los factores enunciados, tanto el de carácter monetario, es
decir un elevado crecimiento de M2 hasta enero de 1995 para
experimentar posteriormente un acentuado menor ritmo de
crecimiento, como las elevadas tasas de interés en términos
reales, son una consecuencia de las características propias
del tipo de programa de estabilización utilizado por el actual
régimen.

Perspectivas

Si bien el artículo no pretende analizar las causas que
mantienen las tasas de interés altas, no podemos desconocer
que el incremento de cartera vencida es una de las causas de
sus altos niveles, tanto por el hecho que los bancos y
financieras "luchan" por captar depósitos del público para
financiar esta cartera vencida, como por la prima de riesgo
adicional que exigen los ahorristas por un alto riesgo
percibido en el sistema financiero.

Bajo esta óptica, la elevada cartera vencida se constituye en
causa y consecuencia de las elevadas tasas de interés
actualmente vigentes.

Es decir se empieza a presentar un círculo vicioso en el cual
las altas tasas de interés son una de las causas de cartera
vencida pero de la misma forma, la elevada cartera vencida
esta evidenciando un riesgo adicional del sistema financiero
que se refleja en primas de riesgo recogidas en las tasas de
interés.

La solución del problema debe nacer de una acción coordinada y
decidida tanto del Banco Central y Superintendencia de Bancos
como de las instituciones financieras y bancos privados.

Propuestas y alternativas

-Una de las evidentes falencias del programa de estabilización
macroeconómica, es no haber implantado paralelamente un
adecuado control prudencial que corrija la incursión en
riesgos excesivos por parte del sistema financiero.

- En esta misma línea, es decir en la búsqueda de un adecuado
control prudencial, es que deben enmarcarse las soluciones a
la difícil situación actual.

- Se debe robustecer los requerimientos de capital de las
instituciones para lo cual resulta imprescindible incrementar
las exigencias de capitales mínimos así como los plazos para
cumplirlos.

- Se debe estimular la creación de provisiones de cartera para
lo cual hay que modificar el tratamiento tributario
actualmente vigente a la creación de provisiones que exonera
del impuesto a la renta apenas el 1% de los activos de riesgos
creados en el año, sin tomar en cuenta la necesidad de
provisiones realizadas técnicamente por cada institución
financiera, y que con seguridad deben superar
significativamente al parámetro mencionado, dada las
condiciones actualmente vigentes.

- Resulta necesario crear líneas de financiamiento y/o
redescuento que amplien el plazo de vigencia de la cartera de
préstamos que demuestren una evidente incapacidad de pago a
plazos cortos.

- Adicionalmente, la autoridad monetaria debe amortiguar la
caída de la emisión monetaria de tal forma que el sistema
financiero se acomode a la nueva dinámica de la emisión.
(Economía)(Diario Hoy)(5A)
EXPLORED
en Ciudad Analista econmico especial pa

Otras Noticias del día 16/Noviembre/1995

Revisar otros años 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002 - 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997 - 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990
  Más en el