Turbinas son la esperanza para acabar apagones


Publicado el 31/Diciembre/2009 | 00:17

Ayer, los cortes de luz dieron tregua en ciudades del país. Ello en vísperas del fin de año

Ecuador finaliza 2009 iluminado en un 70% por la generación térmica, es decir de la mano de las máquinas y del combustible; a la espera de que la temporada invernal reactive la dotación de la energía hidráulica en la central Paute.

Aunque también con la expectativa del arribo de las tres últimas turbinas de las siete que el Gobierno compró a General Electric en $150 millones. Las 4 primeras terminarán de implementarse el lunes y de manera individual tienen como fin dotar de 22,8 megavatios al Sistema Nacional Interconectado (SIN), según la intención del Comité Emergente de Electricidad creado en noviembre 11, fecha en que se declaró la emergencia para el sector.

En el último mes con 20 días, los apagones han dado recesos: siete días a Guayaquil, fines de semana y los días festivos de Navidad y Fin de Año. El costo de la crisis al Estado representó $219 millones, según el Gobierno.

Térmicas, un mal de siempre

Si bien las generadoras térmicas, que el año pasado significaron el 45,6% de los 3 769 megavatios que consume el país, son hoy la solución de los apagones, estas siempre han enfrentado un mal perenne: su indisponibilidad.

Ello debido principalmente a la falta de mantenimiento y la saturación en operación de las activas. Asimismo, como lo dijo en su momento el primer ministro de electricidad del Gobierno, Alberto Acosta, nunca se tomó en cuenta su plan energético 2007 y 2011, donde planteaba la construcción de 380 megavatios de unidades térmicas en sitios como en Bajo Alto y en Santa Elena, en Manta y Santo Domingo.

Es más, y pese a que ahora estarían disponibles, hasta el 5 de noviembre último, el país tenía fuera de operación a cinco centrales térmicas: la Álvaro Tinajero AT1, la Aníbal Santos TG2 y la TG2 de la Eléctrica de Guayaquil, la Keppel Bloque 3 y la del Bloque 4, de Termoguayas.

Adicionalmente, por falta de diésel se encontraban sin operar la Gonzalo Cevallos TG4, la Aníbal Santos TV1 y otras.

Y es que según el experto eléctrico José Pileggi, solo se pensó en los proyectos hidroeléctricos. "Hoy la solución ha resultado cara", precisó. Ello debido a que el funcionamiento de las máquinas representa un alto costo, mayor demanda de combustible y poca garantía de abastecimiento en caso de daños. (NMCH)

Barcazas no estuvieron listas

La falta de permisos de operación y el descuido de operativos, al momento de la emergencia o apagones, también tomó fuera de operación a las barcazas.

Al momento del inicio de los apagones, el Sistema Nacional Interconectado (SIN) no contaba con 105 megavatios de las barcazas térmicas Intervisa y tampoco con los 45 megavatios de las de Ulyseas.

De hecho, en su momento el ex ministro Esteban Albornoz, dijo que la termoeléctrica estaba instalada en el país hace meses, pero por problemas contractuales no funcionaba.

"Si al menos el Gobierno hubiese anunciado con tiempo los cortes, otra hubiese sido la situación", precisó José Pileggi.

Pero, fue recién en la segunda quincena de noviembre que comenzaron a operar las barcazas de generación eléctrica Victoria II y Power Barge II y entraron a compensar el déficit y reducir los racionamientos en el país, con 146 megavatios.

Posteriormente, lo hicieron otras unidades similares que generaron hasta 329 megavatios.

Hoy, todas las barcazas estarían operativas. Sin embargo, ni las turbinas, ni la compra de energía a Perú y Colombia serían suficiente para Pileggi: "aún se necesita que vuelva el agua a Paute", afirmó. (NMCH)

Funcionamiento de Paute está a merced del clima

La Central Hidroeléctrica de Paute, ubicada en Azuay, aporta con el 33% de energía en temporadas normales. Actualmente, aporta apenas con un 6% por la sequía que generó la emergencia eléctrica en el país.

Los caudales que requiere la represa están entre los 150 y 240 metros cúbicos de agua para poner en funcionamiento las 10 unidades que dispone esta central. Sin embargo, la falta de lluvias provocó que de 10 tres funcionen. A ello se agrega que la hidroeléctrica no ha podido trabajar en toda su capacidad porque existen 50 millones de metros cúbicos de sedimento; "sin embargo, las máquinas han recibido constante mantenimiento y no hemos tenido problemas con este tema", dijo Antonio Borrero de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec). Para el titular de la Cámara de la Construcción de Cuenca, José Brito, la falta de atención de los gobiernos permitieron que "solo dependamos de Paute y de q ue llueva", dijo.

Añadió que en los últimos años no se ha hecho una repotenciación del parque térmico. "Los gobiernos debieron esperar 30 años para construir Mazar, esa es una muestra de la poca importancia que le dieron a la electricidad", señaló. (RMT)

Mazar: proyecto "esperanza" para el Gobierno

La represa de Mazar, ubicada a 150 kilómetros de la vía Cuenca-Paute-Guarumales, es la esperanza que mantiene el Gobierno para evitar futuros apagones.

Marcelo Costa, director del Consorcio Fiscalizador del Proyecto Mazar, aseguró que la obra empezará a funcionar en el primer trimestre de 2010 ya que los trabajos electromecánicos tienen un avance del 95% y para su desempeño deberá existir un caudal de al menos 130 metros cúbicos de agua por segundo para llenar la presa.

Las autoridades tenían previsto iniciar el llenado entre noviembre y diciembre de este año, pero el estiaje les jugó una mala pasada y ahora tendrán que esperar las lluvias para retener el agua.

Este embalse tiene una capacidad de almacenamiento de 410 millones de metros cúbicos de agua, por lo que duplica la capacidad que tiene la presa "Daniel Palacios" ubicada en la central Hidroeléctrica de Paute. En su construcción se emplearon a 2 000 trabajadores.

Según Antonio Borrero, presidente de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), "con Mazar se podrá regular el excedente de agua y se evitará perder el líquido que en épocas de invierno debe botarse por los vertederos", indicó. (RMT)

San Francisco no funciona

La central hidroeléctrica San Francisco, ubicada en Tungurahua, aún no funciona. El anterior Ministro de Electricidad, Esteban Albornoz, había previsto que esa hidroeléctrica volvería a aportar energía al país a mediados de este mes. Albornoz renunció hace poco a su cargo asegurando que San Francisco no funcionaba debido "a una falla de origen conductivo". La central, que tiene una capacidad de generación de 230 MW equivalentes al 12% de la demanda nacional, fue inagurada en julio de 2008 y casi un año después paralizó su trabajo por fallas técnicas en un túnel y la chimenea de la estructura. (GCM)

Subsidio "no beneficiará"

El presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Blasco Peñaherrera, aseguró que el subsidio del 20% que aplicará el Gobierno a las tarifas eléctricas en el sector comercial, "no beneficiará en nada las pérdidas que deja a los pequeños comerciantes".

"Las estimaciones del Centro de estudios del Comercio prevén pérdidas de hasta $480 millones por los apagones", dijo.

Además, agregó que la aplicación de esas subvenciones contradicen el discurso del Gobierno, ya que "los cortes impidieron el consumo de luz; entonces de qué gasto de energía se habla, si no hubo energía", finalizó.

Colombia vende caro

Entre ¢30 y ¢50 oscila el costo de la energía que Ecuador le compra a Colombia; así lo aseguró días atrás Rafael Correa, presidente de la República, José Pileggi, experto en temas energéticos aseguró que "Ecuador está pagando la falta de previsión comprando energía a un precio muy elevado", Además, Pileggi afirmó que el costo de generación de las barcazas de Termoguayas está por los ¢5 el Kw/h. Desde el pasado 22 de diciembre, Colombia suministra al país diariamente entre 750 y 1 000 MW, esto después de que el Ministro de Electricidad (e), Miguel Calahorrano, se reunió con su homólogo colombiano. (GCM)

Perú aporta 1 200 Mwh/d

Desde el pasado 13 de noviembre, Perú vende a Ecuador 1200 Megawatios hora día (MWh/d). El costo de la energía que suministra el vecino del sur al país es de ¢35 por kilowatio hora (KW/h), valor que triplica el costo promedio de ¢10 en que en Ecuador se comercializa el Kw/h. Al respecto, Luis Ochoa, director técnico de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), comentó que la energía vendida por otros países ha ayudado a paliar la crisis energética porque "el costo de la energía no suministrada afectando a la producción es más alto que los ¢30 o ¢40 que nos cobran". (GCM)

Audio:

-Miguel Calahorrano habla sobre la crisis energética

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.