Sin Redondeo Quien Gana O Pierde


Publicado el 16/Julio/2000 | 00:00

Quito. 16 jul 2000. Al eliminar el sistema de redondeo
telefónico, los usuarios de celulares suponían que el beneficio se
reflejaría en una eventual disminución del monto de su factura.

Sin embargo, tal expectativa no es real. Primero, porque ante la
pérdida de ingresos (el redondeo constituía el 30% de los ingresos
en el caso de la operadora Bellsouth), las empresas han buscado
mecanismos de compensación.

Alberto Sandoval, vicepresidente de Mercadeo y Ventas de
Bellsouth, explica que su compañía, que maneja el 50% del mercado,
"no puede perder; con la eliminación del redondeo, el usuario no
se beneficia pero tampoco se perjudica. Al cliente se le ha
incrementado el costo de sus planes entre 4% y 15%; además, se ha
eliminado el servicio gratuito de las noches y fines de semana en
planes tarifarios; y en el sistema de pregago se incrementa el
costo del tiempo no pico de 30 a 50 centavos". La intención:
recuperar el uso en tiempo real.

Porta, en cambio, disminuyó la cantidad de tiempo gratis que
corresponde a las tarifas básicas. Su gerente, Luis Ricardo Nser,
explicó en días pasados: "No se incrementará el valor aunque el
número de minutos incluidos sea menor... mientras el sistema
prepago tendrá un aumento del 25% en su tarifa, subirá de 40 a 50
centavos de dólar

Es decir, pese a que el usuario recibirá la ventaja de medir su
consumo en tiempo real (minutos con segundos), recibirá un ajuste
por dos vías: reducción de beneficios o menor tiempo en llamadas
(este recorte se equipara con el aprovechamiento de segundos).

Pero el beneficio es también relativo porque "el público pierde la
capacidad de escoger su forma de pago de acuerdo con sus
requerimiento y a su forma de uso". José Pileggi, presidente del
Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), sustenta su
afirmación: "una persona que habla mucho podría beneficiarse con
el redondeo, por volumen; pero alguien que ocupa una línea para
fax, recibiría un beneficio de una tarifa cobrada por segundos".

En el caso de los celulares, solamente si una persona no se
sobrepasa en los minutos que pactó con la empresa, pagará lo mismo
aunque deberá reducir su tiempo de llamadas en ocho minutos.

Reacción del consumidor

Sandoval, de Bellsouth, advierte que el sistema de tasación por
minuto (redondeo) es una modalidad que se utiliza en gran parte
del mundo, y ese fue el sistema con el cual la empresa firmó el
contrato de concesión y efectuó su inversión en el país.

"Esta práctica no perjudica a nadie".

¿Reacciones del público?

Un 40% de los clientes de Bellsouth, que operan con planes
tarifarios, se mantienen; un porcentaje similar, indica Sandoval,
está considerando el cambio de plan y una minoría (3%) ha dejado
el servicio sin ningún riesgo penal en su contra.

Porta, entre tanto, ha ratificado sus planes de inversión.
"Implementaremos un plan rural que tendrá costos más bajos. Hasta
el momento hemos invertido 300 millones de dólares y planeamos 200
millones más en los próximos años", enfatizó Nser.

María José Troya, directora ejecutiva de la Tribuna del
Consumidor, cree que la medida -parte de la Ley de Defensa del
Consumidor- se basa en un principio que rige el consumo: No pagar
más de los que realmente se usa, "con el redondeo se estaría
haciendo un cobro más alla de lo que realmente se gasta".

El redondeo se justificaría, según Troya, sino existiesen las
posibilidades técnicas de efectuar la medición, en tiempo real.

"El consumidor debe entender que se ha eliminado una posibilidad
de cobro injusto y permanente".

La eliminación del redondeo, obligará a la telefonía celular a
tener en la factura de este mes dos cortes. El primero hasta el 9
de julio con tarifa redondeada y del10 en adelante se cobrará en
segundos.

Una reacción que no se producirá con la misma rapidez en la
telefonía fija (Andinatel y Pacifictel), pues requieren tecnología
para medir las llamadas por segundos.

Consumidor

El usuario debe analizar bien el sistema de pago que está
utilizando. A una persona que solo recibe llamadas le convendría
contratar minutos mediante el prepago. Mientras un usuario que
hace llamadas debería analizar el sistema de postpago.

La entrega de facturas y el buzón de mensajes serên, todavía, o un
servicio gratuito en Bellsouth.

En el sistema pospago, la duración promedio de una llamada era de
90 segundos y se cobraba por 120, bajo el mecanismo del redondeo.

El redondeo regía apartir de los seis segundos. Si, por ejemplo,
una persona consumía (en una llamada) un minuto y cinco segundos,
el redondeo era hacia abajo.

Para Alberto Sandobal, vicepresidente de Mercadeo y Ventas, el
cambio no es estructural. 'Solo se reforma el mecanismo de
tasación".

Según José Pileggi, presidente del Conatel, las pérdidas que
experimenta la telefonía fija podría aceleraran la posibilidad de
elevar las tarifas.

La telefonía fija estaría perdiendo al rededor de 12 millones de
dólares anuales por la eliminación del redondeo.

Para Pileggi, la labor que desarrollará el Consejo luego de
aprobada la eliminación del sistema de redondeo es velar para que
los consumidores paguen por lo menos lo que estaban acustumbrados.

Telefonía fija requiere USD 16 millones

Para empezar a facturar en tiempos reales, Andinatel y Pacifictel
deberán invertir en tecnología y servicio

La nueva modalidad de facturación exigirá cambios en las
celulares.

Bellsouth invertirá alrededor de 200 000 dólares para debitar en
segundos en la telefonía pública. La operadora ha solicitado a la
Superintendencia de Telecomunicaciones un plazo de seis meses para
ajustar su tecnología.

Para el sistema de prepago y pospago, los cambios se aplicarán
durante este mes. Los usuarios de prepago seguirán recibiendo su
información en minutos (vía telefónica). En este segmento, la
adaptación tomará alrededor de tres semanas.

Según información proporcionada por José Pileggi, presidente del
Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), las empresas de
telefonía fija (Andinatel y Pacifictel) deberán gastar alrededor
de 16 millones de dólares para cambiar su modalidad de facturación
y la medición en tiempo real.

Esto implica convertir a las centrales analógicas (un 10%de los
usuarios permanece bajo este mecanismo, sobre todo en el sector
rural) en digitales, reprogramar los enlaces de algunas centrales,
invertir en un sistema de facturación (nuevos software) y, por
último, cambiar su sistema de servicio público.

Para todo este proceso, las empresas tendrán un plazo no menor a
cuatro meses, bajo el control del Consejo. (DIARIO HOY) (P. 5-A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.