Armada Celebro Su Dia


Publicado el 26/Julio/2000 | 00:00

Guayaquil. 26 jul 2000. Es hora de volver la mirada a los héroes
que entregaron su vida y esfuerzo por la Patria, dijo ayer el
Valm. Fernando Donoso Morán, comandante general de Marina, en su
discurso por la Batalla Naval de Jambelí.

La jornada del 25 de julio de 1941 brilla por sí misma, por su
heroicidad y su grandeza, subrayó Donoso, y agregó que lo ocurrido
no debe ser considerado más como tragedia, ya que permitió
terminar una etapa en la que no se atendió a la seguridad del
país.

Recalcó que la preocupación de la Armada no radica solo en el
campo militar, sino también en la necesidad ineludible de
desarrollar las zonas fronterizas del Norte y Sur del país, donde
las poblaciones se debaten en la miseria.

El transporte marítimo es una de las claves para el desarrollo del
país, indicó el alto jefe naval, quien destacó que el nuevo
derecho marino debe ser analizado en el escenario estratégico y
productivo del futuro.

El mar es y seguirá siendo el marco más adecuado para resolver la
problemática transnacional, y será donde surjan y se resuelvan las
crisis del presente y del futuro, donde el control del espacio
marítimo mantendrá su condición estratégica, manifestó Donoso.

Ante la aparición de nuevas amenazas surgen otras actividades para
las Fuerzas Armadas, que no significa asumir nuevos roles,
manifestó Donoso. El papel de las Fuerzas Armadas es único, no
cambia ni cambiará: la lucha contra el terrorismo, contra el
narcotráfico, la aplicación de la fuerza en el control de la
contaminación ambiental, son nuevas tareas que jamás sustituirán
nuestra misión básica.

Estamos atravesando por un período difícil en que las crisis
surgen de las más variadas formas, que no se resuelven
necesariamente con medidas militares y para evitar riesgos de
pasar de la crisis al enfrentamiento debemos hacer uso de las
técnicas más avanzadas en la búsqueda de soluciones, dijo.

Ante la realidad, la Armada no debe estar preparada para conducir
solo operaciones navales sino que hay que desarrollar una visión
de los problemas enunciados, mejorar su capacidad de combate y
ampliar el conocimiento.

Mencionó que la Armada está atenta al control de las islas,
esteros y mar, tanto en las fronteras Sur y Norte.

El Comandante de la Armada subrayó que la situación en Colombia
hace que los militares se mantengan en alerta ante cualquier
contingencia.

Sabemos que no debemos mezclarnos en un problema que no es
competencia del Ecuador, pero no podemos dejar pasar por alto las
repercusiones de la aplicación de cualquier plan.

Parada naval arrancó aplausos
Con una solemne ceremonia de condecoraciones y una gallarda parada
naval, organizadas por la Marina Nacional, se recordó ayer el
nuevo aniversario de la Batalla de Jambelí al pie del parque
Calderón de esta ciudad, con la presencia del presidente de la
República, Gustavo Noboa Bejarano, el alto mando militar y las
principales autoridades del país y locales.

Ofrendas

El Jefe de Estado acompañado del ministro de Defensa Nacional,
Alm. Hugo Unda Aguirre, y el alto mando militar colocaron ofrendas
florales al pie del busto del héroe naval comandante Rafael Morán
Valverde en el parque Calderón de la Armada Nacional.

En esta ceremonia cívica el presidente Noboa recibió la
condecoración Morán Valverde en el grado de Gran Cruz de manos del
ministro Hugo Unda Aguirre.

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Valm. Miguel
Saona Roca, fue condecorado por el Comandante General de la
Marina, Valm. Fernando Donoso.

Delegaciones de los diferentes repartos de la Armada participaron
en la parada naval que se realizó en los alrededores del parque
Calderón.

Una delegación de la Escuela Naval realizó una especial
demostración que arrancó muchos aplausos.

ASTILLEROS

Los héroes de Jambelí

Los tripulantes del BAE Calderón han sido declarados Héroes
nacionales, ya que fueron los artífices del triunfo del pequeño
cañonero ante el poderoso buque peruano Almirante Villar. Cuando
llegaron a la tribuna de honor fueron muy aplaudidos por los
asistentes al desfile.

El comandante general de Marina, Valm. Fernando Donoso, destacó la
heroicidad de los tripulante del Calderón y los puso como ejemplo
para los actuales miembros de la Armada Nacional.

En la ceremonia también recibieron preseas al mérito naval los
capitanes de navío Galo Padilla Terán, Marcelo Salvador, Galo
Coba, Franklin Benites y René Narváez.

Saludaron al Presidente

Centenares de personas se acercaron hasta cerca de la tribuna de
honor para aplaudir y dar vivas al presidente de la República,
Gustavo Noboa Bejarano, y a Guayaquil, cuando concluyó el desfile
y parada militar de los miembros de la Armada Nacional.

Al finalizar la parada naval, se escuchó el Himno al Nueve de
Octubre, como homenaje de la Armada Nacional a la ciudad de
Guayaquil, en conmemoración de un nuevo aniversario de su
fundación.

Delegaciones de los liceos navales de Quito, Machala y Esmeraldas
también participaron en el desfile. Los jóvenes estudiantes
demostraron mucha hidalguía.

Desarrollo del desfile

El desfile comenzó con la participación del Comandante de la
Fuerza del Desfile de la Escuadra Naval, luego siguieron la
Escuela Superior Naval y el Liceo Naval.

El Batallón de desfile de la Fuerza Operativa Naval, Comando de
Operaciones Navales, formado por la Comandancia de Escuadra, el
escuadrón de Submarinos y la Aviación Naval, fueron muy aplaudidos
por el público.

Finalmente marcharon la Escuela de Grumetes Contramaestres, el
Centro Tecnológico Naval y el Cuerpo de Infantería de la Marina.

Se aplicaron estrictas medidas de seguridad a fin de garantizar la
integridad del Presidente.

El último ministro en llegar

El último ministro en llegar al desfile fue el de Trabajo, Martín
Insua, que arribó a las 10h33.

El alcalde León Febres-Cordero se retiró durante el desfile naval,
a las 11h40.

Elementos de la Comisión de Tránsito del Guayas cerraron las vías
de acceso al parque Calderón dos horas antes del inicio de la
ceremonia.

Con dos cañones, instalados en un solar cercano a la tribuna, se
dispararon 21 salvas cuando llegó el presidente Gustavo Noboa.
Cuando terminó la parada naval y se retiraba el Primer Mandatario
volvieron a escucharse otros 21 cañonazos que retumbaron en el
parque de la Armada y sus alrededores. Con honores fueron
saludados los altos jefes navales. (Texto tomado de El Universo)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.