El Pais Reprueba Matematicas


Publicado el 16/Julio/2000 | 00:00

Quito. 16 jul 2000. En el siglo XXI, en la era de la informática
y la tecnología avanzada, el Ecuador pierde el año en matemáticas.
Solo un 7% de estudiantes es diestro en esta materia, los
profesores de la cátedra tienen deficiencias para enseñar, no hay
libros adecuados para estudiar y los programas son caducos.

A ello se añade un problema de fondo: en muchas familias
ecuatorianas no hay estímulo suficiente, seguimiento o control de
estudio en los niños y adolescentes.

De acuerdo al Sistema Nacional de Evaluación de la Calidad de la
Educación Aprendo, en el que se califican las destrezas en
matemáticas, un 80% de estudiantes se encuentra en un nivel básico
y el 13% en el de avance (intermedio).

Esto significa que solo siete de cada 100 alumnos están en
capacidad de dominar las destrezas y por lo tanto de pasar un año
escolar.

Según Rolando Sáenz, matemático de la Universidad Central, la
causa principal del bajo rendimiento es la falta de preparación
del maestro en todos los niveles: "Los institutos pedagógicos y
las facultades universitarias dan mayor importancia a la parte
pedagógica y se deja de lado el área científica. El profesor
primero debe saber qué se enseña y luego encargarse del cómo".

Mientras tanto, Martha Grijalva, directora del proyecto, considera
que al priorizar la aritmética asociada con logaritmos y cálculos
precisos, "estos mutilan la matemática y la capacidad del alumno
de apreciar su versatilidad para comprender la realidad".

El maestro tiene que desarrollar los cuatro sistemas de las
matemáticas: numérico, de funciones, simetría y medida, y
probabilidad estadística.
Adicionalmente, Sáenz identifica dos problemas: no existen en el
país libros adecuados para la educación elemental y media que
satisfagan las necesidades.

Entre ellos se citan al Algebra y la Aritmética de Baldor, que
fueron pensados para la época antigua. "Otros tienen falencias
matemáticas". Y los programas de cuarto a sexto año de colegio
datan de hace 25 años y no han sido actualizados, ni revisados.

Consejos

No se puede capacitar siempre al maestro, se debe asegurar que los
aspirantes para docentes no necesiten una instrucción en
matemáticas y que las capacitaciones posteriores sean en lo
metodológico.

En la educación básica, el maestro que estaba a cargo de todas las
asignaturas debe ser remplazado por un maestro especializado en un
área.

Hasta ahora, las facultades venían formando jóvenes que pueden dar
todas las asignaturas en diez años. Con cuatro o cinco años de
carrera universitaria no se puede garantizar la competencia del
egresado para dar con igual solvencia todas las materias.

El aspecto operativo, hoy se resuelve gracias a las computadoras o
las calculadoras, por lo que ya no tiene sentido enfatizar en
esto, de lo que se trata es reforzar la parte conceptual y cambiar
temas tradicionales que ya no son útiles.

La mitad de escolares no pasa los exámenes

El Sistema Nacional de Evaluación de la Calidad de la Educación
Aprendo es la primera parte del Proyecto de Desarrollo Social que,
financiado por el Banco Interamericano de Reconstrucción y
Comercio, ejecuta el Gobierno con el fin de mejorar la calidad de
la educación básica y optimizar la eficiencia del sector
educativo.

Desde su creación, en 1992, este proyecto ha realizado dos
estudios (en 1997 y 1998) que determinaron que el promedio general
de los escolares ecuatorianos en matemáticas tiene deficiencias.

El proyecto se realizó de acuerdo a tres variables; el régimen
escolar, ubicación geográfica y división de los establecimientos,
en particulares urbanos, fiscales urbanos, y rurales.

Aunque sencilla, la evaluación evidencia resultados bastante
cercanos a la realidad nacional en las distintas destrezas que se
implementaron para identificar en qué nivel de conocimiento se
encuentran los evaluados: de inicio, avance y dominio.

Para ello, se formó un banco de preguntas y de él se aplicaron
cuatro para cada una de las destrezas evaluadas.

El número de respuestas correctas permitió identificar en qué
nivel se encuentra el estudiante.

Al final, el estudio concluyó que el porcentaje de estudiantes
ecuatorianos que se encuentran en el nivel de inicio es mayor que
el que está en el de avance y, a su vez, este es más alto que el
que está en el de dominio.

Así, los ecuatorianos no pasan de diez (el 50%) en matemáticas,
con lo que reprobarían el año.

La situación es preocupante y a partir de este año se realizarán
nuevas pruebas a alumnos de escuelas escogidas aleatoriamente en
todo el país.

¿Y las soluciones?

Las soluciones a este problema son muchas y responden a una serie
de interrogantes: ¿cómo es el ambiente familiar del niño?, ¿cómo
utiliza el tiempo?, ¿existe un control y ayuda del maestro?

Rolando Sáenz cree que la instrucción deberá estar a cargo del
profesional en matemáticas, no de ingenieros, arquitectos o
licenciados.

La familia y el profesor son los encargados de facilitar, no
trivializar el aprendizaje de acuerdo a tres condiciones: saber
matemáticas, vivirlas; estar al tanto de cómo el niño estructura
la información, y tener sensibilidad para enseñar. Esto se
adquiere con la práctica.

Martha Grijalva dice que el Ministerio de Educación debería
definir una política que le permita a la Dirección Nacional de
Capacitación del Docente tener un referente de tantas propuestas
de progreso que se ofertan para dar el aval académico o legal.

Para ella, una de las soluciones al problema es lo que implementa
la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Quito: los
aspirantes a profesores de mátemáticas y los profesionales de este
campo se especializan en ciclos de tres años para enseñar, por
ejemplo, a alumnos de primero a tercer grado.

Eso significa que los estudiantes de esos grados recibirán clases
de profesionales especializados para la edad y las exigencias
académicas de los alumnos. Además, el plan contiene la enseñanza
de metodologías de aprendizaje.

En definitiva, Sáenz y Grijalva coinciden en que se debe utilizar
la matemática no solo para resolver cálculos, sino también para
aprender a pensar: "Una matemática bien enseñada desarrolla el
pensamiento, la lógica y capacidad de síntesis". (DIARIO HOY) (P.
6-B)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.