Servicio 1-900 está en vía de mejoramiento


Publicado el 26/Diciembre/2002 | 00:00

Guillermo Verdesoto, gerente de ATI, Jorge Sánchez, presidente de la Asociación 1-900, Rodrigo Quezada, vicepresidente de Negocios de Andinatel se reunieron en el programa de Gamavisión Con Corazón, el pasado miércoles, y el viernes, desde las 17:00, acudieron a la radiodifusora Sonorama.
En los programas se refirieron a las líneas privadas 1-900: "Hemos logrado un proceso de transparencia y promoción del 1-900. Los casos de reclamo son mínimos", manifestaron.
Además aclararon que estas líneas ofrecen un sistema de información, de costos y de usos por medio de la publicidad y las múltiples opciones que se ofrecen en el servicio.
La asociación 1-900 (teléfono ladrón) por medio de su presidente Fabián Salvador expresó: "Pienso que fue un error que haya una exposición y no un debate con las partes perjudicadas. Además se habla de que los reclamos son mínimos cuando a nuestra entidad se han presentado 20 nuevos casos en la última semana".
Cincuenta personas pertenecientes a la asociación 1-900 (teléfono ladrón) acudieron a la oficina de Facturación Comercial del edificio de Andinatel, ubicado en las Torres Doral. En este lugar se les devolvió la totalidad de los montos cancelados después de haber firmado convenios con en el Centro de Atención al Usuario de las líneas 1-900.
Esta devolución se produjo después de meses de lucha de las personas que pertenecen a esta agrupación y que demandaban pruebas de que llamaron a las líneas privadas 1-900. Fernando Salvador, presidente de la asociación, se muestra contento por esta situación.
Sin embargo, cuando baja al primer piso del edificio, 14 personas más le presentan sus casos. Algunas de ellas, aseguran que nunca llamaron a estas líneas privadas. Otras dicen que sí, pero no en el número que se presenta en el detalle de llamadas. (GB)



¿Cómo protestar por una llamada que nunca hice?

Lo primero es llamar al número 100 de Andinatel y pedir hablar con una operadora y presentarle el caso de reclamo. El segundo paso: de no estar satisfecho con este servicio, puede acercarse al edificio de Andinatel, ubicado en las Torres Doral y dirigirse a la oficina de Atención al Usuario. Si no hay respuesta al caso, existe la oficina de reclamos de la Superintendencia de Telecomunicaciones.
El teléfono para denuncias, información, reclamos y sugerencias es el 1800 567 567. Finalmente se puede denunciar a la Defensoría del Pueblo. (GB)



Antes de llamar a una línea privada, recuerde...

Todas las llamadas que realice a cualquier línea 1-900 tienen un costo. Si va a llamar, asegúrese de averiguar cuál es el precio que tiene por minuto la línea.
Si existen personas en el hogar de las que desconfíe que puedan llamar a estas líneas sin su consentimiento, es mejor suspender el servicio. Bloquee el servicio si no tiene ningún tipo de interés en él.
Existe una gran cantidad de niños, niñas y adolescentes que marcan estos números porque se ven envueltos en la publicidad. Es mejor explicarles a ellos que las llamadas tienen un costo y que solo pueden participar mayores de edad.
En todas las llamadas que realice tendrá la opción de elegir salir o colgar sino se encuentra a gusto o no está de acuerdo con las posibilidades que se ofertan. Recuerde que los costos que se presentan tienen un valor agregado que es el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y otros recargos. Tome en cuenta que este incremento aumentará su cuenta entre el 12 y 15%. (GB)



Los usuarios reclaman una campaña informativa

Hugo Roberto Aimacaña se encuentra muy molesto porque dice que únicamente vive con su esposa María Mercedes Paucar y su pequeña hija. Asegura que nunca ha llamado a ninguna línea 1-900, sin embargo, en octubre su cuenta ascendió a $691,03. Por eso, en el siguiente mes decidió desconectar el teléfono, pero de nuevo recibió una cuenta de $79.
Aimacaña cuenta que se dirigió a la oficina del Centro de Atención al Usuario de las líneas 1-900 y cuando exigió pruebas de que había llamado recibió un total rechazo. Inclusive asegura que fue amenazado con una demanda.
Carmen Rosa Navia está desesperada, firmó un convenio de pago de $98 con las empresas telefónicas Concertrel y Telecity. Todavía se encuentra pagando estos montos.
Ella suspendió el servicio 1-900 hace dos meses. Pero en la nueva planilla su cuenta es de $104 con llamadas a las líneas privadas. Tres de ellas las hizo su hijo, en octubre, pero se registran 24. (GB)


CORRECTIVOS

Recientemente el Centro de Atención al Usuario de las líneas 1-900 fue asaltado.

  • Andinatel piensa realizar una nueva campaña de información sobre líneas 1-900. (GB)

  • style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

    Ciudad Quito



    Actualizado por

    - en EXPLORED - Noticias de Ecuador.