BUZON DE LECTORES


Publicado el 27/Diciembre/2002 | 00:00

Del irrespeto a la cobardía

En mayo de 1787 se inscribió la Constitución de Estados Unidos. Constaba de 4 000 palabras. Con la enmienda de muy pocos artículos, es su forma de Gobierno actual, porque todo el mundo la ha respetado. Un compromiso importante de aquella Declaración, era: ¿cómo habían de ser contados los esclavos en función de la representación política y la fiscalidad? Al final se llegó al compromiso de los "tres quintos", mediante el cual un esclavo era contado como tres quintos de persona y no habría interferencia en su importación hasta 1808.
El otro día un gringo borracho que corría por la Amazonas irrespetando las leyes de tránsito sacó la inmunidad con la una mano, la pistola con la otra y mató a un muchacho ecuatoriano, para luego correr al país de los tres quintos. La prensa de estos días da cuenta de 250 mil esclavos ecuatorianos solamente en España; ellos trabajan ilegalmente sin papeles y, acuciados por el miedo de ser deportados, no vacilan en degradarse por unas miserables pesetas y la comida; lo mismo ocurre en EEUU y otros países de Europa, donde cada día se endurecen las leyes contra estas pobres gentes que huyen de nuestro país y tratan de llegar o simplemente mueren calcinados en los desiertos o comidos por los tiburones. La mayoría de ellos fueron víctimas de los coyotes o los banqueros ladrones que se pasean libres por nuestras calles, y con carpeta de ‘méritos’ están averiguando donde mismo queda La Colina para sorprender al señor Gutiérrez entre pinchazo y pinchazo.
Aún así, los sacrificios de los tres quintos representan el segundo rubro en el ingreso de divisas y en el mantenimiento de la moneda ajena. ¿Con qué cara les vamos a pedir que regresen si aquí mismo, en su tierra, no somos capaces de hacerlos respetar? Además de corrompidos, vamos marchas forzadas camino de la cobardía.

Carlos Mosquera Benalcázar



De cancilleres respetables

¿El señor presidente Gutiérrez podrá gobernar con libertad y sin presiones? Sus aliados, según los comentarios que trae la prensa, nos dan una imagen de exigencias incoherentes y totalitarias. El señor presidente obtuvo 3 millones de votos; en consecuencia, su excelencia se debe a un gran conglomerado que se llama pueblo y que obligadamente pedirá su incondicional colaboración para reconstruir esta patria. Dice la dirigencia indígena: ‘somos gobierno’, y que su presencia estará en los 15 ministerios, uno de ellos el de Relaciones Exteriores, el más importante y complejo. Para liderarlo, el titular deberá poseer muchas cualidades, capacidad, virtudes, versatilidad: un diplomático a la medida, que sepa idiomas, tenga título o títulos académicos; conocedor de tantos y cuantos convenios unilaterales, bilaterales y multilaterales existen en el mundo. Dentro del Ministerio, deberá conocer su organigrama, cómo funcionan su Secretaría General, subsecretarías, direcciones generales, seccionales. En los actos protocolarios -conocer a Carreño-, cuanta sutileza y buenos modales en presencia de conspicuas autoridades nacionales y especialmente internacionales. En esta Cartera de Estado hubo tantos cancilleres eruditos. Entre los sobresalientes, el por dos ocasiones ministro doctor Jorge Salvador Lara, el doctor Francisco Acosta Yépez, Alfredo Pareja, ya fallecido, Edgar Terán y Luis Valencia Rodríguez; y cuantos más igualmente respetables.

C. Aquiles Acuña P.



Respetemos la nueva moneda

La moneda americana en Ecuador se siente como un forastero en tierra extraña, lejos de su reinado económico, ya que en su país de origen tiene el respaldo moral y sicológico de sus leyes severas, que cuentan con sanciones de prisión, cadena perpetua, inyección letal y la silla eléctrica. Por otro lado, el dólar tiene como respaldo directo el uso y la educación del centavo, como en el tablero de ajedrez son los peones y las demás piezas que facilitan la defensa de su principal pieza. Al aceptar la dolarización como una necesidad imperiosa ante el abuso de la devaluación del sucre, se debió educar a la comunidad a usar los equivalentes de valor, con respeto absoluto a una moneda fuerte y, con disciplina y honradez, valorar el centavo de dólar, que significa a la vez doscientos cincuenta sucres al cambio, con el fin de evitar el encarecimiento de los bienes y servicios y que el daño sea menos grave que la enfermedad que existía.
Respetemos al dólar y todos seremos beneficiados.

J. Arturo Cruz L.



La violencia intrafamiliar

Pese a que se han creado relativamente pocos centros encaminados a proteger a las víctimas de la violencia intrafamiliar, los casos de agresión no han disminuido y, por el contrario, cada día aumentan más, sin contar con los que no son denunciados por falta de valor. Quienes se convierten en cómplices por no denunciar a los agresores tanto físicos como sicológicos, deben estar conscientes de que si ya hubo violencia una vez, nada difícil es que se vuelva a repetir y con peores consecuencias. Es indispensable hacer cumplir el mandato legal y constitucional, a fin de que esos violentos paguen por su conducta ilícita. Al mismo tiempo, con una acción oportuna, evitar la mala influencia de estos elementos negativos que indudablemente contribuyen a la destrucción del núcleo familiar.

Jorge Herrera Panchi


Opiniones y reclamos a la Defensoría del Lector envíelos por carta a Diario HOY, Apartado 17-07-09069 de Quito o a los buzones electrónicos:
defensor@hoy.com.ec
hoy@hoy.com.ec
Las cartas deben tener un máximo de 1 000 caracteres (página y media a doble espacio), con firma responsable y cédula de identidad.

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.