La frontera norte está paralizada por la protesta agraria colombiana


Publicado el 26/Agosto/2013 | 11:02

Muchos ecuatorianos no pueden salir de pasto. El gobierno implemento albergues en tulcán

En Colombia, el paro agrario cumplió ayer el séptimo día sin ningún tipo de acuerdos, provocando desabastecimiento de alimentos en varias poblaciones fronterizas que dependen de los mercados ecuatorianos.

Los bloqueos y manifestaciones persisten en los sectores de Catambuco, Tangua, Las Cruces, San Juan, El Espino y El Amarillo en la vía Ipiales-Pasto; en esa última ciudad de encuentran varados más de cien turistas que no pueden llegar al Ecuador ni ingresar hacia el vecino país.

Un bus que venía desde Lima, Perú, y tenía como destino Venezuela con 26 pasajeros, desde el pasado martes no logra superar el puente internacional de Rumichaca. Como consecuencia 13 extranjeros de nacionalidades colombiana, peruana, dominicana y venezolana se ha visto afectados, finalmente ellos decidieron pedir ayuda a la Gobernación la Provincia del Carchi.

El Ministerio de Inclusión Económica y Social dispuso un albergue temporal en el centro infantil Sara Espíndola de Tulcán para brindarles alimentación, estadía y atención médica.

Los viajeros, entre los que se cuentan personas de la tercera edad, recibieron combos de alimentos e implementos de aseo. La gobernadora Laura Mafla explicó que se trata de una acción de asistencia social.

El venezolano Carlos Truero, a nombre de los turistas afectados por el paro de Colombia, agradeció a los organismos estatales ecuatorianos, ya que -según dijo- se quedaron sin dinero para pagar hoteles ni alimentación..

Una situación similar viven los turistas en los terminales terrestres de Ipiales y Pasto tras una semana de la movilización agrícola. En Pasto, viajeros ecuatorianos están atrapados en esa terminal y advierten que ya no tienen recursos para retornar al país. Jairo Velásquez, oriundo de Quito, afirmó que el dinero comenzó a agotarse en alimentación y estadía, rubros que no estaban previstos.

En tanto, indígenas de Imbabura que se dedican al comercio de artesanías, que intentaban internarse la madrugada del pasado lunes hacia el Valle del Cauca, continúan inmovilizados en esa ciudad fronteriza.

En las últimas horas se anunció que se reanudará el despacho de vehículos desde la terminal de Pasto hacia el norte de Colombia con el acompañamiento de caravanas policiales y militares. Pero el tránsito hacia la frontera con Ecuador seguirá paralizado por el fuerte bloqueo en la Panamericana a la altura de El Boquerón, municipio El Contadero.

El Gobierno colombiano sigue en busca de soluciones a la huelga. Los ministros del Interior, Fernando Carrillo, y de Agricultura, Francisco Estupiñán, viajarán este jueves a Tunja, la capital de Boyacá, para hablar con los manifestantes.

Los campesinos de Boyacá, un departamento agrícola con fuerte presencia de cultivadores de papa, cebada y cebolla y productores de leche, se sumaron la huelga nacional, iniciada el lunes pasado, en demanda de atención gubernamental, subsidios para el campo y otros reclamos.

El la ciudad, Fernando Flores anunció una la entrevista con Caracol Radio que los ministros de Estado llegaron ayer a su localidad para dialogar con los manifestantes, entre los que aparecen camioneros y estudiantes universitarios que se han sumado a los cortes de rutas.

Según el último reporte de la Policía de Carreteras, Boyacá es el departamento del país más afectado por los bloqueos de carreteras a causa de la huelga.

El miércoles, el Gobierno abrió una mesa permanente de diálogo con los indígenas del suroeste del país, que mantienen cerrados estratégicos tramos de la carretera que comunica a Colombia con Ecuador.

La reunión del miércoles se celebró en la fronteriza ciudad de Ipiales, en departamento de Nariño, entre una delegación del Gobierno encabezada por el ministro Carrillo, y los 24 gobernadores de los resguardos indígenas de la región.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo, por su parte, que la huelga agraria, no existe y que la situación está bajo control, aunque denunció que la protesta ha sido infiltrada para que no haya solución.

El mandatario defendió que sectores como el de los cultivadores de papa de Boyacá y Cundinamarca, ambos en el centro del país, y de Nariño, en la frontera con Ecuador, donde más se han sentido los cortes de vías, reclamen alguna ayuda del Estado por su situación. Sin embargo, aclaró que hay otro tipo de personas que están aprovechando la situación. (RC/EFE)

 



Actualizado por

1

jcastillo - en EXPLORED - Noticias de Ecuador.