Cae el 'asesino de asesinos'


Publicado el 30/Diciembre/2010 | 00:21

Golpe al narcotráfico

El narcotraficante, alias el Cuchillo, a sus 40 años era uno de los capos más buscados. Se le atribuyen más de 3 000 muertes

BOGOTÁ. El narcotraficante y paramilitar Pedro Guerrero, alias Cuchillo, catalogado por el presidente colombiano Juan Manuel Santos como el "asesino de asesinos" murió en una operación policial lanzada el día de Navidad.

A sus 40 años era uno de los hombres con más muertes a sus espaldas en Colombia: 3 000 personas, todas ellas degolladas con su cuchillo que era su sello personal.

Santos confirmó ayer la muerte del Cuchillo, nacido el 28 de febrero de 1970 en un pueblo del departamento de Meta, luego de que las autoridades identificaran completamente su cuerpo.

Según el diario colombiano El Tiempo, su cuerpo fue encontrado flotando en un riachuelo luego de haber caído en un caño de cuatro metros de profundidad durante el cruce de disparos entre la Fuerza Pública y la banda criminal en una operación denominada 'Diamante'. Aparentemente murió ahogado.

En los últimos tiempos, fue aliado de la guerrilla las FARC, sus otrora enemigas, para el tráfico de cocaína.

Murió con el cuchillo en las manos con el que degollaba a sus víctimas, subrayó Santos, quien fue especialmente duro al referirse al narcoparamilitar muerto.

Desde muy joven se vinculó a la delincuencia por medio del grupo de paramilitares que delinquían con el narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, alias El Mexicano, quien fue jefe militar del desarticulado cartel de la cocaína de Medellín y murió en 1989.

Desde entonces, el Cuchillo se unió a los paramilitares que se abrieron paso en el sureño departamento de Guaviare y a finales de los años 90 ya comandaba el Frente Héroes del Guaviare, que libraba una guerra sin cuartel contra las FARC, según los diarios colombianos.

Con el tiempo se unió al Bloque Centauros, otro grupo de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización paramilitar de extrema derecha formada por los hermanos Carlos y Vicente Castaño.

Con los Centauros actuó en los departamentos de Meta, Guaviare, Vichada y Casanare para controlar el tráfico de drogas en la zona de los Llanos, una actividad que siempre estuvo detrás de sus acciones de guerra.

Al Cuchillo se le consideraba uno de los responsables del asesinato de Miguel Arroyave, jefe paramilitar en los Llanos en 2004, y según los relatos de algunos ex paramilitares, lo asesinó para quedarse con el control de las rutas del narcotráfico.

Fue uno de los últimos jefes paramilitares en acatar la desmovilización de las AUC en 2006, en virtud de un proceso emprendido con el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010).

Se entregó con armas y hombres, 1 765 exactamente, pero enseguida volvió a las andadas con la creación del Ejército Revolucionario Popular Anticomunista (ERPAC), una banda criminal dedicada al narcotráfico con actividad en áreas rurales de las localidades de San Martín, Puerto López y Puerto Gaitán, en el Meta.

Un informe de El Tiempo, en septiembre de 2009 reveló que esta banda ya contaba con 1 100 hombres y era parte de la nueva geografía del narcotráfico en Colombia, producto de una reorganización para compensar la competencia mexicana en el mercado estadounidense.

Era "un bandido con un largo historial de criminalidad en todas sus fases. Tenía mas de 15 órdenes de captura, se le atribuyen más de 3 000 muertos y era uno de los responsables de masacres en el país", enfatizó Santos.

La justicia de los EEUU también lo reclamaba, pues se había forjado una leyenda de inalcanzable debido a su habilidad para evadir el constante acecho policial.

En marzo de 2010, la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de los EEUU incluyó en su lista negra de narcotraficantes a Pedro Oliverio Guerrero y a Daniel Barrera Barrera, El loco Barrera, y los vinculó a las FARC. (EFE-VET)

Más información


El comandante de la Policía Óscar Naranjo, enseñó la pistola enchapada en oro y diamantes.

Esta arma fue regalada por carteles mexicanos a alias Martín Llanos, un jefe paramilitar, que la perdió en un combate y Cuchillo la portaba como símbolo de haber derrotado a sus enemigos

Los EEUU ofrecían por su cabeza una recompensa de $2,5 millones.

En la operación Diamante además se detuvieron a ocho personas de la banda.

Participaron del operativo, unos 200 comandos especializados. Dos policías perdieron la vida.

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.