Cuenca Una Ciudad Para La Reflexion


Publicado el 11/Marzo/1995 | 00:00

Cuenca (Ecuador). 03 nov 95. La noche cuencana se cumplió ayer
con toda algarabía. Cumple hoy 175 años de emancipación
política para el orgullo de los suyos. Al son de la Chola
Cuencana, miles de vecinos vivaron a su ciudad en las
tradicionales calles y plazas cuya belleza ha hecho que esta
ciudad centenaria se gane un espacio en el corazón del mundo.
Es una necesidad ineludible para cualquier turista.

En el concierto nacional la capital azuaya reclama el derecho
a un mejor futuro a una descentralización necesaria, porque es
una ciudad digna y floreciente.

Aunque la ciudad se ha extendido hasta ocupar hoy 150.000
hectáreas, en su área urbana y cuente ya con 220 mil
habitantes, Cuenca es un escenario excepcional para la
reflexión.

El encanto de su entorno, el tramado maravillo de sus
edificaciones y la hospitalidad de su gente, han hecho de ella
el sitio propicio para debates, seminarios, encuentros, etc.
que justifican el apelativo de "capital académica del
Ecuador".

Ciudad de cuatro universidades y con importantes centros de
investigación, la urbe ha alcanzado también un alto grado de
madurez, al punto que el cuencano a la vez que cuestionador se
ha vuelto un tenaz autocrítico.

Los últimos hechos ligados a la sequía, por ejemplo, han
vuelto a la realidad de que los "cuatro cantarinos ríos",
pueden convertirse en el peor foco de contaminación si no se
detiene la depredación de los bosques. Si se continúa
destruyendo los páramos y las vertientes naturales, y si no se
descontaminan los residuos industriales antes de arrojarlos a
los ríos.

El caos vehicular, porque la gente ha perdido la sana
costumbre de caminar, ha revelado, asimismo, a peatones y
conductores, que hoy consideran un "exceso" los 36 mil carros
que hay en la ciudad. Y claman por la peatonización del centro
histórico, aunque las autoridades municipales no han tomado en
cuenta estudios presentados por la Universidad de Cuenca, que
propicia el cambio.

La presencia de mendigos en las calles y los informes de que
en el propio cantón Cuenca, hay niños que padecen enfermedades
superadas en otras latitudes, como el bocio, ha conmovido a la
colectividad, que se jactaba, hasta hace poco, de que Cuenca
es "una ciudad sin miseria". Una ciudad de "clase media",
aunque los conventillos hayan reflejado siempre otra realidad.

Pero igualmente, la ausencia de autoridad para hacer
prevalecer las resoluciones municipales que han detenido, en
más de una ocasión, la instalación de un nuevo parque
industrial, la reubicación de un relleno sanitario, de un
nuevo cementerio, y, últimamente, la construcción de una
importante vía, para beneficio colectivo, ha hecho meditar a
la comunidad de que quizá la frasecita: "los cuencanos se
oponen a todo", pueda tener algo de razón. Pero también ha
servido para crear conciencia sobre la necesidad de
reflexionar mucho antes de entregar el voto a autoridades
indecisas.

Pero seguimos adelante

No obstante, la ciudad últimamente ha evidenciado un gran
empuje. Intelectuales, artesanos, industriales, etc. se
empeñan por cumplir su tarea. La certeza de que la ciudad "no
importante mucho a las autoridades nacionales", ha hecho
también que la comunidad cuencana redoble su esfuerzo para
salir adelante. Y que, al contrario de lo que se podría
suponer, busque con más ahinco integrarse al país aportando no
solo con los tributos, que no son devueltos en obras y
servicios, sino produciendo más y mejor. Y contribuyendo con
su talento y esfuerzo cotidiano.

Cuando el día de hoy la ciudad de Cuenca cumple 175 años de
emancipación política, existe la clara convicción de que la
emancipación económica será posible solamente con su propio
empeño. Y que al igual que otras comunidades relegadas de la
nación, es hora de reclamar con firmeza lo que por derecho nos
corresponde.

La conciencia de que no se permitirá tratamiento injusto
alguno, se siente hoy más que nunca en esta ciudad
ancestralmente digna, que ha comenzado a reflexionar
seriamente si no será, acaso, tiempo, de hacer escuchar su
altiva voz, para que se la haga justicia.

Desde el Austro

- En medio de la penuria económica y del abandono de las
autoridades gubernamentales, Cuenca sigue labrando su futuro,
el esfuerzo de sus habitantes, ha permitido conseguir logros
importantes, pero así también continúa rezagada, como las
demás del austro, en obras que son prioritarias.

- Por allá en el año 1970, durante la gerencia de Fernando
Malo Cordero (fallecido) al frente de la ETAPA, la dotación de
líneas telefónicas no sobrepasaba las 5 mil, hoy en día las
mismas han superado las 50 mil, lo que convierte a la ciudad,
de acuerdo a la densidad población, en la mejor servida del
país. La Empresa ETAPA actualmente suscribe con sus abonados
10.500 líneas telefónicas más que entrarán en servicio a fines
de este año y otras, el próximo.

- En cuestión de canalización de igual forma hace 25 años, la
ciudad de Cuenca apenas contaba con 54 kilómetros, hoy con los
trabajos de alcantarillado y agua potable en los denominados
Planes Maestros, la ciudad contará con un servicio óptimo. Los
planes tienen un avance del 80%, de acuerdo a lo señalado por
el alcalde Xavier Muñoz Chávez. A ello hay que agregar los 120
kilómetros que están previstos para pavimentación, de los
cuales las obras de 42 kilómetros se iniciaron la semana
anterior, por un valor superior a los 10 mil millones de
sucres.

- Este año se inició la construcción de la vía Cuenca-
Azogues, vía calificada de "primer orden" por las autoridades
gubernamentales. La construcción avanza en su ritmo propuesto,
pero las vías de las denominadas "anillo vial" no tienen el
mismo avance; la carretera Cuenca-Valle-San Juan, es la que
más tropiezos ha tenido, la obra ha sufrido contantes
paralizaciones por falta de recursos.

-Uno de los sueños morlacos y que pronto se esfumó fue la
iluminación del aeropuerto Mariscal Lamar. Su costo superaba
los 1.200 millones de sucres. En un primer momento todo estaba
"listo", según las autoridades provinciales, pero después,
todo quedó en la nada, dejando postergada y marginada a la
ciudad de un mejor servicio aéreo. A todo ello se agregó el
daño de la aeronave Boeing 727 de SAN, que por presión de
toda una ciudad, debió ser retirada por parte de la Dirección
de Aviación Civil, lo que ocasionó una incomunicación aérea
con perjuicios económicos sumamente graves, pero al menos el
riesgo de los viajeros desapareció. Al momento Cuenca está
servida por frecuencias, pero no cubre la demanda y por ello
cientos de pasajeros con anticipación de por lo menos una
semana, deben separar sus cupos para viajar a la capital de la
República.

- Hace más de seis meses, la Jefatura Provincial de Tránsito
consiguió más de un centenar de semáforos para mejorar la
señalización de la ciudad, pero la falta de infraestructura en
las calles de la ciudad, no han permitido superar este difícil
problema. Al momento los semáforos permanecen en una de las
bodegas de las Jefatura de Tránsito, mientras el caos
vehicular es constantes en la urbe.

- Sin embargo no todo es preocupación, al menos ciertas
consecuciones ha permitido olvidar por el momento la crítica
situación de la ciudad, el haber logrado que Cuenca sea sede
de los Juegos ODESUR para el años 1998, que Rolando Vera siga
con los triunfos en el exterior, que Jefferson Pérez alcance
títulos mundiales o que nuestro Deportivo Cuenca vuelva a la
serie grande del fútbol profesional. Son paliativos en lo
deportivo que han permitido olvidar los malos momentos que
vive Cuenca y el país en general por el abandono de todas las
autoridades gubernamentales, sin excepción de nadie. (Diario
HOY) (2A)

Ciudad Cuenca (Ecuador)



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990