Joaquin Martinez Amador: Un Banquero Que Ama La Literatura Y Que Escribe


Publicado el 26/Junio/1995 | 00:00

Quito. 26.06.95. Agradable, sencillo, sin poses. Uno puede pasar
horas de horas conversando sobre temas de literatura, política,
finanzas, familiares, etc. y nadie se aburre. Esa cara de ogro
que ponen ciertos banqueros, no cabe en su rostro, que mas bien
se parece a un elegante pistolero del oeste norteamericano: alto,
rubio, bigotes bien cuidados buenos modales, y siempre listo, no
a disparar, sino a responder con mucha sabiduría, sobre todo
aquello que se pregunta. Ha publicado varios libros: CARTAS A UN
AMIGO LEJANO, voluminoso texto publicado en 1991, donde utiliza
el género epistolar para en 63 cartas discurrir sobre la
existencia humana. Discípulo de Montaigne, le llamó Alejandro
Carrión a Martínez.

Luego viene un poemario COSAS DE LA VIDA, y hace poco, casi con
oler a tinta nos entrega ECUADOR RAICES Y ESPERANZAS ensayo sobre
muchos aspectos de ese Ecuador profundo que casi no percibimos.
Bien pretexto entonces para hablar de las cosas del mundo, del
tú, yo, nosotros.

"Yo nací en el Ecuador, hace 53 años. Mi padre es español, mi
madre ecuatoriana. Salí del país a los 8 años de edad. Viví en
Perú, Canadá, Estados Unidos, Colombia. Y cuando volví a mi país
habían transcurrido casi 30 años. 10 años más que los 3
mosqueteros", nos dice casi con nostalgia nuestro entrevistado.
"Créame -continúa- que nunca pensé que me había desligado de mi
país. El contacto efectivo, las gentes, la ciudad, todo tenía un
atractivo poderoso para mí. Volví a revisar aquellos libros que
habían sido mis predilectos: Julio Verne, Salgari, Dostoiesky,
Tolstoi, Zola y toda la literatura rusa anterior a la
revolución...".

Por que el mundo sórdido de Zola..?

No lo sé. Realmente que no lo sé. La novela GERMINAL, de Zola, es
algo que me apasiona. Por ejemplo, Balzac nunca me gustó. CRIMEN
Y CASTIGO me parece extraordinaria. Ahora, esos libros los leen
mis hijos, y los recuerdo porque esos libros marcaron mi
adolescencia.

Pero Ud. esta marcado por un mundo profesional vinculado a la
tecnología, a las grandes empresas mundiales.

Eso le da una amplia perspectiva de como es el mundo. Soy un
Ingeniero Industrial, con un masterado en Administración de
negocios, en la Universidad de Toronto, Canadá. Mi primer empleo
es en minas, tierras a dentro, probando equipos camineros. Estuve
en varias empresas petroleras y pesé al Banco Mundial donde
estuve 10 años. Todo esto enriqueció mi mundo profesional, así
como los distintos viajes que realicé alrededor del mundo. Uno
vive la realidad d esos países desde adentro. El poder estar
cerca de políticos, industriales, hombres de negocios, creo que
definitivamente organizó parte de mi vida como técnico y hombre
vinculado a la empresa privada.

Banco Continental y Estados Unidos: dos grandes referentes en su
vida.

Si, así es. Estoy vinculado al Grupo financiero Conticorp, donde
ejerzo una alta función, eso por un lado; por otro, la vida de
mis hijos está ligada a nuestro medio que a la vida de Estados
Unidos. En América Latina, la vida es completamente diferente. En
Estados Unidos, la vida es vertiginosa, hace que uno pierda muy
pronto a sus hijos, se separa de ellos, porque la sociedad
norteamericana es mas bien una sociedad horizontal: los chicos de
8 años, están con los de 8 años; los de 15 años, están con los de
15; los de 20 años, están con los de 20. Y toda relación vertical
está ausente. Uno casi no tiene relación con los amigos de sus
hijos. No hay alguna en absoluto. Cosas que en nuestro país no
ocurren. ¿Por qué? será por nuestra variedad cultural. En Estados
Unidos se puede crecer económicamente, cada generación trata de
hacerlo todo. El mundo comienza con ellos. Pero otros valores se
pierden o no se heredan.

Y ¿Como veía Ud. al Ecuador desde afuera?

No se lo ve. En un país tan pequeño, que creo que lo único que se
ve desde afuera es Galápagos. Aparte de eso, nada más. Cuando los
turistas europeos o norteamericanos viene a nuestro continente
van a Río, Bs. As. Macchu Picchu, Cartagena, pero al Ecuador
vienen realmente pocos. Entre otras cosas porque aquí no se le da
facilidad al turismo. A Ud. cuando le preguntan sobre el Ecuador,
creen que se encuentra en Africa. Pero consolémonos, esto no es
un problema del Ecuador, lo es de todo país chico. Claro, que eso
tiene sus ventajas: el que lo dejen vivir en paz. Pero en
términos generales es penoso el desconocimiento de nuestro país
en el extranjero.

EN BUSCA DE NUESTRAS RAICES

Ud. Escribe un libro voluminoso, casi cuatrocientas páginas,
cartas a un amigo lejano, y utiliza el género epistolar para
conversar con interlocutores inciertos, con gentes imaginarias.
¿Por que ese género?.

En cierta forma es un ensayo. Lo puse así porque yo buscaba en el
libro poder reflexionar sobre todos los aspectos de la existencia
humana, basado lógicamente en mi punto de vista. Quería ser
exhaustivo, complejo, y el género epistolar me brindaba estas
facilidades, mientras que en el ensayo, muchas cosas por obvias
no hacían faltas decirlas.

Yo le leído mucha filosofía y me he dado cuentas que muchas cosas
resultan aburridas e incomprensibles. Busqué al escribir hacer
algo extremadamente fácil de leer y que involucrara la
experiencia del diario vivir, lo cotidiano, como actuamos, qué
sentimos, etc. Cree haber conseguido en algo mi propósito. Los
lectores creo que finalmente tienen la palabra.



Ud: dice: vivimos rodeados de misterios ¿Sigue siendo el hombre
un misterio, un misterio la humanidad, el espacio?

No sabemos a donde vamos, no sabemos de donde venimos. Sabemos
como se imprime este libro del que hablamos, pero no sabemos
realmente por qué razón este papel es como es; pero, dentro de
estos misterios uno tiene que vivir, lo digo allí, uno tiene que
aprender a vivir. Por eso el libro está dedicado a las personas
que han aprendido a vivir, no a los egoístas, no a aquellos que
se preocupan de las cosas del día. La gente que sabe vivir es
aquella que está muy al tanto de todos esos misterios, que ha
aprendido a vivir con ellos.

Tengo la impresión que se desnudo demasiado en este libro...

No lo sé. Eso lo pueden decir los lectores. Mi padre dice que le
puse la imagen que yo soy y no la imagen que muchas veces quieren
dar. Para mi fue una extraordinaria experiencia escribir este
libro, y luego como que sentí un vacío por dentro. Pero me alegro
haber puesto por escrito muchas cosas.

Luego viene un libro de poemas y este reciente: Ecuador: raíces y
esperanza. Un intento por indagar en ese otro Ecuador, en ese
Ecuador profundo que pocos conocen o perciben. ¿Por que este
libro de indagación sociológica?.

Por que queriendo romper con determinados estereotipos, y este es
un país de estereotipos, me propuse la recuperación de mi
historia personal y la de mi país, la búsqueda de esa identidad
tan estropeada, tan zarandeada. Quiero demostrar que somos un
país que se asienta en un pasado, que forja un presente y que
está preparado para asumir los retos del futuro.

¿Este país le proyecta optimismo, a pesar de las condiciones
difíciles en que se encuentra?

Por qué no debe sentir optimismo, soy un hombre en este país, al
que lo unen todos los lazos: familiares, sociales, económicos,
etc. eso hace más profunda mi ligazón con este territorio. Lo que
busco en este libro, es mostrar lo que hemos sido, lo que
seremos, si no potencializamos todas esas energías, que unidas
nos podrían dar el nuevo Ecuador que queremos, que buscamos. Si
no creyera en este país, no hubiera escrito este libro.

Ud. maneja una buena bibliografía, las estadísticas parecen ser
confiables, pero ¿No hay muchas utopías en este libro?.

Lo que busco es un mejor conocimiento del país, detectar que es
lo que nos hace falta. Lejos estamos de lo que realmente queremos
alcanzar. Existe una buena cantidad de lectores que sí han
entendido el mensaje del libro, y eso quiere decir que estamos de
acuerdo en que la búsqueda de nuestras raíces sigue siendo una
constante en ese proceso de afirmación de nuestra realidad. Las
estadísticas, punto de su inquietud, son manejadas como elemento
de apoyo y tienen la marca de organismos serios del país, y eso
nos da la idea de cómo estamos en servicios básicos y en otros
asuntos de interés nacional.

Le preocupan las críticas sobre el libro?

Toda crítica, todo comentario es bienvenido, mucho mas si ayuda
aclarar conceptos.

De banquero a Literato, ahora de cientista social...

Antes que nada un ser humano que se proyecta en la vida en la
sociedad, que tiene deseos de vivir, de ver a un país del que
ahora somos. De aquello de Banquero de empresario, son rótulos
sin importancia. Lo que interesa es lo que hacemos, como
contribuimos al progreso del Ecuador.

Como ve este Gobierno?

Con sus errores y defectos pero haciendo una revolución en
algunos aspectos. Creo que la historia recogerá sus buenas
acciones y seguramente criticará los errores.

Y el problema Limítrofe!

Conspirando contra el desarrollo del país, contra su futuro.
Ojala nuestros gobernantes se vean iluminados y puedan
solucionarlos.

Algunos sectores de la Banca parece que quisieran hacer su Agosto
aprovechándose del conflicto fronterizo. Que sabe Ud. al
respecto?

No creo que ningún sector de la banca haya querido aprovecharse
de este momento doloroso para hacer cosas incorrectas. El
patriotismo primó en todo momento.

Sensibilidad de la Banca en todo momento?

En todo momento.

Que empaña su visión optimista de presente

Tantos problemas aun no resueltos. Tanta mezquindad, tanta
politiquería, tanto "Velaverdismo" . Una educación que naufraga,
una universidad que se resiste a su modernización salvo aislados
esfuerzos de alguna u otra autoridad. Leyes que no se aplican o
leyes que se expiden. Tantos problemas que convierten a nuestro
país, en un país sin rumbo. Pero ha pesar de todo esto, no dejo
de ser optimista.

Veo que optimismo le sobra...

Demasiado.

Como trata de olvidar tantos problemas.

Leyendo, leyendo. Trato de estar al día de problemas del Ecuador
se refiere, leo mucha poesía, Ud nota en mi último libro muchas
citas de poetas cuencanos, son mis favoritos. Me dedico a la
jardinería, al cuidado de las plantas, No veo ni vemos televisión
en mi casa, eso tal ves me permite mayor concentración en mi
trabajo.

Afecto entonces que es hora de dar por terminada esta entrevista
pero una pregunta de cajón me asalta: Don Joaquín ­Banquero o
literato! ser humano, me dice, en medio de una sonrisa que yo
trato de traducir. Hombre de sensibilidad. (7B)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad N/D



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.