Vaya A La Playa Pero Con Cuidado


Publicado el 20/Febrero/1998 | 00:00

Quito. 20 feb 98. Las carreteras hacia la Costa no están muy
estables. Sin embargo, si el mantenimiento sigue constante,
como hasta ahora, y no llueve en exceso, es posible llegar
bien a las playas de Guayas, Manabí, Esmeraldas y El Oro.

En Guayas, la movilización vehicular por los 257 kilómetros de
carreteras hacia la costa se mantenía de manera parcial hasta
ayer. Solo las dos principales vías a los balnearios de
Salinas y General Villamil (Playas), estuvieron habilitadas a
pesar de las fuertes lluvias de los dos últimos días. Las
dificultades con el tránsito aumentan en las vías que van
hacia playas alternas como Posorja, Data de Posorja, El
Pelado, en General Villamil. O las del norte de Santa Elena,
Palmar, Manglaralto, Olón y Montañita.

En el trayecto Guayaquil-Salinas, entre ayer y hoy debe estar
listo el puente elevado metálico de 60 metros en el kilómetro
51, en el sector de San Isidro, para entrar en servicio en el
momento que el río La Camarona rompa su cauce.

Un kilómetro antes, el puente sobre el río Cerecita ya fue
rehabilitado, el aumento del caudal el pasado 8 de febrero
afectó sus bases y los extremos del puente, pero ya está
prestando servicio totalmente.

En los 144 Kms. entre Guayaquil y Salinas la vía tiene baches
entre los kilómetros 26 al 29 y a 8 kilómetros de Progreso, en
este tramo hasta Santa Elena, se hacen trabajos de
rehabilitación.

Pasando el puente sobre el río Zapotal, a 400 metros, aunque
la vía se encuentra expedita, hay riesgos de que el agua cubra
la carretera.

De Progreso a General Villamil (Playas) la vía no tiene
mayores daños. De Playas hacia Data de Posorja, en cerca de 10
kilómetros, la carretera perdió parte de la carpeta asfáltica.
La vía a El Pelado, de material lastrado, no es recomendable.

De Santa Elena hacia el norte, hay seguridad de tránsito hasta
Jambelí, a 41 kilómetros, el paso hacia Palmar es por un
puente metálico provisional de una sola dirección. Entre San
Pedro y Valdivia, la carretera se estrecha en un tramo de dos
kilómetros por la caída de material pétreo cuando hay lluvias
fuertes.

Hacia Manabí, la vía Santo Domingo-El Carmen- Pedernales tiene
tres cortes continuos en el kilómetro 48, en el sito llamado
Achiote y en el sector de La Cabuya. Estos inconvenientes se
superan con ayuda de los pobladores del lugar, quienes cobran
5.000 sucres por despejar la vía.

Este tramo es el más rápido para llegar a Manabí desde la
Sierra, especialmente Quito. La vía conecta con Pedernales y
desde allí a San Vicente; luego se cruza en gabarra hacia
Bahía de Caráquez y, posteriormente, por carretera se arriba a
Portoviejo, Manta y la zona sur de la provincia .

La vía Puerto López-Manglar Alto-Salinas no está habilitada,
pero dos veces a la semana está libre de deslaves. La Santo
Domingo-Flavio Alfaro-Chone tiene enormes baches por doquier y
deslaves a la altura de Flavio Alfaro. Por ello, es
recomendable tomar la ruta Quevedo-Guayaquil y luego,
Paján-Colimes-Jipijapa, cuya arteria también tiene deslaves
pequeños, principalmente en el sitio Montalvo. Las
Jipijapa-Portoviejo y Jipijapa-Montecristi tienen muchos
baches, el tráfico es relativamente normal y lleva a
Portoviejo, Montecristi y Manta.

La vía Portoviejo-San Plácido-cantón Pichincha -Quevedo está
destruida casi en su totalidad: tiene huecos, hundimiento de
la mesa asfáltica, corte de los carriles. Los carros pasan
pero con riesgo. Un viaje por esta carretera toma de 12 a 14
horas y lo normal son seis horas. La única vía en buen estado
es la Manta-Portoviejo.

La gastronomía manabita abunda en el camarón, no así el
pescado que está escaso. Se sugiere el biche, considerado la
sopa de los dioses, pues es una mezcla de maní, mariscos,
maduro y especias.

Hacia la provincia de Esmeraldas, la vía Quito-Los
Bancos-Esmeraldas se encuentra en buen estado. Ciertos tramos
(dos, especialmente) tuvieron derrumbes, pero hay maquinaria
privada que despeja las zonas constantemente. La carretera
desde Esmeraldas hacia Atacames está dañada por las lluvias,
pero la maquinaria privada trabaja casi las 24 horas. Eso sí,
hay que ir con cuidado, porque se fue la carretera en ciertos
sectores y se abrió un paso de tierra a uno de los costados.

Hay buena señalización. La carretera Quito-Esmeraldas está sin
problemas. Los 114 establecimientos turísticos de Esmeraldas
(hoteles, cabañas, hostales, entre otras), están listos para
recibir a los turistas.

La playa de Atacames está limpia. La gastronomía espera con
los famosos encocados, en sus diversas variedades.

El suministro de agua potable es estable, al igual que los de
energía eléctrica y servicio telefónico. El servicio de
transporte interprovincial mantiene sus rutas: Flota Imbabura,
Trans Esmeraldas, Panamericana, entre otras. El transporte
interparroquial e intercantonal también funcionará.

En El Oro, hay condiciones favorables para visitar la playa de
Jambelí. Por ejemplo, la vía Cuenca-Pasaje está en buenas
condiciones transitables por el trabajo realizado por el MOP.

Los turistas de las provincias de Azuay y Cañar (principales
usuarios de ese sitio turístico) no tendrán problemas en
trasladarse hacia ese balneario. Así mismo, las autoridades se
han puesto de acuerdo para brindar la seguridad al turista,
pero además para evitar que sea explotado en los costos de
comida o en el alojamiento.

12.000 policías para controlar durante el feriado

La Policía organizó un operativo para el control del feriado
de Carnaval en todo el Ecuador. Unos 12.000 uniformados se
encargarán de la seguridad en las 21 provincias, en áreas como
el tránsito, servicio urbano, OID, servicio rural, entre
otros.

La Policía se encargará en este feriado de vigilar las calles,
especialmente de las vías de acceso a las principales ciudades
como Quito, Guayaquil y Cuenca.

Según el coronel Edgar Villamarín, jefe del comando de Policía
de Pichincha, está planificado que participen alrededor de mil
hombres solo en la provincia. Las familias que deseen
trasladarse a los balnearios de los alrededores de la capital
como: El Tingo, La Merced, Cunuyacu, Ilaló, entre otros
complejos turísticos lo podrán hacer, pero se aconseja tomar
ciertas medias de seguridad tanto en su domicilio como al
viajar. Una de ellas es no dejar abandonados totalmente los
hogares.

Unos 600 policías, 150 por cada una de las cuatro Unidades de
Vigilancia saldrán a patrullar en las carreteras. Por otra
parte, las fiestas de la Policía no afectarán en el desarrollo
del control de la delincuencia porque el trabajo a pesar del
paréntesis continuará, dijo Villamarín.

En Cuenca, desde hoy al medio día, la Policía inicia un
intenso operativo hasta el próximo martes.

A cargo de tres jefes, seis oficiales y 180 policías estará el
control en el interior de la ciudad y se intensificará el
lunes y martes en las carreteras y principales vías de ingreso
y salida de Cuenca. Según Guillermo Salas, comandante del
Distrito Cuenca, el objetivo es reducir los accidentes de
tránsito ya que en los días feriados son los de mayor
incidencia.

En febrero de 1997 se registraron 97 accidentes y en enero del
mismo año sumaron 86, según las estadísticas de la Dirección
Provincial de Tránsito.

En enero de 1998 se reportaron 60 accidentes y en lo que va de
febrero 48. Salas recomendó a los automovilistas tomar las
precauciones necesarias como: utilizar el cinturón de
seguridad, no conducir en estado de embriaguez, y evitar el
exceso de velocidad.

Para el operativo en carreteras se usarán grúas, patrulleros,
ambulancias y carpas que se ubicarán en varios sitios
estratégicos, entre ellos el sur la vía a Loja y Santa Isabel.
Al norte se está coordinando con la Policía del Cañar para
cubrir el sector El Descanso y Gualaceo que son vías netamente
turísticas.

En el caso de la ciudadanía que no salga de la ciudad la
recomendación es asegurar los ingresos a las viviendas. La
Policía realizará control domiciliario para evitar robos. Así
mismo se continuará con los controles de los horarios en los
bares hasta las 00h00, bebidas alcohólicas, indocumentados y
menores de edad. Algo similar realizará el Comando de Policía
de Loja, sobre todo en las carreteras y vías de ingreso y
salida. Redacciones Cuenca y Quito

CUIDADO CON LO QUE COMA

Mucho cuidado con los insectos * Para evitar las picaduras de
los mosquitos lo ideal es llevar repelente y aplicarse, sobre
todo en las noches. También se sugiere tomar vitamina B, unos
dos días antes de viajar. Esta vitamina tiene la propiedad,
casi milagrosa, de hacer que la sangre de quien la tenga, se
vuelva repulsiva.

La comida y agua seguras * No solo para viajar a la playa,
sino a cualquier parte del Ecuador, lo mejor es tomar agua
embotellada. A la hora de comer hay que asegurarse que estén
bien cocidos los productos, especialmente los mariscos. Hoy,
los camarones, por causa del fenómeno de El Niño, abundan en
Manabí, Esmeraldas y Guayas.

Un botiquín para emergencias * Nunca se sabe cuándo podría
ocurrir un accidente. Por ello, durante el viaje incluya un
botiquín básico con los siguientes medicamentos: alcohol
desinfectante, aspirinas, pastillas para el mareo, el dolor de
cabeza y de estómago, fármacos para contrarrestar la fiebre,
cicatrizantes, vendas, algodón, gaza y esparadrapo.

Ropa adecuada para el clima * Averigüe cómo está el clima en
el lugar que haya escogido para pasar este feriado. Nunca se
olvide de llevar gorro y sombrero, es preferible evitar el
exceso de los rayos ultravioletas del sol. Si se decide por la
playa, incluya en su equipaje un bloqueador y bronceador
solar. No está por demás llevar una linterna para atender
cualquier emergencia que se presente. (Texto tomado de El
Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.