Una Mosca Protege La CaÑa


Publicado el 20/Febrero/2000 | 00:00

Guayas. 20 feb 2000. El mecanismo de precios les ha permitido a
los productores de caña de azúcar invertir en producir más y en
procrear una mosca que les posibilita controlar un gusano que
ataca las plantaciones.

En efecto, la mosca Paratheresia claripalpis, de origen mexicano,
fue introducida al Ecuador para controlar al Diatraea sacharalis
fabricio (gusano barrenador), que puede ocasionar la pérdida de
hasta el 30% de la producción.

Al igual que otros insectos esta mosca es benéfica, puesto que
parasita el barrenador y lo mata en pocas semanas. Es a lo que
se denomina control biológico de plagas, pues ello reemplaza a
los productos químicos, señaló John Fajardo, jefe del
Departamento de Entomología de la Unión Nacional de Cañicultores.


El laboratorio de entomología tiene como objetivo principal
intensificar la producción y la calidad de la Paratheresia
claripalpis, a fin de poder introducirla a las plantaciones de
caña para que realicen su labor de control.

Con este insecto se está trabajando desde hace mucho tiempo y
actualmente están establecidas en el campo, pero las constantes
cosechas hacen disminuir un poco la población, por lo tanto hay
que tener una constante producción en laboratorios.

En una buena época se puede lograr más 60% de parasitismos
(parasitar al gusano barrenador), que con la presencia de otros
enemigos naturales que existen en el campo se pueden reducir
notablemente las plagas en los canteros.

Otro insecto benéfico

El Diatraea sacharalis afecta a la caña desde el momento en que
se la siembra hasta los 10 meses, es decir, cuando se está
preparando la cosecha. Pero cuando tenemos enemigos naturales
disminuye la presencia de la plaga y por ende, vamos a ver una
plantación sana al momento de la cosecha, añade Fajardo.

El gusano perfora el tallo de las plantas, lo cual hace que estas
se marchiten y mueran.

Otro insecto benéfico que asimismo cría la Unión de Cañicultores
es una especie de avispa muy pequeña llamada Apanteles flabipes,
que tiene un ciclo biológico de dos semanas y que también ataca
al barrenador.

Cuando no existe esta especie de soldados que protegen a las
plantaciones los daños pueden ser superiores al 15%, al 20% o
más. Es decir, en vez de coger de una plantación 100 toneladas
solo se cosecharían 80.

Al momento de lanzar la mosca o la avispa a los canteros este
debe estar limpio, así como tampoco pueden usarse productos
químicos que las mate.

La idea es propagar esta técnica, llegando a la mayor cantidad
posible de productores independientes de caña de azúcar.

Con unos 20.000 insectos benéficos en adelante refiere Fajardo,
se podría ayudar a contrarrestar de manera importante el grado
de daños que ocasiona el gusano.

El gremio de los cañicultores tiene ya todo preparado para
continuar la procreación masiva de la Pharateresia, pues en pocos
días estará listo el moderno local del Departamento de
Entomología, donde se realizará la cría.

La indexación azucarera resultó positiva

El desarrollo de cañicultores independientes no hubiera sido
posible sin el sistema indexado de precios.

Astolfo Pincay, presidente de la Unión Nacional de Cañicultores,
recuerda que hasta antes de 1988 el problema fue la imposición
de precios bajos, que motivó la deserción de los cañeros.

Después del 27 de junio de 1988 (cuando a través de un acuerdo
se puso en práctica la indexación), los cañicultores renovaron,
mejoraron e incrementaron las áreas de siembra para después del
92 lograr la autosuficiencia en producción, sostuvo.

¿Qué significa el sistema indexado de precios?, consiste en que
los ingenios pagan al productor por cada tonelada de caña el 75%
del precio vigente del saco de azúcar en el mercado.

Una tonelada en pie debe tener como base 13 grados pol (contenido
de sacarosa, azúcar), debiéndose pagar un adicional de 3,3% por
grado superior al mencionado.

A criterio de Pincay, este porcentaje de la indexación debe ser
más del 75% para poder estimular la producción de cañera y
mejorar la competitividad del sector.

Este mecanismo podría aplicarse a otros sectores del agro, en el
que continuamente los campesinos se ven afectados por precios que
no compensan los costos de producción.

Los cañicultores exportarán su tecnología
La selección de las mejores plantas para lograr cultivos más
productivos y sanos, es una necesidad del sector cañicultor.

Es por eso que estamos montando un laboratorio de biotecnología,
que justo con el de entomología lograremos en el futuro no solo
dar servicio a los cañicultores sino vender nuestra tecnología
al exterior, señaló Pablo Rizzo Pástor, director Ejecutivo de la
Unión Nacional de Cañicultores.

A través de meristemas, o sea las mejores partes del mejor tallo,
se pueden reproducir plántulas en el laboratorio para luego
llevarlas al campo para la siembra.

Según dijo ya tienen los semilleros para obtener la semilla
básica. A partir de allí se selecciona la variedad que no tenga
raquitismo y la escaldadura foliar.

Cuando se tengan ya semillas registradas (libres de enfermedades
y analizadas por la Unión de Cañicultores), se empezará a
entregarlas a los cañeros. La inversión propia de los
productores, entre las 80 hectáreas en producción y los
departamentos de entomología y biotecnología superan los US$ 500
mil dólares.

Con ello se logrará incrementar los niveles de productividad para
obtener mejores réditos.

LAS CIFRAS

71.500 Hectáreas de caña de azúcar existen en Guayas, Cañar,
Imbabura y Carchi, Loja, Los Ríos.

42.900, o sea el 60% del total de las hectáreas sembradas
pertenece a los cañicultores independientes.

17.000 son las hectáreas adicionales para fabricar panela,
alcohol, aguardiente y caña fruta.

6 ingenios existen en el Ecuador: La Troncal, San Carlos, Valdez,
Lancem, Monterrey e Isabel María. (Texto tomado de El Universo)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayas



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.