Tormenta Electrica Fundio El Radar


Publicado el 05/Junio/1995 | 00:00

Quito. 06.05.95. Una tempesad eléctrica que se desató en Quito el
pasado 21 de abril dejó fuera de servicio al radar de Monjas,
informó ayer el director general de Defensa Civil, general Hernán
Quiroz.

Explicó que la tempestad eléctrica que se desató el pasado 21 de
abril en Quito "fundió el radar de Monjas", dejando fuera de
servicio el sistema, que está siendo reparado a la par que se
busca renovar el sistema con un moderno equipo de computación con
pantallas a color.

Indicó que pese al esfuerzo técnico realizado para reparar el
instrumento no se ha logrado dejarlo en óptimas condiciones.

"Por ética y responsabilidad la Dirección General de Aviación
Civil decidió dejarlo fuera de servicio ya que existen otras
ayudas de aeronavegación que permiten a las aeronaves aterrizar
con toda la confiabilidad del caso, siempre y cuando, cumplan con
los procedimientos establecidos que son publicados a nivel
mundial".

SIN EMBARGO EL RADAR NO ES INDISPENSABLE

Explicó que el radar no es un equipo o un sistema indispensable
para que se realice un aterrizaje seguro en el aeropuerto de
Quito. "Obviamente, es una excelente ayuda, pero no es un radar,
al menos con el que contamos en Quito, de precisión", señaló.

Insistió que la seguridad y precisión se la conllevada cuando el
radarista entrega en manos del piloto para que siga los
procedimientos del ILS, un sistema que le guía al piloto para
poder tener su ángulo y su dirección, es decir, le dirige conservando las
alturas respectivas hacia la
cabecera de pista".

Indicó que la DAC cuenta con los sistemas de radioayudas VOR,
DME, ILS y NBD, que han sido utilizados, incluso, antes de que se
activen los radares lo que permite operar a cualquier avión en el
aeropuerto de Quito.

Obviamente, insistió, el radar es una excelente ayuda porque
tiene además de los ojos del pilto, alguien que le está
colaborando, viendo en su pantalla, pero "lamentablemente desde
el 21 de abril el radar está fuera de servicio".

Dijo que la Dirección General de Aviación Civil espera solucionar
el problema del radar en el menor tiempo posible insistiendo en
que la novedad estuvo notificada cumpliendo con la obligación de
la aeronáutica mundial.

Puntualizó que los pilotos que tienen que volar hacia Quito deben
empaparse de las novedades y problemas que existen.

Pero, recalcó, debo indicar que desde el 21 de abril han
aterrizado en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito 936 aviones
sin ninguna novedad.

Al insistir en que si el radar hubiese estado trabajando
normalmente hubiese ayudado a prevenir el accidente, el general
Quiroz señaló que "efectivamente ya que el radar ayuda al piloto
ya que le ubica dentro de la ruta de aterrizaje".

No obstante, aclaró, esto depende de las causas que originaron el
accidente, en este caso si se trató de un accidente humano el
radar pudo ayudar. Si el accidente fue producido por una falla
mecánica, "creo que el radar no hubiese ayudado en nada".

SE MANEJA HIPOTESIS DE LA FALLA HUMANA

¿Qué mismo pasó con el Gulfsteam 2 accidentado en los cerros de
Sincholagua?. Unas versiones atribuyen este accidente a los daños
reportados en el sistema de radar de Monjas, otros a que se agotó
el combustible de la nave y algunos a una falla mecánica que
incluso preveía un aterrizaje de emergencia en Machala. Poco se
ha dicho de un error humano.

El piloto capitán José Sáenz presume que el origen del accidente
se debió a una falla humana que indujo a que el avión tomara una
ruta equivocada.

Dijo que el procedimiento normal de aproximación se inicia en
Condorcocha a 17 mil pies de altura, para seguir un descenso
controlado a 13.200 pies de altura, hasta realizar un viraje de
procedimiento que enfrenta el aparato a Monjas, a 12 mil pies de
altura. En su ruta el Gulfsteam tomó la radioayuda equivocada,
porque inició el procedimiento no en Condorcocha sino en Monjas
lo que orientó el viraje hacia las estribaciones de la montaña.

Otra razón podría ser una mala programación del "sistema
inercial" de instrumentos que se acopla al piloto automático en
cuyo caso ni las buenas condiciones climáticas, ni una maniobra
de emergencia serían suficientes.

Acotó que no hay posibilidad de que se haya agotado el
combustible, porque volaba sin sobrepeso y reabastecido con gran
autonomía de vuelo.

La falla mecánica es menos probable ya que de haberse previsto un
aterrizaje de emergencia en Machala, por esta causa, el piloto
hubiera preferido aterrizar en Guayaquil porque la distancia es
mínima (275 millas náuticas) y el terminal de Machala no permite
visibilidad nocturna para el aterrizaje, puntualizó.

En todo caso, acotó, los análisis de la "caja negra" que registra
todos los parámetros, diálogos y lo que sucede en la cabina serán
los únicos que determinen con veracidad la causa real del
siniestro.

DOLOROSA REPATRIACION DE VICTIMAS DE ACCIDENTE

Un avión tipo Jet privado arribó ayer a las 10h35 minutos a la
Base Aérea Mariscal Sucre de Quito. La nave transportaba a
Alberto Estenssoro, hijo de José Estenssoro, presidente de la
empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) de Argentina y un
representante personal del presidente Carlos Saul Menem.

Su rostro visiblemente demacrado y sus ojos llorosos fueron la
señal de aviso para los periodistas de que se trataba de un
familiar del alto funcionario petrolero fallecido en un accidente
aviatorio ocurrido la noche del miércoles en las estribaciones de
los cerros del Sincholagua.

El joven fue recibido por funcionarios de la embajada de
Argentina en Quito que le pusieron al tanto de lo ocurrido con su
padre.

Inmediatamente después, fue trasladado a un hotel de la capital
de la República, mientras se realizaban las gestiones de Ley en
el Departamento de Medicina Legal de la Policía Nacional, en
donde se practicaron las autopsias a los siete ocupantes de la
aeronave siniestrada.

Mientras tanto, un avión Hércules de la Fuerza Aérea de Chile
llegó unos minutos más tarde que el Jet privado argentino. La
aeronave chilena transportaba al ministro de Minería Benjamín
Teplisky y familiares de los altos ejecutivos chilenos que
perecieron en el accidente.

Familiares de Juan Pedrals Gili, Jorge Rodríguez Sobarzo y
Manfred Hezht Mitersteiner, llegaron hasta Quito para repatriar
los restos de los altos ejecutivos.

Alrededor de tres horas permanecieron en la capital de la
República mientras se cumplían los pasos legales en la Morgue.

Funcionarios de las embajadas de Argentina y Chile realizaron los
trámites legales para recuperar los féretros que fueron
herméticamente sellados y embalados en grandes cajones que fueron
embarcados en el enorme Hércules de la FACH.

El primer cajón en llegar a la Base Aérea Mariscal Sucre fue el
que transportaba a Jorge Rodríguez Sobarzo. Una capilla ardiente
fue preparada en la Base, aunque al final no fue utilizada ya que
se ordenó que los féretros sean embarcados en la aeronave.

Cuando faltaban unos minutos para que salga el avión, se produjo
un pequeño inconveniente, el hermano de Jorge Rodríguez Sobarzo,
quiso verificar si verdaderamente se trataban de los restos de su
hermano y llegó a pedir que se abra el cajón.

Varias fueron las explicaciones que lograron convencer de que se
trataba de su hermano y el viaje pudo concretarse.

En la aeronave chilena viajaron también los restos de los altos
ejecutivos petroleros argentinos.

El hijo y el delegado personal del presidente Carlos Saul Menem,
viajaron en el Jet privado. la nave partió a las 14h30.

TRISTEZA EN PETROLERA ENAP DE CHILE

El gerente general subrogante de la ENAP, Juan Zitko Carmona,
entregó en horas de la tarde del jueves un comunicado oficial, en
el que se dio cuenta de la "consternación y el más profundo pesar
del directorio de la empresa, por la irreparable pérdida sufrida,
con motivo del fallecimiento del gerente general, Juan Pedrais
Gili".

Similares sentimientos fueron expresados por el deceso de Jorge
Rodríguez Sobarzo y de Manfred Hecht. También se lamenta el
fallecimiento en el mismo accidente del presidente de la empresa
argentina. Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), José
Estenssoro y de otros altos ejecutivos.

EL DIRECTORIO DE ENAP

En parte de ella se manifiesta que la tragedia enluta a toda la
familia enapina y constituye uno de los hechos más dolorosos que
le ha tocado vivir. "Nos embarga el más profundo dolor y el
sentimiento de una pérdida que es irreparable, no sólo porque la
muerte lo es sino por la brillante trayectoria, la experiencia,
la capacidad y el aporte que entregaron a la Empresa Nacional de
Petróleo".

En los momentos de producirse el lamentable accidente, los
representantes de ENAP y de la Sociedad Internacional Petrolera
S.A. (Sipetrol), filial de la misma empresa, viajaban a Ecuador
para sostener diferentes entrevistas con las máximas autoridades
de energía ecuatorianas.

El fax y otros medios de comunicación no impidieron el viaje.
Había que ir para finiquitar acuerdos e iniciar exploraciones
petrolíferas en una nueva área en el oriente ecuatoriano.

Sus colaboradores más inmediatos. Mery Etérovic su secretaria
directa y personal de servicios menores, describieron al gerente
general de la Empresa Nacional del Petróleo de Chile (ENAP) ,
Juan Pedrals, como "un hombre de gran calidad humana, muy
profesional, excelente amigo y jefe".

En abril pasado había cumplido cinco años en el cargo de gerente
general de la compañía petrolífera.

Similares valores fueron resaltados por su hermano, Jorge
Pedrals. En el momento de ocurrir la tragedia se informó que su
esposa, June Gibbons Mac Leay se encontraba delicada de salud, lo
que impidió conversar con ella. (2A)

Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990