Solo Hay Avances Parciales


Publicado el 14/Junio/1995 | 00:00

Quito. 14.06.95. Hasta diciembre del año pasado, las placentas de
la Maternidad Isidro Ayora desbordaban los sifones y a veces
taponaban las alcantarillas.

Las gasas ensangrentadas, bisturís, sueros, jeringuillas, prendas
sucias y hasta miembros amputados de varios hospitales de Quito
terminaban, como cualquier basura inofensiva, en containers sin
tapa, y finalmente al aire libre en el basurero de Zámbiza.

Una serie de artículos publicados por HOY, el mes de diciembre,
denunciaron que el desastroso manejo de la basura hospitalaria en
Quito resulta una seria amenaza para la salud y el medio
ambiente.

En ese entonces, las autoridades del Ministerio de Salud, la
Empresa Municipal de Aseo (EMASEO) y varios directores de
hospitales hicieron una serie de ofrecimientos.

Retomamos el tema y encontramos avances parciales, pero también
nuevos interrogantes. ¿Habrá recursos financieros para que
funcionen los sistemas de procesamiento de desechos, cuando oímos
al ministro de Finanzas decir que no hay plata para nada?
¿Cuántos hospitales han modificado sus procedimientos, cuando
EMASEO afirma que, aparte del Metropolitano y alguno más, la
mayoría sigue mezclando la basura común con la peligrosa?
¿Pasaremos de los seminarios, los talleres y la "concientización"
a los sistemas higiénicos de eliminación de los desechos? El
tiempo y el tema apremian. El peligro de manejar a la luz del día
los desechos hospitalarios exige soluciones inmediatas.

¿SON SUFICIENTES LOS SEMINARIOS Y LAS PROPUESTAS?

En el Ministerio de Salud nos informan que las acciones del
primer Plan de Manejo de Desechos Sólidos en Establecimientos de
Salud -que se inició en abril del año pasado- "avanza con éxito".

"De siete hospitales con los que iniciamos el plan piloto hoy
trabajamos en 12 a nivel de la ciudad de Quito y sus alrededores.
Además contamos ya con un Comité Interinstitucional, y tenemos
comités regionales en Guayas y Azuay".

¿En qué consiste el "éxito"?

Consuelo Meneses, coordinadora del Plan de Manejo de Desechos
Sólidos del Ministerio de Salud, señala que en estos meses se han
organizado talleres y seminarios para capacitar a los
trabajadores de la salud, y se ha brindado asesoría a los
hospitales.

- Pero en concreto, ¿qué se ha hecho en estos meses para mejorar
el tratamiento de los desechos hospitalarios?

Con Fundación Natura estamos trabajando un manual de normas y
procedimientos, que saldrá en un mes. Lo que existe ahora son
planes que ya están funcionando: se está separando los desechos
comunes de los infecciosos; se está utilizando de mejor manera
los recipientes; se está habilitando incineradores que existen y
optimizando su funcionamiento; se está inactivando in situ los
desechos; rehabilitando compactadores y trituradores...

- ¿Hay todavía casos en los que el tratamiento es inadecuado?

Sí. Fuera de los 10 hospitales en los que estamos trabajando
nosotros creemos que todavía no hay un manejo adecuado.

- O sea que más de la mitad de los hospitales todavía no tienen
un tratamiento higiénico de sus desechos.

Creo que no se da un tratamiento integral, pero sí existe un
tratamiento interno.

- ¿Cómo se financiará el nuevo manejo de los desechos?

La idea es optimizar la utilización de los recursos ya
existentes. Hemos pensado en los convenios interinstitucionales
para no desperdiciar nada y centralizar el trabajo, por ejemplo
en lo que tiene que ver con la incineración de desechos
peligrosos. Hemos pensado además en reciclar material, sobre todo
plástico.

Aunque parece haber muy buena voluntad por parte del Ministerio
de Salud, algunas propuestas son todavía eso, simples propuestas
y pensamientos que no han llegado a nada formal.

En el Hospital del Seguro Social nos dicen que en un año el
Ministerio solo ha convocado a dos reuniones. El director,
Alberto López, afirma que desconoce que existan propuestas para
que el hospital alquile su servicio de incineración a otros
hospitales y clínicas que no cuentan con hornos crematorios,
cuando ese fue un ofrecimiento que hicieron las autoridades de
salud en diciembre del año pasado.

"No nos han pedido nada. Hoy nosotros prestamos nuestro
incinerador ocasionalmente, cuando alguna clínica nos solicita",
dice López, y agrega que al momento el incinerador que elimina
los desechos peligrosos está subutilizado en un 50%, que bien
podría ser utilizado por otros centros de salud.

EL INCINERADOR QUE NUNCA FUNCIONO

Según el director del Hospital Eugenio Espejo, Miguel Serrano, la
semana pasada por fin se puso en funcionamiento el incinerador
que compró hace varios años la institución, y que nunca funcionó.


"Ya nada irá a la basura normal. Todo se está tratando con el
incinerador", dice el médico, y nos explica que el nuevo
tratamiento que se está dando a los desechos hospitalarios
funciona gracias a una serie de ahorros que se hace del
presupuesto.

Lo que nos preguntamos es si este proceso científico no corre el
riesgo de estancarse por falta de recursos fijos. "Todo puede
suceder -dice Serrano-. Solo hay que pensar que del año pasado el
Ministerio de Finanzas nos debe más de 1.000 millones de sucres,
y de los cinco primeros meses de este año alrededor de 800
millones. Entonces, puede llegar un momento dado en que no nos
entreguen las alícuotas y tendremos que retornar al mismo sistema
antihigiénico y anticuado que se ha venido manejando durante los
63 años de vida de este Hospital".

"SIGUEN SACANDO TODA LA BASURA JUNTA"

Julio Alvarez, director de la Empresa Municipal de Aseo (EMASEO),
también hizo algunos ofrecimientos en diciembre.

Aseguró, en primer lugar, que para enero de este año empezaría a
regir una ordenanza municipal para normar la forma de recolección
de los desechos.

La ordenanza fue aprobada recién el 15 de mayo de este año ("por
los problemas en el Concejo") y realmente no ayudará mucho sino
hasta después de 180 días, cuando deje de ser una disposición
transitoria y se convierta en la Ordenanza de Desechos
Hospitalarios e Industriales Tóxicos.

El director de EMASEO informó también que ya está listo el
vehículo especial que ofreció para retirar los residuos
peligrosos. El carro recolector, sin embargo, empezará a
funcionar cuando se coordine el trabajo con los hospitales. El
funcionario dice que el próximo mes.

Sobre el destino final de los desechos, al parecer hay cambio de
planes. Alvarez había ofrecido que una vez listo el relleno
sanitario de El Cabuyal, los residuos serían aislados en una
celda especial. Hoy el director de EMASEO dice que el destino
final de la basura será Zámbiza, y que no se realizará un relleno
de seguridad, porque, insiste, "cuando la basura está tratada ya
no es necesario". ¿Por qué entonces el ofrecimiento de diciembre?

Alvarez afirma que todavía hoy la mayoría de hospitales -"excepto
el Metropolitano y alguno más"- no dan ningún tratamiento a la
basura peligrosa. "Siguen sacando toda la basura junta". Entonces
sigue siendo necesaria la celda especial.

Por lo pronto, la basura sigue rumbo a Zámbiza. Aunque por fin
parece que existe conciencia de la peligrosidad de los desechos
hospitalarios. Por eso hoy, algunos hospitales introducen la
basura peligrosa en fundas selladas, y EMASEO la cubre todos los
días para evitar el contacto con animales y minadores. ¿Será ésto
suficiente? (5B)

Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990