SISTEMA RESPONDE CON TRANQUILIDAD POR CIERRE DE FILANBANCO


Publicado el 19/Julio/2001 | 00:00

Quito. 19 jul 2001.El sistema financiero ecuatoriano respondió con
tranquilidad y cautela al anuncio de cierre del Filanbanco, uno de los
mayores del país, que subastará su cartera de depósitos y activos entre
otros bancos privados.

El nerviosismo que causó la decisión del Gobierno de cerrar dicha entidad
no se tradujo en una retirada masiva de depósitos en otras entidades,
como temían algunos analistas, demostrando en el primer día de la medida
la estabilidad del sistema financiero local.

Al cierre de las operaciones "todo parece normal", confirmó a EFE un
operador bancario, aunque indicó que se debe vigilar la situación de todo
el sistema en los próximos días.

El Gobierno de Quito anunció el martes el cierre del Filanbanco hasta
mañana, viernes, periodo en el que intentará subastar las carteras de
depósitos y activos entre otros bancos interesados.

El Filanbanco pasó a manos del Estado el primero de diciembre de 1998
tras retirar de su administración a los ex propietarios, William y
Roberto Isaías, acusados por la justicia ecuatoriana de uso ilegal del
dinero de sus depositantes y de prófugos con residencia en Miami.

El ministro de Economía, Jorge Gallardo, afirmó que "la medida responde a
un proceso que ha sido estudiado cuidadosamente y analizado con seriedad
y anticipación", para que el Estado no destine un solo dólar más a
salvarle, ya que ha costado más de 1.400 millones.

Gallardo indicó que la firma internacional "ING Barings se encargará de
la parte técnica y operativa para la estructuración de los paquetes" de
activos y depósitos, así como del plan de privatización.

Según el superintendente de Bancos, Miguel Dávila, el proceso constará de
tres etapas que incluyen la venta de la cartera de créditos fáciles de
recuperar, las tarjetas de crédito; la privatización de pasivos difíciles
de cobrar y la subasta de activos fijos.

A partir del lunes, el Filanbanco informará a sus clientes sobre la
dirección de sus operaciones, entre los veinte bancos privados que se han
apuntado para la subasta.

La tranquilidad con la que ha reaccionado el sistema financiero y el
mercado tornan optimista el panorama para la solución de la crisis
bancaria que Ecuador arrastra desde 1998, pero que se agudizó en marzo de
1999 cuando fueron intervenidas una veintena de instituciones que
afrontaban problemas de liquidez.

Según informes oficiales, dieciséis entidades financieras se encuentran
actualmente en proceso de liquidación, saneamiento o reestructuración,
mientras que el Banco del Pacífico fue absorbido en su totalidad por el
Banco Central.

Finannova y la Mutualista Previsión y Seguridad ya han sido liquidadas y
se están saneando Tungurahua, Financorp, Finagro, Azuay, Occidente,
Progreso, Préstamos, Popular, Bancomex, Unión, Crédito, financiera Necman
y Valorfinsa.

Una decena de ex propietarios de la entidades intervenidas están siendo
procesados por la justicia, acusados de estafa a sus clientes, al Estado
o de irregularidades en el manejo de dichas entidades.

Sólo dos ex propietarios, Fernando Aspiazu (Banco del Progreso) y
Alejandro Peñafiel (Banco de Préstamos), cumplen condena en una cárcel de
máxima seguridad de Quito.

Los prófugos son Nicolás Landes (Banco Popular), los hermanos Isaías
(Filanbanco), Arturo Quiroz (Banco del Pacífico), Leonidas Ortega
(Continental), Alvaro Guerrero (La Previsora).

También la justicia ecuatoriana contribuyó con el Ejecutivo para acabar
con la crisis financiera.

El Tribunal Penal Cuarto de la provincia de Pichincha condenó a ocho años
de prisión a Fernando Aspiazu por irregularidades en el manejo de dinero
del Estado y en los depósitos de sus clientes confiados en el Banco del
Progreso.

El juez quiteño Luis Costales encontró culpable a Aspiazu del delito de
"peculado bancario" o hurto del erario confiado a su administración.

La acusación particular contra Aspiazu precisa que el ex banquero
"distrajo fondos" confiados en el Banco del Progreso, a través de
"arbitrios fraudulentos".

El abogado defensor de Aspiazu, Calixto Vallejo, rechazó la sentencia
condenatoria de su cliente, insinuó que apelará el fallo y que iniciará
acciones legales contra el juez Costales.


Desconcierto y malestar por cierre de Filanbanco

Filanbanco ya no abrió sus puertas ayer. Centenares de clientes y
trabajadores se concentraron, desde las 08h00, en el edificio matriz
(Nueve de Octubre y Malecón) para conocer la situación financiera de la
entidad.

El resguardo policial se intensificó alrededor de las 10h00, cuando los
empleados intentaban ingresar a la institución para definir los términos
de la desvinculación de personal. Cuarenta minutos después se les
permitió el ingreso.

En las sucursales del resto del país se vivió ambiente de incertidumbre.
Los clientes aceptaron esperar hasta el próximo lunes para conocer el
destino de sus depósitos.

La primera subasta de los activos y pasivos de Filanbanco, prevista para
ayer a las 16h00, no se concretó. La excusa fue que el ING Barings
continúa revisando estos paquetes, una vez que la banca privada pidió que
no sean 12 sino 21 los que entren en el proceso.

LO QUE QUERÍA SABER

¿Cuándo retiraré mi dinero?

Los depositantes que tienen hasta 300 dólares podrán acercarse a las
ventanillas de Filanbanco el lunes 23 de julio. Las cuentas de mayor
monto serán asignadas a un banco privado.

¿Podré seguir emitiendo cheques de Filanbanco?

No se podrá hacerlo porque Filanbanco ya no está operativo. Ningún banco
lo aceptará porque saldrá protestado.

Cuando me transfieran mi cuenta a otro banco, ¿tendré las mismas
condiciones que había pactado con Filanbanco?

Hasta donde se sabe, el dinero pasará con las mismas tasas de interés
y, en el caso de las pólizas y deudas, con iguales plazos y
vencimientos.(Diario Hoy)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.