Orejas para Cartagena y Morenito de Aranda


Publicado el 01/Diciembre/2003 | 00:00

El público de Quito vive la fiesta de los toros con una alegría sin límite, convertida con notable facilidad en espontáneo y generoso apoyo a los toreros. Esta condición de entusiasmo a flor de piel desciende de las gradas al ruedo y aupa el triunfo de los espadas aun en las circunstancias de dificultad y riesgo que se vivieron ayer en la Plaza de Toros Quito pues, a excepción de la segunda de la tarde, las reses poco ayudaron a los novilleros Roberto Rivera y ‘Morenito de Aranda’, como al rejoneador Andy Cartagena que formaron parte del cartel del segundo festejo de feria.
Con tres cuartos de los tendidos de la plaza ocupados por aficionados, se lidiaron novillos de Carlos Manuel Cobo y El Pinar de disparejo comportamiento. Destacaron, por su calidad, el primero del lote de Aranda, y por su mansedumbre el sexto de la tarde.
Roberto Rivera, de ciruela y oro, cumplió una discreta actuación, acusando los vacíos técnicos que derivan de su falta de rodaje y experiencia. Poco pudo hacer ante su descastado primero, un novillo de feo estilo, soso y de cortas embestidas que al final le propinó una fuerte voltereta; sin embargo, fue ovacionado. En el cuarto, el novillero local no logró resolver las complicaciones de un ejemplar que tomaba la muleta con violencia y sin clase. Intentó el toreo sobre los dos pitones pero sus dudas terminaron por descomponer a la res; escuchó dos avisos por fallar con la espada. La gran disposición de ánimo del público se puso en evidencia durante la lidia del segundo de la tarde, un novillo que tomó los engaños con calidad y nobleza y al que ‘Morenito de Aranda, de espuma de mar y plata, recetó una faena vibrante que pronto, muy pronto conectó con los tendidos. El coleta español manejó el capote y la muleta con un pundonor desbordado presente en alardes espectaculares que derivaron en falta de asiento y excesivas prisas. Cortó una oreja tras una estocada de rápido efecto. En el quinto hubo algo más de compostura cuando intentó el toreo de mano baja por los dos pitones y dio una vuelta al ruedo.
Andy Cartagena no logró mostrar su dimensión de gran figura del toreo a caballo, se vio sorprendido por su encastado y terciado primero, de prontas y largas embestidas que determinaron repetidos pitonazos en la grupa de sus cabalgaduras, prendió banderillas de manera espectacular y, pese a matar en forma defectusosa, se le concedió una oreja.
En que cerró la tarde, Cartagena debió esforzarse para sortear las violentas e inciertas acometidas de un descastado y peligroso novillo. Destacó con Esfuerzo y Polvorilla al colocar, con riesgo y espectacularidad, banderillas largas y cortas en terrenos comprometidos. El público rompió en un rotunda ovación al ejecutar la suerte de la rosa, mató con rapidez y surgió el unánime pedido de una oreja que finalmente no fue concedida, su meritoria tarea fue premiada con una vuelta al ruedo.
Desde el burladero
Una interesante segunda corrida de feria se realizó ayer en el Coso de Iñaquito. El público asistió en buen número. La plaza estuvo casi llena. Solo se observaron algunos claros en los tendidos bajos de sol y sombra.
Pese a que en Quito se cumplieron algunas actividades con motivo de las festividades de la ciudad y el Campeonato Ecuatoriano de Fútbol, el aficionado taurino llegó en buen número a la Plaza para presenciar la segunda corrida de feria, que en esta ocasión fue una novillada y el toreo a caballo.
Entre los aficionados se pudo advertir la presencia de varios los concejales del Municipio del Distrito Metropolitano, entre ellos Mauricio Pinto y Andrés Vallejo.
Esta vez la reina de Quito, María Lorena Maldonado, sí llegó a tiempo a la plaza.
El ingreso a la plaza estuvo muy bien coordinado. No obstante, algunos aficionados se quejaron porque, en unos casos, se permitió el ingreso sin boleto de niños pequeños.
Un cartel pegado en las puertas de ingreso señalaba que todo niño debía pagar su boleto. Indiscutiblemente la atracción del cartel era el rejoneador Andy Cartagena, quien trajo al país toda su cuadra, que incluye seis caballos con los que realiza su faena.
(XP)

El cartel de hoy

Plaza de Toros Quito
Lunes 1º de diciembre

Festival del artetoreros
Julio Aparicio
Víctor Méndez
Miguel Báez "Litri"
Antonio Campana
Santiago Vidal

Rejoneador
Andy Cartagena

Ganaderia
Se lidiarán 6 toros de varias ganaderías

El Festival del Arte, una vez más, entra en el abono quiteño. A este festejo se apuntan seis toros de las distintas ganaderías que son parte de la Feria "Jesús del Gran Poder". Los toros para el festival llegarán de ganaderías como Santa Rosa, El Pinar, Cobo Albornoz, Carlos M. Cobo. Mirafuente y Huagrahuasi.

El futuro de la Feria de Quito

La Feria de Quito, como espectáculo, convoca tarde a tarde a miles de personas y goza de un estupendo estado de salud. Ayer se llevó a cabo la primera novillada de feria que contó con el plus de la presentación del rejoneador Andy Cartagena. Pese a que en la ciudad se llevaron a cabo varios actos paralelos, la concurrencia de público fue notable: los tendidos de la plaza dejaron ver muy poco cemento. El compromiso de los quiteños con la fiesta de los toros y la gran aceptación de las corridas entre los jóvenes asegura muchos años de supervivencia del evento central de las Fiestas.

El espectáculo de los caballos toreros

El público quiteño disfruta del arte del toreo a la jineta

Ayer tributó grandes ovaciones al rejoneador Cartagena
Se lidiaron novillos de Carlos Manuel Cobo y El Pinar de homogénea presentación y desigual comportamiento que promediaron un peso de 425 kilos. Las reses con el hierro de Cobo resultaron mansas y de defensivas embestidas, la primera; de calidad y de rítmicas acometidas, la segunda y mal presentada y encastada, la tercera. Los tres de El Pinar, manso y sin clase el corrido, en cuarto lugar, manejable en la muleta, el quinto y manso y muy peligroso; el sexto de la tarde.
Cabe anotar que el segundo Petenero de Carlos Manuel Cobo fue aplaudido al momento del arrastre.
En la labor de las cuadrillas cabe destacar un estupendo puyazo de picador nacional Naún Salazar, la correcta brega de Pablo Santamaría y Manolo Marín y la eficacia y calidad al prender las banderillas de Milton Calahorrano y Gabriel Caza, el hijo de Neptalí Caza, ‘El Tortuga’.
Con especial atención siguieron los aficionados la actuación de la cuadra de caballos toreros del joven Cartagena. Capote, el caballo lusitano con que hizo el paseillo; Pinocho, utilizado para banderillar; Esfuerzo y Polvorilla, exhibidos a la hora de colocar banderillas cortas en la suerte del violín y la rosa generaron entusiasmo por sus hermosas hechuras, valor y torería.
Al término de la lidia del tercero de la tarde, primero del lote del rejoneaor Cartagena, el personal de areneros de plaza procedió a reacondicionar el ruedo. (SAG)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.