Nueve Medidas Para Bajar Al Dolar


Publicado el 24/Noviembre/1999 | 00:00

Quito. 24 nov 99. Entre las decisiones está subir las tasas de
interés para atraer las inversiones en sucres. Se espera que la
emisión de moneda en el 2000 suba 70 por ciento.

El incremento en la cotización del dólar obligó ayer al Banco
Central del Ecuador (BCE) a modificar el programa monetario y
financiero. Las medidas fueron anunciadas a las 13:35, tras el
cierre del mercado, por el presidente del Directorio del Emisor,
Pablo Better.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) fue informada
sobre el nuevo programa monetario (ver B1). "No creo que haya
replanteamiento de metas. Es un poco prematuro contestarlo.
Tenemos una misión en el Ecuador y esperamos que el cronograma
con el FMI se mantenga más o menos en lo que estaba establecido".
El objetivo del programa es lograr un equilibrio entre la demanda
de dólares y los sucres que están en el mercado. Según el estudio
del BCE los agentes económicos están en capacidad de demandar más
dólares porque poseen sucres, por lo que se anunciaron nueve
medidas en función de reducir la liquidez de dinero.

En primer lugar se establecerá un flujo máximo de recursos a
disposición de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) por un
monto de acuerdo con la programación monetaria. Significa que la
AGD deberá definir una reprogramación de pagos. Si hay un nuevo
calendario de pagos para los clientes de los bancos en
saneamiento, la decisión deberá tomarse en el Directorio de esa
Agencia.

La medida incluye a los pagos a los depositantes y las
operaciones de líneas de crédito de comercio exterior
garantizadas por la AGD. La estrategia debe complementarse con
"una política dinámica del manejo de los activos a fin de
financiar los requerimientos de liquidez de los depositantes".

Luego, se plantea renegociar los pagos de las entidades en manos
de la AGD, que por líneas de comercio internacional, tienen con
los bancos del exterior. La idea sería tener un banco que lidere
esta renegociación. Tercero, el programa de descongelamiento de
depósitos debe ser coincidente con el monetario.

En cuarto lugar, el BCE ha solicitado un mayor control a la
Superintendencia de Bancos, de la posición en dólares de las
entidades bajo su control para evitar un alza en la cotización
de la divisa mediante sancionas a los bancos que no cumplan con
las disposiciones. Quinto, las instituciones financieras deberán
cubrir los saldos de cámara de compensación al inicio del día.
Su primera transacción cubrirá cualquier deficiencia producida
el día anterior.

Entidades y empresas del sector público realizarán las
operaciones de compra-venta de divisas en el BCE. Las cuentas de
estas entidades permanecerán en el Emisor para evitar que
presionen al tipo de cambio. Séptimo, el BCE y el Servicio de
Rentas Internas (SRI) cruzarán información para verificar que las
operaciones de compra de divisas por las exportaciones se cumplan
de acuerdo a la Ley.

Ocho, los excesos de liquidez de bancos bajo control del Estado
se destinarán a prepagar los créditos en el BCE o se deberán
emitir bonos de estabilización monetaria. Noveno, las tasas de
interés de corto plazo se incrementará a 150 por ciento la pasiva
(minibems) y a 160 por ciento la activa (repos). La interbancaria
(que se prestan entre los bancos) pasó a 100 por ciento, cuando
antes se ubicaba en 88 por ciento

Las nuevas metas del 2000 son: crecimiento de la emisión
monetaria en 69,6 por ciento; incremento de la Reserva Monetaria
Internacional en USD 551 millones; expansión del circulante en
-29,8 por ciento.

Además se contempla que el crédito interno neto al sector público
no financiero debe caer 45,5 por ciento y al sector financiero,
un 118,6 por ciento.

La intención de subir los intereses es inclinar las preferencias
de los agentes por inversiones en sucres. Es decir, que los
tenedores de dólares se cambien a sucres". El incremento se
mantendrá hasta que el mercado se normalice. En opinión del
analista Roberto Machuca, las medidas tienen un costo alto porque
los bancos se verán obligados a cerrar totalmente las líneas de
crédito y será contraproducente para los sectores productivos,
que quedarán marginados". Ayer la divisa promedió en 18 841
sucres a la compra y 19 062 a la venta, 291 y 147 sucres más que
el lunes.

Hoy, la pro forma del 2000

El Congreso en pleno inicia hoy el debate final para la
aprobación del presupuesto del 2000. La coincidencia de cuatro
de los cinco informes elaborados por la Comisión de lo
Tributario, de reducir el monto del pago de la deuda pública y
reasignarlo al sector social, y la apertura de los bloques de
oposición para llegar a un entendimiento, hace prever que se
producirá un acuerdo.

Previo al tratamiento del presupuesto, está previsto que, a
partir de las 09:00, el Parlamento reciba en sesión reservada al
Presidente del directorio de Banco Central, el Ministro de
Finanzas, el Superintendente de Bancos y el Ministro Secretario
de Economía. Ellos informarán sobre el estado de la economía del
país. Luego de escucharlos, los diputados se instalarán, a las
15:00 en sesión permanente, para debatir la pro forma. Y
justamente para que no se empantane la sesión, que se prevé será
larga, el presidente del Congreso, Juan José Pons, se reunió, la
tarde de ayer, con los jefes de bloque (no asistió Xavier Neira,
jefe de bloque del PSC) y autoridades del Banco Central.

Pero, en horas de la mañana, los voceros de los bloques del PSC,
PRE e ID, que suman 70 diputados (la mayoría legislativa es 63)
coincidían en que no dejarán que la pro forma entre en vigencia
por el ministerio de la ley. "La pro forma es engañosa. Se han
escondido ingresos y subestimado gastos". Esta posición del PSC
fue expresada por Simón Bustamante, quien además dijo que esta
bancada está abierta a llegar a entendimientos con otros bloques
para reasignar recursos para sectores como la Función Judicial,
Banco Nacional de Fomento, Salud.

Paco Moncayo, jefe del bloque de la ID, mientras tanto, recalcó
que en los cinco informes hay muchos puntos en común. Por eso
buscarán que se vote primero por los temas coincidentes.

Moncayo afirmó que no ha sido posible un entendimiento con la DP,
porque "hay una obsesión del Gobierno de querer destinar el 54
por ciento del monto de la pro forma para el pago de la deuda".
Alexandra Vela (DP) ratificó la tesis del Gobierno, de que si no
se aprueba un presupuesto financiado con ingresos permanentes se
incrementaría el déficit, lo que pondría en riesgo la firma de
la carta con el Fondo Monetario Internacional.

Jorge Marún, jefe del bloque del PRE, dijo que hay un común
denominador en la mayoría de los informes y se refiere a la
reducción del monto de la deuda, del 54 al 44 por ciento, para
liberar recursos, que el legislador los estima entre 480 y 500
millones de dólares, para destinarlos al sector social. "En esa
línea de darle un perfil social al presupuesto". (Texto tomado
de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.