Nueva Orleans, más allá del Katrina


Publicado el 10/Septiembre/2005 | 00:00

Durante las últimas semanas, Nueva Orleans ha sido un punto irradiador de información para todo el mundo. El Katrina arrasó la ciudad del jazz y reducto de la cultura mediterránea en los Estados Unidos. Pero no solamente la música tiene un puntal en esta ciudad llena de arte.
Es posible que Nueva Orleans demore años en volver a ser como antes del Katrina, pero su literatura seguirá, seguro, tan vital como siempre. Muestra de esa literatura es la novela La conjura de los necios, de John Kennedy Toole, donde esta ciudad es el escenario perfecto para la delirante historia de Ignatius Reilly, adiposo erudito excéntrico, mediante el cual Toole nos va revelando poco a poco el espíritu de la urbe.
Pero Reilly no es el único personaje genial en La conjura de los necios. Bajo la pluma de Toole, va desfilando toda una fauna de creaciones que forman un mosaico que, sin pretenderlo, refleja la complejidad de la sociedad de N. Orleans.
Los negros están también caracterizados, logrando personajes francamente cómicos -tono dominante de la novela- pero, al mismo tiempo, llenos de aristas. Los negros son los obreros, los músicos, quienes mueven Nueva Orleans desde dentro; llenos de recursos, enfrentan la discriminación no sin poco trabajo.
También está el empresario, que se muestra como la contraparte necesaria de la miseria. El lujo, el despilfarro, siempre aprovechados para la comedia, redondean esta involuntaria radiografía de la ciudad.
Y, como no, también está Nueva York, filtrada por la caótica visión de la remota amante de Ignatius. Ambos puertos son reflejo y envés uno del otro.
John Kennedy Toole supo captar la esencia de su sociedad mucho mejor que las versiones oficiales, que siempre aplanan o folclorizan. Tal vez por eso, sus obras no fueron reconocidas sino después de su muerte, que ocurre por su propia mano cuando tenía 32 años.
Es la comedia de John Kennedy Toole de naturaleza amarga, provoca una risa siniestra, nos reímos de las miserias de sus personajes porque, de alguna manera, las sentimos propias. De la misma manera que ahora sentimos propia la tragedia de la ciudad. (YM)

EL AUTOR

John K. Toole (Nueva Orleans, 1937-1969) es uno de los novelistas estadounidenses de la segunda mitad del siglo XX.
Durante su vida solo publicó una novela, La biblia de neón, que no produjo mayor efecto en la crítica. En 1980, se editó póstumamente La conjura de los necios, que, de inmediato, le dio fama internacional.

Palabra en el tiempo

El silencio de las hormigas

Por Efraín Villacís

Hablar de la nada, es decir de que ya nada queda por delante para quien ha vivido mucho o para el que no tiene otro modo de vivir que el cometer, o hacer, cosas que son ineludibles, pues su conformación físico-psíquica no le permite más o, por lo menos, algo diferente, fuera de lo que la cotidianidad social llama ‘normal’.
Es tema literario por excelencia y le va bien a las historias cortas -bien narradas e irónicas, a pesar de más de un demasiado artificioso final-, del argentino Carlos Chernov, autor de Amores brutales.
"Ya no me queda nada por delante", se oye decir a una mujer vieja. Ha sido madre, buena y responsable, profesional de cierto éxito y, ahora, es jubilada con medalla en el pecho y una mensualidad decente que le permite viajar y disfrutar de ciertos paisajes, atuendos y personajes. Pero falta algo, no, en realidad queda algo que no ha sido realmente y ‘en su justa medida" conocido, manipulado, disfrutado: su libido.
El cuerpo, dependiendo de su edad, constitución y uso, puede provocar desde admiración hasta desprecio, un deseo profundo, visceral y alimenticio o una repulsión enfermiza que lleva al encierro, ocultamiento y, por qué no, al crimen.
El mayor crimen que una ciudadana de la llamada tercera edad pueda cometer -sin tomar en cuenta a la red y a los estudios psicosociales- es que aún su cuerpo desee el de otro, más joven, y que crea que el suyo es capaz de dar y recibir placer como si tuviera 20 años.
La dama del relato tiene exacerbado el sentido del tacto, tan abismalmente como el olfato de Jean Baptiste Grenoville en El perfume, de Suskind, y recurrirá a todas las armas posibles para conseguir tocar y ser tocada, pero con el detalle de que el otro sienta lo mismo por ella.
Logro imposible quizá, pero que ella cree merecer y por eso va por ahí buscando su anhelo bajo la justificación de que hay que abandonar la vieja ética de la sociedad actual, porque solamente los viejos ya no tienen nada que puedan perder.
El amor a su propio cuerpo lo dirige a otros, a los que ella ve; y cae en la desolación porque ellos ven el suyo como es: viejo. La culpa está en el egoísmo de una juventud convencida de que lozanía es necesariamente sinónimo de belleza.
El tacto no requiere de luz, apenas del calor natural de los cuerpos; amar anula la aspereza de la piel, y el deseo, con la experiencia y el conocimiento, se resuelve, por ejemplo, al saber que el sabor de la carne de un gato es ácido si ha muerto con miedo.
Lo dice el gourmet -no la dama, pues no existe- quien ha ensordecido más con el grito de las hormigas en aceite que con el de las gallinas durante el degüello.

El Alfaguara da todo menos tranquilidad

Wolf confiesa que desde que recibió el premio no ha vuelto a escribir

SANTO DOMINGO.- La escritora argentina Ema Wolf, autora junto a Graciela Montes de El turno del escriba, Premio Alfaguara 2005, aseguró hoy que el galardón le ha "cambiado el año, pero no la vida".
La obra se sitúa en 1298 y narra la historia del escribano Rustichello de Pisa que, durante su estancia en prisión en Génova, ve cómo su vida cambia cuando llega a su celda el viajero veneciano Marco Polo.
Las autoras han presentado su libro en España, Argentina, Colombia, Chile, Paraguay, Uruguay, México, Costa Rica, Panamá, Perú, Guatemala y Santo Domingo.
Con una sonrisa, Wolf admitió que se siente tan viajera como Marco Polo, aunque, por supuesto, en mejores condiciones, y dijo que no es sencillo manejar "de golpe" la exposición mediática en la que se vieron inmersas.
La autora, nacida en Carapachay, provincia de Buenos Aires, dijo que lo peor que podría hacer en estos momentos sería producir obras vertiginosamente para aprovechar el "cuartito de fama" que le ha dado el premio.
"Ahora hay muchos pedidos, editores que llaman y piden, y lo mío nunca fue escribir por encargo", indicó. (EFE)

Otros premiados

Las ganadoras de este año del Alfaguara empiezan a padecer la angustia del acoso mediático, pero no han sido las únicas.
"Fue gracioso porque Laura Restrepo (la anterior ganadora del premio) nos dijo a Graciela y a mí nada más saludarnos: "Chicas, no se preocupen, que dentro de un año habrá otro ganador"", recuerda Wolf.
También se lo advirtió el escritor español Javier Marías, quien les dijo que "habrá un momento en que van a perder hasta el sentido del humor".

RECOMENDADOS

Número 188 de Letras del Ecuador

Acaba de aparecer el número 188 de la revista Letras del Ecuador, esta vez bajo la dirección del poeta Julio Pazos. Incluye secciones dedicadas al ensayo, el cuento, la poesía y la crítica, además de entrevistas y artículos diversos.

Ensayos acerca de los sesenta

Editorial Libresa publica, dentro de su colección Fuera de Serie, el libro Los años de la fiebre, cuyo editor es Ulises Estrella. El volumen incluye testimonios de Fernando Tinajero, Agustín Cueva, Gonzalo Arango, Francisco Proaño...

Nueva novela de Cabrera Funes

Dentro de la colección Crónica de Sueños, aparece la novela Los malditos amantes de Carolina, del ecuatoriano Vicente Cabrera Funes. Más que una historia de amor, es una apasionante crónica acerca de su protagonista.

Edición nacional del Quijote

Libresa, en el marco de la conmemoración de los 400 años de la publicación de este libro, pone en circulación una nueva edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, dentro de su colección GOA.


Los Más vendidos

QUITO Española

1. El tócrata, Francisco Febres Cordero

2. El código Da Vinci, Dan Brown

3. El Zahir, Paulo Coelho

4. Quito: tradiciones, tomo V, Édgar Freire

5. Hermano lobo, Michelle Paver

6. Las venas abiertas de A. Latina, Eduardo Galeano

7. Los hijos del suelo, Francisco Febres Cordero

8. La culpa es de la vaca, Jaime Lopera

9. Quito imaginado, Milagros Aguirre y otros

10. La virgen de los sicarios, Fernando Vallejo

GUAYAQUIL El librero

1. El mánager al minuto, Blanchard y Spencer Jonhson

2. Esposa no esposada , Anne Kingston

3. La voz del conocimiento, Miguel Ruiz

4.Elemental, querido Chaplin, Rafael Marín

5. El verdadero Pablo, Astrid Legarda

6. El legado de un ángel, Emilio Ortega Vaca

7. TLCAN, diez años después, René Villarreal

8. El siglo de China, Oded Shenkar

9. Harry Potter: El príncipe..., JR Rowling

10. Mostrando Ecuador al mundo, Varios autores

CUENCA Sodirolibros

1. El gran ausente, Robert Norris

2. Santa Ana de las Aguas, Varios autores

3. El baúl de Sofia, Wilman González

4.La culpa es de la vaca, Jaime Lopera

5. Chocolate caliente para..., Jack Canfield

6. Fish, Stephen Lundein

7. El alquimista, Paulo Coelho

8. Bosque de los pigmeos, Isabel Allende

9. Padre rico, padre pobre, Robert Kiyosaki

10. Los secretos del Código, Dan Burstein

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.