Nadie Acaparara Las Acciones


Publicado el 17/Septiembre/1993 | 00:00


Quito. 17.09.93. No existe el peligro de que grandes grupos de
poder anónimos adquieran las acciones de la Cemento Nacional,
afirmó el Presidente de la Bolsa de Valores de Quito, Ernesto
Andrade al referirse a los comentarios que múltiples sectores de
la opinión pública han realizado a la venta de las acciones que
tiene la Corporación Financiera Nacional en aquella empresa.

Legalmente no es posible, puesto que los mecanismos de avisos
públicos tanto del vendedor como del comprador coadyuvan a la
democratización y apertura del accionariado a los medianos y
pequeños ahorristas, añadió.

Andrade precisó que la Ley de Mercado de Valores ha previsto
requisitos de transparencia para la adquisición de paquetes de
acciones que sobrepasen el 15% del capital de una empresa.

El presidente de la Bolsa de Valores de Quito, recordó que el
artículo 60 de esa ley obliga a quien tiene la intención de
adquirir el porcentaje de acciones mencionado arriba a hacer
pública su intención, comunicándola a la compañía vendedora, a la
emisora, a la superitendencia de Compañías y al mercado en
general.

Al referirse a la preocupación de algunos sectores de opinión en
el sentido de que nunca se sepa la identidad de los compradores
de acciones, Andrade sostuvo que tampoco esto será posible.

Al respecto dijo que si bien es cierto que la ley y la práctica
bursátil universal obligan al agente a guardar reserva sobre el
nombre del inversionista, la Ley de Compañías, en cambio dispone
que se inscriban las transferencias de acciones en el Libro de
Acciones y Accionistas, diligencia que después debe comunicarse
al organismo controlador de las empresas.

Además, enfatizó, la Decisión 24 de la Comisión del Acuerdo de
Cartagena eliminó las acciones al portador y, desde la expedición
de esa decisión, en el Ecuador, el capital social de las
compañías anónimas se divide en acciones nominativas, lo que
implica que los títulos deben constar con el nombre de sus
dueños.

Refutó también las afirmaciones de que los agentes de valores se
han puesto de acuerdo para que no suba el precio de las acciones
de la Cemento Nacional.

No es posible que exista acuerdo porque los operadores de valores
cumplen con las instrucciones de los inversionistas que les
encargan su dinero, a quienes no pueden perjudicar pagando un
precio más alto que el ordenado, dijo Andrade.

El giro político que se pretende dar a la negociación de esas
acciones hace que quieran olvidar las elementales reglas de las
transacciones bursátiles, expresó.

La puja no es un proceso obligatorio en nuestro mercado cuando no
hay motivo para ello. En la primera venta de acciones de la
Cemento Nacional se cumplieron con los procedimientos que se han
aplicado por 25 años, añadió.

Al parecer, el hecho de que exista un mayor número de acciones
que deberán ofrecerse, posiblemente es la causa para que la
demanda haya sido cauta, en opinión de Andrade.

Nadie sabe lo que pueda pasar en las próximas ruedas y la única
forma de conocer es vivir el negocio bursátil y dejar que la
oferta y la demanda sean libres, manifestó el presidente de la
Bolsa de Valores de Quito.

Andrade defendió la idoneidad de su institución como un escenario
transparente para la negociación de títulos de renta variable
como las acciones, señalando que en ella jamás han existido
operaciones viciadas.

Añadió que la superintendencia de Compañías que siempre ha
vigilado las operaciones bursátiles ha ampliado su poder de
control y se han establecido drásticas sanciones para las
infracciones, las mismas que van desde la responsabilidad civil
hasta la penal.

Recordó que ese organismo controlador tiene siempre un delegado
en todas las rondas de bolsa, el cual informa inmediatamente a la
máxima autoridad de la superitendencia de Compañías sobre los
procedimientos en las bolsas.

La Bolsa de Valores de Quito entiende que exista nerviosismo e
inquietudes en algunas personas o sectores que no están
familiarizados con los mecanismos del mercado de valores y por
ello no teme ni se opone a la vigilancia y control de las
autoridades con competencia legal para ello, sostuvo Andrade.

Pero se opone al manoseo político que quieren imprimir personas
reñidas con los procesos de modernización y lamenta que los
conceptos vertidos sin conocimiento, pretendan empañar un proceso
técnico y transparente que pone en peligro la correcta aplicación
de la Ley de Mercado de Valores, concluyó Andrade.

Una "fiebre" en la compra-venta de acciones se ha producido en el
mercado de Quito, en el período que va de mayo a agosto de este
año, según estudios realizados por la bolsa de valores de esta
ciudad.

Mientras en los primeros cuatro meses de 1993 se negociaron 733
millones en valor efectivo, en el segundo cuatrimestre ese monto
se elevó a 7.769 millones de sucres, lo que representa un
incremento de 959%.

La dinamización del mercado de acciones se refleja también en el
número de operaciones realizadas en uno y otro período: 71 en el
primero y 142, en el segundo.

Por otra parte, el número de empresas que cotizaron en bolsa
durante los últimos cuatro meses también se elevó de 14 a 21.

De otro lado, también se produjo un incremento en los precios de
los títulos accionarios, según lo demuestra el cuadro adjunto, en
la que se encuentra un grupo de empresas que cotizan
permanentemente en la bolsa de valores de Quito.

Allí se observa que la mayoría de ellas ha experimentado un
incremento en el valor de sus acciones entre mayo y agosto, con
relación a los primeros cuatro meses de este año.

El incremento general de los precios de las acciones en los
últimos cuatro meses ha sido de aproximadamente un 55%.

En cuanto a las empresas, el Banco del Pacífico continúa
dominando el mercado en el segundo cuatrimestre. Esto se debe no
solo al incremento de la cantidad de acciones transadas, que pasó
de 223 millones de sucres en el primer período a 2. 070 millones,
en el último, sino a la variación en el precio que ha sido de
casi el 30%.

Textiles Nacionales se ubicó en el segundo lugar, a pesar de que
esta empresa realizó una sola transacción. El banco La Previsora
continúa creciendo y en agosto terminó en el tercer lugar.

Un ambiente plagado de incógnitas rodeó ayer al mercado bursátil
de Quito y Guayaquil, de los que continuó ausente la oferta de
acciones de la Cemento Nacional.

Fuentes de la Bolsa de Valores de Quito consultadas por HOY
anticiparon que hoy entrarán nuevamente al mercado las acciones
que posee la Corporación Financiera Nacional en la mayor
productora de cemento en el país. Esa aseveración se fundamenta
en que era probable que el recientemente creado Consejo Nacional
de Valores, finalmente diera a la bolsa de Valores de Quito la
autorización para que organice rondas exclusivas para la venta de
las acciones de la Cemento Nacional, la misma que fue solicitada
hace más de una semana.

Entretanto, las conjeturas sobre las razones por las que la CFN
no ha vuelto al mercado después del primer día en que puso
acciones por 1.600 millones de sucres (2% del total), se
multiplican conforme pasa el tiempo.

Para algunos agentes de la bolsa de valores consultados por HOY,
la operación se ha visto empañada por declaraciones de tipo
político sobre la venta de acciones de la Cemento Nacional y
sobre la gestión de la Corporación Financiera Nacional en este
tema y, por añadidura, en el caso de Ecuatoriana de Aviación.

A ello se sumaría

Para otros sectores, en cambio, hay una manejo de los interesados
en esta transacción quienes estarían "pujando" por una

Para otros, hay una "puja" por el precio de las acciones que no
se desarrolla precisamente en el escenario tradicional que son
las rondas diarias de las bolsas, sino fuera de ella.

Los actores de la puja, serían por una parte la Corporación
Financiera Nacional que esperaba -y aun espera- que suba el
precio de las acciones, hecho que no ha ocurrido hasta el
momento, pues niguna de las demandas de acciones de la CN ha
rebasado el nivel básico de 3.75 sobre su valor nominal fijado
por la CFN. Al contrario, algunas demandas se han situado muy por
debajo de esa cifra: 2.50 por cada acción.

Del otro lado, obviamente están los inversionistas y sus agentes
que en cambio esperan que baje el precio de las acciones o que en
mejor de los casos, se mantenga en su nivel actual.

Un hecho adicional sería que los interesados en comprar las
acciones saben que, aunque por ahora la demanda de acciones es
superior a la oferta, ésta, a la larga será inmensamente mayor,
de manera que no tienen apuro en adquirir.

En efecto, si bien es cierto que desde que la CFN inició la venta
de sus acciones en la CN, todos los días hay una demanda de las
mismas, ésta no rebasa los dos mil millones de sucres, al menos
en Quito, cifra que ínfima en relación con el monto total que
ofertará la Corporación Financiera Nacional.

Así, tienen sobradas razones para "pujar" por una baja en el
precio o para tratar de mantenerlo en el precio actual.

Además, algunos agentes de la bolsa de valores de Quito sostienen
que, contrariamente a lo que afirma el ex-gerente de la
Corporación Financiera Nacional, Guillermo Landázuri, el precio
de las acciones está en un nivel adecuado.

Este criterio estaría siendo avalado por inversionistas
extranjeros que encuentran que el precio de las acciones de
Cemento Nacional están en un nivel equivalente al de Cementos
Mexicanos, otra empresa de mayor envergadura, cuyas acciones
también se están vendiendo en el mercado.

Para los inversionistas y para sus agentes de bolsa, otra
consideración que pesaría para definir el precio de las acciones
de la Cemento Nacional es el hecho de que se trata de una
negociación cuyos réditos se medirán en el largo plazo, en todo
caso, en un período mayor que el de los bonos-dólares que acaba
de vender el ministerio de Finanzas, cuyo plazo es de apenas un
año y medio.

A todos estos elementos, algunos analistas añaden uno más: las
acciones tienen más valor cuando se trata de adquirir el control
de una empresa y menos cuando ello ya no es posible, puesto que
ya hay un accionista mayoritario.

Este es el caso de la Cemento Nacional. Si bien es cierto que la
CFN continúa como la mayor accionista (45% después de haber
vendido el 2% en su primera salida al mercado), no debe ignorarse
que el grupo Holderbank posee el 39.3% y su "pariente" el
Holderbank Cementia AG. tiene el 8.1%, lo que abre la posibilidad
de una asociación que fácilmente puede dar el poder de decisión a
estos dos grupos.

Así, no habría lugar para otro gran accionista, sino para el
Holderbank, o en el mejor de los casos para otro de los pequeños,
cualquiera de los cuales no tendría que adquirir muchas acciones
para tener un papel protagónico en las decisiones de la empresa.

Sin embargo, en este punto cabe recordar que las autoridades de
la CFN manifestaron hace poco que el Holderbank había expresado
que no tiene interés en adquirir un número mayor de acciones.

En cualquier caso, es un hecho que en el país no existen
capitales eminentemente nacionales que puedan adquirir las
acciones de la Cemento Nacional. Si se produce la transferencia
total de las acciones de la CFN en esa empresa, gran parte de
ella será adquiridas por inversionistas extranjeros, solos o
asociados con ecuatorianos. Al respecto cabe recordar que algunos
agentes de bolsa de Quito han manifestado haber adquirido
acciones para clientes extranjeros y que tienen instrucciones de
seguir haciéndolo a medida que la CFN ponga las acciones en el
mercado. Así en ese pastel -enorme para una economía como la
ecuatoriana- tendrán cabida en mayor parte los grandes
inversionistas y, en menor medida los pequeños, muchos de los
cuales ha acudido en estos días a la bolsa de valores atraídos
por la novedad de que hay un mecanismo nuevo de inversión
distinto al de los bancos y financieras.

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad N/D



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.