Los secretos de Jamaica son la tradición y su sistema de entrenamiento


Publicado el 19/Agosto/2013 | 00:57

Usain Bolt se consolidó como el atleta que más medallas ha ganado en un mundial

Jamaica, una isla habitada por apenas 2,8 millones de personas, otra vez venció a EEUU y a Europa en los 100m, 200m y 4x100 de hombres y mujeres. La tradición y el sistema educativo son las claves del éxito. 

¿Por qué los jamaquinos son los atletas más rápidos del mundo? La clave está en su entorno. Desde pequeños se fomenta su desarrollo como atletas, con la misma intensidad como en Brasil se forman futbolistas.

El atletismo en Jamaica es una tradición que reúne a miles de aficionados. Los campamentos escolares, en los que participan más de mil atletas de 12 a 18 años, se desarrollan siempre con estadios llenos.

Lo mismo sucede cuando uno de sus atletas compite internacionalmente. Las ciudades y pueblos se paralizan. Bares y restaurantes montan grandes pantallas para ver las carreras.

Ese fanatismo, por ejemplo, llevó a que el domingo anterior, una iglesia cierre sus servicios antes de tiempo para observar a Usain Bolt en los 100m.

Esto ha sido potenciado en gran medida por el sistema educativo y la tecnología. Las autoridades han establecido un método para evaluar el nivel de los niños, a partir de la primaria.

Desde los 10 y 12 años aprenden las técnicas correctas de entrenamiento y cómo perfeccionar sus aptitudes.

Como la rivalidad entre escuelas es grande, el nivel de competencia es muy alto. Para Bolt, esa experiencia es invaluable. "Creo que me ayudó a superar mi miedo de correr frente a miles de personas y controlar la presión".

Los niños y jóvenes se inclinan por el atletismo porque también se ha convertido en una vía de escape a la pobreza y a la violencia que vive ese país.

Antes de las década de los 90, los atletas que conseguían las mejores marcas eran enviados al extranjero, sobre todo a Estados Unidos, para continuar su preparación. Ahí aprovechaban la tecnología de punta.

Sin embargo, a finales de los 90, se inicia una gran inversión en la isla para dotar al atletismo de los instrumentos más modernos. El Centro de Alto Rendimiento de Kingston y el club Maximising Velocity and Power (MVP) fueron las obras más importantes.

El caso de Asafa Powell cambió el escenario. Él fue alumno del MVP y, sin salir de su país, rompió el récord mundial de los 100m, en 2005, con un tiempo de 9s77c.

La preparación de los entrenadores también fue fundamental. Tienen un vasto conocimiento sobre las competencias de velocidad, cuentan con un programa sistematizado y reciben buenos salarios del gobierno.

Glen Mills, formador de Bolt, encabeza la lista. El atleta cuenta cómo Mills cambió su mentalidad tras perder los 100m en 2007 ante Tyson Gay.

"Después de esa carrera me volteé y le dije que realmente hice todo lo posible y no lo pude alcanzar". Su entrenador contestó: "Tú eres débil, eres muy débil porque no vas al gimnasio".

Esa es otra de las principales características de los velocistas jamaiquinos: su dedicación en los entrenamientos. Bolt pasó de un joven atleta que le gustaba la comida basura y la fiesta a ser un deportista implicado y metódico, que entrena y entrena.

Yohan Blake recibió el apodo de "La Bestia" por su manera incansable de entrenar.

Una investigación atribuye también a la composición genética como la clave de su éxito. "El 70% de los jamaiquinos tiene una variación fuerte del gen ACTN3".

Este gen produce una proteína en las fibras musculares de rápida flexión, asociada con el rendimiento explosivo.

La doctora Rachel Irving demostró que el 75% de los velocistas de ese país tienen esa variante. Sin embargo, esa característica se ha podido detectar en atletas de otros países.

Existen otros factores que han sido han considerados importantes como la alimentación, que comprende una dieta de alimentos naturales: mucha fruta, viandas, arroz y sobre todo un tubérculo local denominado ñame, que contiene varias proteínas.

Aunque los últimos factores no serían beneficiosos si no existiera una tradición deportiva ni un sistema de entrenamiento propicio para potenciar a los atletas de élite. Una cultura que idolatra a sus velocistas y un poderoso deseo por usar al deporte para sacar a sus familias de la pobreza. (AL)

Bolt supera a Lewis, el hijo del viento

Usain Bolt logró ayer su tercer Oro en el Mundial de Moscú-2013 tras imponerse con el relevo de su país en la prueba de 4x100 metros. Eso le convirtió en el atleta con mejor palmarés en la historia del campeonato, con ocho títulos y dos platas.

El estadounidense Carl Lewis, conocido como el hijo del viento, ostentaba la marca anterior con el mismo número de Oros, pero con solo una medalla de plata.

La posta masculina de Jamaica se impuso con un tiempo de 37s36c, mejor marca de la temporada, mientras que la plata fue para Estados Unidos con 37s66c.

El cuarteto jamaiquino, formado por Nesta Carter, Kemar Bailey-Cole, Nickel Ashmeade y Bolt, cerró un espectacular Mundial en las pruebas de velocidad. (AFP)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.