Los Efectos Del Invierno En La Costa


Publicado el 03/Enero/1998 | 00:00

Guayaquil. 03 ene 98. La destrucción de los caminos vecinales
en Santa Elena impide el ingreso de ayuda. Las Fuerzas Armadas
y otras instituciones empezaron ayer un operativo para atender
con raciones alimenticias a 5 poblaciones. En tanto, las
enfermedades siguen su curso: en Manabí se presentó una
epidemia de gripe. Los habitantes piden que las brigadas de
fumigación se hagan presentes.

Helicópteros, vehículos militares incluso mulas se utilizarán
para llegar a casi 40 comunidades que se encuentran aisladas
en la península de Santa Elena, a causa de la destrucción de
los caminos vecinales.

Ayer comenzó un operativo conjunto entre la Fuerza Aérea
Ecuatoriana (FAE), Innfa, Subsecretaría de Salud y el
Ministerio de Agricultura.

Las primeras poblaciones atendidas fueron San Francisco del
Río Blanco, Loma Alta, recinto San Antonio, El Suspiro y
Bambil pertenecientes a la parroquia Manglaralto. Vehículos
con más de 3.500 raciones alimenticias salieron en la mañana
desde Guayaquil hasta Olón donde se concentrarán las
operaciones. La repartición de la ayuda cuenta con la
colaboración de los párrocos y misioneros de Santa María del
Fiat que trabaja en la península.

En cada comunidad brigadas médicas del Ministerio de Salud
Pública dan atención y medicinas, además entregan botiquines
con insumos para primeros auxilios y para enfermedades
comunes.

La salud de la población en las zonas de emergencia es una de
las principales preocupaciones de los organismos de socorro.
Según Jorge Tapia, coordinador de las brigadas médicas en
Guayas, hasta ahora solo 3 casos de paludismo se han
presentado en los albergues que funcionan en Bastión Popular,
al norte de Guayaquil, desde que inició la emergencia.

Tapia desmintió que existan brotes epidémicos en las zonas
inundadas. Sostuvo que hasta ahora la vigilancia
epidemiológica ha funcionado, ya que se está haciendo un
seguimiento diario en los albergues y en todas las áreas de
salud en base a los formularios semanales de notificación
obligatoria de algunas enfermedades infecto-contagiosas.

Desde que empezó la emergencia el Sistema de Erradicación de
la Malaria (Snem) hace pruebas de malaria a todos los casos
febriles. Aunque se mantiene la incidencia de infecciones
respiratorias agudas, piodermitis y diarreas agudas en los
refugios.

El problema, según Tapia, es que los médicos o cualquier
colaborador adelantan diagnósticos de casos que clínicamente
pueden ser sospechosos, pero que tienen que comprobarse por
laboratorio.

El presidente del Colegio Médico del Guayas, Orly Ollague,
dijo que actualmente existen problemas virales con síntomas
parecidos al dengue: dolores de cabeza, fiebre, dolores de
huesos, y que se prestan a confusión.

El director de Salud del Guayas, Víctor Mite, confirmó que las
infecciones respiratorias están en aumento según las
estadísticas de atención en las consultas externas.

La causa, señaló, son el aumento de la humedad y las lluvias
que hacen que los virus se transmitan más rápido o se vuelvan
más virulentos, por lo que se recomienda mucha vitamina C y
descanso, "porque generalmente los problemas virales son la
entrada de enfermedades más graves".

Si bien las estadísticas se mantienen bajas para un año con
fenómeno de El Niño considerado muy fuerte, eso no es motivo
de tranquilidad para las autoridades de Salud. Ricardo
Cañizares, jefe regional de Epidemiología, sostiene que lo
peor vendrá cuando bajen las aguas, por las deficiencias en la
infraestructura sanitaria. Ollague indica que a parte de
atender la emergencia se debería alternar con campañas de
prevención, así como mejorar el sistema de recolección de
basura e insistir en la fumigación intra y extradomiciliaria.

Fuerte gripe en Manabí

Carolina, una niña de cinco años, que habita en el Florón,
populosa barriada de Portoviejo, adquirió una enfermedad hace
un mes que aparentaba los mismos síntomas de dengue: fiebre,
dolor de los huesos y hasta vómito. Un tratamiento casero de
limonada caliente y la mitad de una pastilla Eraldor fue
suficiente para que se reponga.

Todo estaba bien, pero Carolina recayó y fue curada de nuevo
con un método similar. "Eso es un dengue mal curado, lo que
significa que la enfermedad volverá", indicaba su madre. Para
el director provincial de Salud de Manabí, Cristóbal Zambrano,
una epidemia existe, pero no de dengue sino de un fuerte gripe
la que está presente en el litoral. El 35 % de la población de
los 19 cantones de Manabí se contagió con el virus que baja el
ánimo y el desempeño diario.

Zambrano precisó que por el momento una epidemia de dengue
está descartada, pues el vector se reproduce en agua limpia y
ahora solo hay aguas estancadas en Chone, Tosagua, Charapotó y
varios recintos. Las aguas sucias, en cambio, es el ambiente
propicio para que el insecto del paludismo se reproduzca y
ello si preocupa.

Se intensificó la campaña de uso de cloro, en la provincia
existen cinco plantas que purifican el agua. A las zonas
periféricas de Chone y Tosagua llega un tanquero diariamente.
Los últimos reportes de la Defensa Civil dan cuenta que el río
Carrizal se desbordó. Los ríos Mosquito y Grande también
crecieron y amenazan a Chone. Redacción Manta

El Niño en el país

* No se olvide de la solidaridad.- Los diarios EL COMERCIO,
Ultimas Noticias y las radios Quito y Platinum continúan en su
Campaña de Solidaridad, receptando cualquier tipo de ayuda
para los afectados por el fenómeno de El Niño. Las donaciones:
medicinas, ropa, utensilios, comestibles y dinero. Los
alimentos deben ser no perecibles: secos, enlatados y granos.
Deben estar empacados en una funda resistente, con un peso no
mayor de 25 libras. En el caso de los medicamentos: de
primeros auxilios, de fácil y conocida administración, todos
empacados en fundas plásticas. Precauciones: hay que tener
cuidado con medicinas líquidas que puedan derramarse. En
cuanto a ropa debe ser ligera, se necesita zapatos y lencería
para zona caliente. Hay que empacar en fundas plásticas con
una etiqueta indicando tipo y talla. Cada paquete de ropa
puede tener hasta 4 prendas distintas.

Las contribuciones puede realizarlas en el diario El COMERCIO.
Avenida Maldonado, 11515 y el Tablón, (San Bartolo) o en el
edificio España, séptimo piso, avenidas Amazonas y Colón. Las
donaciones en dinero en la cuenta Solidaridad del Banco del
Pichincha 1904598.

* Casi 3.000 familias damnificadas.- Hasta el momento, el
número de familias damnificadas a causa de las fuertes
lluvias, producto del fenómeno de El Niño, suman 2.940. El
total de damnificados es de 11.518. Ellos están alojados en
152 albergues de emergencia instalados en siete provincias:
Esmeraldas, Manabí, Guayas, Los Ríos, El Oro, en la Costa;
Chimborazo y Azuay, en la región interandina.

* Más vías deterioradas.- Las torrenciales lluvias y el
desbordamiento de los ríos han causado serios daños en las
carreteras del país. Las vías de la provincia de Guayas
figuran como las más afectadas. A lo largo de los senderos se
han formado enormes cráteres que dificultan el tránsito
vehicular. Además, se ha registrado la caída de varios puentes
que han incomunicado a decenas de comunidades. Los caminos de
segundo y tercer órdenes son los más afectados. Las vías
principales tienen problemas, pero no están interrumpidas.

* El Pueblo Viejo se desbordó.- La gran pluviosidad que se
registra en la provincia de Los Ríos ha provocado que el río
Pueblo Viejo salga de su caudal. Esto trajo como consecuencia
graves inundaciones, especialmente en poblados ubicados en las
partes bajas. La ciudadela Campo Alegre es una de las más
afectadas. Según informó la Defensa Civil, ocho familias
fueron evacuadas y unas 39 personas fueron trasladadas a la
Escuela España. Los reportes del Ministerio de Comunicación
dan cuenta que en el cantón Ventanas sigue el aumento del
cauce de los ríos Calabí y Sibimbe, inundando varios sectores.


* El nivel de las lluvias baja.- Las juntas provinciales de la
Defensa Civil informaron que la situación respecto a la
emergencia que vive la Costa, se mantiene estable, excepto en
Esmeraldas, donde las torrenciales precipitaciones del jueves
inundaron los barrios bajos. Como consecuencia de la crecida
del río Teaone una vivienda se destruyó y seis tienen daños.

Las familias afectadas están recibiendo atención por parte de
los voluntarios. En Manabí, la Defensa Civil está realizando
un estudio de todas las familias evacuadas, para determinar
quienes necesitan seguir recibiendo atención y quienes no. Se
estima que un 50 por ciento de los evacuados está en
condiciones de retornar a sus viviendas.

* Poza Honda amenaza.- En la provincia de Manabí, el
incremento de los caudales en la represa de Poza Honda podría
causar accidentes en los sectores de Veracruz, Jaime Roldós,
Puente Velasco Ibarra y Colón. Por ello, personeros de la
Defensa Civil y del Ejército aconsejaron a la población
alejarse de los sitios peligrosos. Muchas familias se
desplazaron a otros barrios en busca de protección.

El incremento de agua en la vertiente de la presa subió de 138
metros cúbicos a 220. Según Roque Mendoza, coordinador de la
Defensa Civil en Manabí, el número de evacuados hacia los
albergues ha sido mínimo y aseguró que la mayor parte de los
residentes de las zonas bajas tomó las respectivas
precauciones ante una posible inundación.

* El cantón Montalvo se inundó.- En la vía Esmeraldas-Potosí,
el crecimiento del río Esmeraldas destruyó gran parte de la
carretera dejando interrumpida la vía. El Cuerpo de Bomberos
está tratando de devolver el río a su cauce normal. Los
moradores de la ciudadela Felipe Abud se encontraban alarmados
por el miedo de que el río Cristal se desborde y cauce
destrozos. En el recinto Nena Grande, la violencia del río
Tilimbela arrasó con dos viviendas y todo lo que se encontraba
a su paso. Las familias afectadas perdieron todas sus
pertenencias. (Texto tomado de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.