Las Aseguradoras Volvieron A La Normalidad


Publicado el 18/Noviembre/1998 | 00:00

Quito. 18 nov 98. Al momento de declarada la Alerta Amarilla
el porcentaje de las pólizas aumentó el 1.6 por mil, como
promedio. Para estos casos sí existe cobertura.

A una semana de declarada la Alerta Amarilla, un morador del
sector de La Granja, que prefirió no dar su nombre, decidió
proteger su vivienda, ubicada sobre la avenida Mariana de
Jesús. La razón: en el mapa de riesgos del Instituto
Geofísico, esta zona se ubica en área de influencia del Guagua
Pichincha.

Los flujos de una eventual erupción recorrerían la Av. Mariana
de Jesús, construida sobre la quebrada Rumipamba.

Frente a esta posibilidad, él y su familia solicitaron un
formulario en la Compañía de Seguros Colonial, para conocer
los requisitos que se necesitan con el fin de asegurar su
inmueble y los bienes.

El primer paso de la aseguradora fue evaluar el costo de la
edificación, que alcanzó 350.000 dólares.

Definida esta cantidad, el ciudadano se comprometió a pagar el
1,6 por mil sobre el valor asegurado, es decir 530 dólares
anuales, que fueron cancelados en efectivo.

Además pensaron en los bienes que no podrían evacuar: los
muebles, los libros, electrodomésticos, etc., por tanto,
también fueron asegurados por 15.000 dólares, según la
valoración que hizo la Compañía Colonial.

Uno de los requisitos para ser acreedores de esta póliza es
que en el edificio tengan un guardia de seguridad. Por los
bienes, el desembolso fue de alrededor de 150 dólares anuales.

Los términos del contrato están condicionados a los daños que
se produzcan si se da la erupción. En caso de destruirse la
vivienda de este personaje, el seguro le cubre todo el monto
del edificio, menos el 10 por ciento como valor deducible
(35.000 dólares), que entrega el asegurado a la empresa.

Los primeros días, entre cinco y diez personas al día,
solicitaron el aseguramiento de sus pertenencias.

Según Andrés Cordovez, presidente de la Asociación de
Compañías de Seguros, la situación, al mes y medio de
declarada la alerta amarilla, volvió a la normalidad: se
firman entre uno y dos contratos diarios. "Es lo que habíamos
previsto".

El aumento de las tasas en el cobro de las pólizas depende del
libre mercado, y cada compañía maneja su política económica.
Después de la declaratoria de emergencia esta tasa aumentó en
un promedio de 1.6 por mil, según Carlos Larrea,
vicepresidente de la Asociación de Compañías de Seguros.

Pero, no todas las aseguradoras prestaron este servicio ante
la eventualidad de la erupción, pues la Ley del Contrato de
Seguros, decreto supremo 1147, establece que cuando el riesgo
es inminente, las compañías pueden o no brindar las pólizas de
seguros, para garantizar la estabilidad de su negocio.

Es lo que ocurrió en la Aseguradora Interoceánica, dónde se
excluyó "todo lo que es erupción", según uno de sus
funcionarios, a pesar de que es parte del acápite de
terremotos dentro de la cobertura de la póliza contra
incendios.

Larrea considera que este es el momento para asegurar los
bienes muebles e inmuebles, pues una vez que se declare la
alerta naranja, las empresas no pondrán en riesgo su capital.

Frente a la emergencia, la Asociación de Compañías de Seguros,
después de mantener conversaciones del Alcalde, Roque Sevilla,
solicitó a las empresas que no se eleven los costos, como un
aporte a la crisis que le tocó vivir a la ciudad por el volcán
y en especial pensando en las personas que tienen sus casas en
las zonas de riesgo.

Además, según Cordovez "las compañías (18 en Quito) atraviesan
un mal momento económico debido al aumento de la
delincuencia", por lo que se puede aprovechar para mantener la
clientela y realizar mayor número de contratos.

Los riesgos tienen una cobertura especial

Si una persona desea asegurar su vivienda por una posible
erupción del volcán Guagua Pichincha, debe adquirir una póliza
contra incendios con una cobertura especial.

Pues este tipo de seguros posee algunas clausulas en caso de
los desastres naturales. Por ejemplo, el de una erupción se
encuentra dentro del acápite de terremotos y cubre la pérdida
total de la vivienda. También, se puede asegurar un bien en
caso de inundaciones, temblores, lluvia, daño causado por
fugas de agua, motín o huelga.

La clausula sobre desastres causados por una eventual erupción
no ha variado, en ninguna manera, por la actividad del Guagua
Pichincha.

Sin embargo, la actual preocupación de las compañías es qué va
a suceder con ese tipo de contratos, si el volcán no llega a
erupcionar.

Según Andrés Cordovez, presidente de la Asociación de
Compañías de Seguros, este es un punto que todavía no tiene
respuesta. Pues ahora las personas firman contratos por tres o
cuatro meses, porque en realidad la necesidad de tener este
seguro no será para un largo tiempo, aunque debería serlo.

Los contratos pueden ser cancelados o estar vigentes durante
un año.

Fumarolas

Está circulando un libro sobre la historia de las erupciones;
la preparación en primeros auxilios es parte del pénsum.

Crónicas del Guagua *

El Centro de Difusión Felipe Guamán Poma pone a disposición el
primer folleto sobre las características físicas y la historia
del Guagua Pichincha. En este documento, que se terminó de
imprimir hace dos semanas, se presenta una serie de relaciones
y testimonios de las épocas en las que erupcionó el volcán: se
pueden encontrar crónicas de Teodoro Wolf, las historias de
algunos testigos anónimos y de las autoridades que
presenciaron a lo largo de los años, los eventos volcánicos,
en los años 1566, 1575, 1582 y 1660. El libro tiene 68
páginas. Para adquirir el texto puede llamar al teléfono
537555.

Cómo actuar en emergencia *

A propósito de la Alerta Amarilla, 227 alumnas del Liceo
Fernández Madrid se capacitan en primeros auxilios. Hasta el
14 de diciembre recibirán 10 horas conocimientos sobre cómo
actuar en casos de emergencia. Al final de los cursos, las
estudiantes sabrán como retirar cuerpos extraños de ojos,
oídos, nariz y garganta; hacer vendajes y torniquetes para
heridas simples y complicadas, dar respiración artificial,
entablillar, trasladar a los heridos, etc. La recomendación de
los instructores es transmitir las medidas de prevención en
sus hogares y a en la comunidad para estar preparados.

Los barrios se preparan *

Alrededor de 2.000 moradores del barrio Santa María de
Cotocollao, ubicado en la prolongación de la calle Legarda
hasta la avenida Occidental, trabajan todos los días, desde
las 17h00 a las 22h00, en la construcción de un sistema de
alcantarillado que servirá a cinco barrios del norocciente.
Con esta obra, los sectores que se encuentran en la zona de
influencia del volcán, refuerzan su infraestructura para
soportar una posible erupción y disminuir los efectos del
evento natural. Esta forma de obtener los servicios básicos es
parte de una nueva propuesta municipal: la autogestión.

A reforzar los datos *

Cuando empezó la Alerta Amarilla, las vacaciones de Michel
Monzier terminaron. Regresó de Francia para no perderse ni un
solo detalle del comportamiento del Guagua Pichincha. Este
geólogo francés de la Orstom vive en el Ecuador desde hace
cinco años y al parecer no piensa volver a su patria. Su único
trabajo ha sido investigar la actividad volcánica del país.
Ahora su mirada científica está fija en el Guagua. Participó
en la expedición de tres días por el cauce del río Cristal. Su
labor es reforzar conocimientos sobre la composición
geoquímica del volcán. Su próxima misión: el río Mindo. (Texto
tomado de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.