Las Aduanas


Publicado el 20/Enero/1993 | 00:00


Guayaquil. 20.01.93. El concepto que los ecuatorianos en general
tienen de las administraciones aduaneras debe ser uno de los más
denigrantes que pueda caber en el léxico público. Tantos
escándalos se han conocido a través de los años, y es tal el
nivel de contrabando que ingresa al país, que la conclusión no
puede ser más tajante: corrupción.

Cuando un nuevo gobierno asume el poder, se desatan verdaderas
carnicerías por obtener los nombramientos de vistaforadores. Los
salientes apelan a todas sus influencias para no ser removidos.
Los "fieles entre los fieles" de los gobernantes entrantes pelean
a dentelladas ser su reemplazo. Incluso se conoce que los
afortunados deben, comúnmente, desembolsar una cuota al mes para
seguir trabajando. Todo por servir a la patria desde un cargo
que apenas representa en sueldo 120.000 sucres.

El presidente Sixto Durán Ballén dió la clarinada de alerta al
anticipar severos cambios en la legislación aduanera. En línea
directa dejó el encargo al director general, Fernando Torres
Trujillo. Nadie mejor que este último, connotado jurisconsulto
por muchos años, para comenzar a desterrar el estiércol que
esconde fabulosas inmoralidades...y enormes ganancias.

¿Podrá una sola administración terminar el círculo vicioso que
por medio siglo ha reinado en las aduanas? Como en una serie de
misterio, faltan muchos capítulos para conocerlo.

Aduanas versus contrabando

- Los planes para el año que viene estan todavía en su
estructuración inicial. Fundamentalmente nuestra meta es obtener
la aprobación e implementación de la nueva Ley de Aduanas,
reducida de 156 a 80 artículos y de un montón de requisitos a una
mínima expresión, muy puntual, para puntualizar las normas que
rijan el movimiento aduanero, -explica Torres.

- ¿Qué buscan estas reformas?

La ley que estamos proponiendo es muy sencilla y fácil de
entender y aplicar. Tratamos sobre todo dos aspectos: la
eliminación de la discrecionalidad que hacía de las aduanas una
Caja de Pandora, donde cualquier cosa podía suceder, y la
ejecutividad y mando de quienes estamos encargados de la entidad,
que por cierto ya no se va a llamar Dirección General de Aduanas,
si no Ley de Servicio Nacional Aduanero.

- ¿Mediante qué sistemas?

- Mediante la creación de unos distritos fuertes, muy capaces y
dotados de grandes atribuciones, y un cuerpo de custodia e
investigación que va a reemplazar a la Policía Militar Aduanera.
Porque ésta no debe ser ni policial, ni militar ni aduanera, sino
un cuerpo de custodia, prevención, investigación y represión del
delito, a cargo de la propia aduana. Aunque no dependerá de la
fuerza pública tendrá caracter de oficial, porque debe tener
facultades para imponer orden a los usuarios. Su titular nato
será el propio ministro de Finanzas.

- ¿Cuántos policías existen actualmente, y cuántos habrán en el
futuro?

- Actualmente hay 1.200 policías aduaneros, y eran más, pero se
suprimió la conscripción por orden gubernamental. Guardias
aduaneros, como tales, serán unos 200.

- ¿Cambios institucionales?

- Primeramente vamos a tener un comité asesor que reemplazará a
la Dirección de Tributación Aduanera, por desaparecer, para
eliminar la tramitología y permitir el marco de nuestra segunda
etapa, la informática y computarización de las aduanas.

- ¿En qué cambian los trámites?

- Para eliminar todo el proceso, dada la gran complejidad que
hasta ahora han significado las aduanas, nuestro objetivo es que
el importador solo tenga que declarar, autoliquidar y prepagar,
presentándose a retirar la mercadería, si es posible, en una
bodega particular antes que la toque ningún funcionario aduanero.
Recién cuando se ha liquidado, declarado, pagado y retirado de
las bodegas se encontrará con una revisión de sus papeles, con lo
que concluye el primer paso. Si la decisión, que la va a tomar
técnicamente una computadora y ya no el funcionario, es de que se
pueda ir sin el aforo, el importador habrá terminado la
desaduanización en media hora y no en los dos, tres y cuatro días
que antes tardaba.

- ¿Qué sucede si hay aforo?

- Si toca el aforo, que antes tardaba cinco o seis días, será
ahora un problema de cuatro horas como máximo. Eso significa
mayor confiabilidad, menor costo por manipuleo, bajas tasas
portuarias, disminución de riesgo de robo, deterioro y desvío de
la mercadería, descongestionamiento de las bodegas portuarias y
que el producto llegue cuando debe al mercado de consumo. Lo
único que nosotros queremos, mientras tanto, es que el usuario
cumpla con las normas y pague los impuestos, dándoles nosotros el
mejor servicio posible.

- ¿Es factible derrotar toda una tradición de contrabando?

Yo creo que al final siempre ganan los buenos, y las aduanas van
a ganar. El contrabando como tal es un mal endémico de todas las
sociedades, no solo del Ecuador. Incluso diría que es un deporte
internacional. Mire, cuando aquí las aduanas pagaban 150, 180 y
200 % de aranceles, la gente hacía malabares para pagar 80 y 90%.
Ahora que los aranceles son 20 %, la gente hace malabares para
pagar 10 o 5 %. Si pusieran aranceles en cero, la gente igual
haría malabares para pagar algo. Es parte de la idiosincracia de
nuestro pueblo tratar de buscarle siempre las cinco patas al
gato.

- ¿Se aumentarán las penas al contrabando?

- Nuestra idea es, aparte de todo, despenalizar el contrabando y
dejar de considerarlo un delito. Si usted revisa las cárceles de
la república, encontrará que poquísimos, quizás ninguno de sus
internos, está por causas de contrabando, a pesar que es una
falta que tiene 50 años en la legislación. En mi actividad
profesional he oído apenas uno o dos casos de gente condenada por
contrabandear, lo que demuestra que la que no sirve es la norma.

- ¿Cómo detenerlo entonces?

- Castigarlo con prisión no es la forma de reprimirlo. Para mí,
la forma de hacerlo, como todo delito, es quitándole el
incentivo, la utilidad, el beneficio. Si el importador tiene que
pagar poco, hay reglas claras y si lo puede hacer sin mucha
ciencia ni pérdida de tiempo, procederá por la línea derecha. A
los ecuatorianos los lleva a violar la ley la complejidad de los
controles inútiles y el evitar tratar de caer en manos de
funcionarios inescrupulosos. Si le quitamos el incentivo a esa
mala práctica, es probable, no digo que sea seguro, que el
contrabando disminuya y que el fraude fiscal desaparezca.

Uno para todos

- ¿Qué se ha hecho para agilitar el procedimiento aduanero?

- Cuando yo llegué aquí me encontré con una aduana obsoleta,
complicada, complicante, anacrónica y rodeada de personas
inescrupulosas que desmedran el trabajo del estado, -agrega el
director general-. Estaba tan mal que decidí darle la espalda a
esa situación y tratar de crear una nueva aduana, con el apoyo
del ministro Mario Ribadeneira y del subsecretario de Rentas,
Patricio Peña, que coinciden conmigo en estos postulados que nos
hemos impuesto. Hemos hablado con el presidente y el
vicepresidente de la República, y estan de acuerdo en que el
problema solo se resuelve partiendo de cero.

- ¿Qué se ha conseguido?

- Se han producido cambios. Pregúntele a los usuarios cuánto se
demora un despacho y con qué frecuencia se detectan anomalías.
Se ven, todavía las hay, y no tengo empacho en comentarlas. Hace
pocos días se descubrió un manejo fraudulento en el despacho de
mercadería, aprovechándose el nombre de prestigiosas empresas; en
Esmeraldas acabamos de ver como una persona, aparentemente bien
intencionada, ha hecho un remate totalmente alejado de las
disposiciones legales. Y en Tulcán, se ha descubierto de una
forma casi casual que una funcionaria de recaudaciones estaba
aprovechando un mismo pago para duplicar, triplicar y
quintuplicar despachos aduaneros perjudicando al fisco con
decenas de millones de sucres.

- ¿A qué atribuye usted esta práctica inmoral?

- Obedecen a la complejidad del sistema, a la evidente impunidad
que estimula el delito y al hecho de las malas remuneraciones de
nuestros empleados. Por eso nosotros vamos a afrontar primero al
elemento humano mediante capacitación, cursos de relaciones
humanas y de informática y otros aspectos que modernice y
dignifique el procedimiento aduanero. Vamos a eliminar los
vistos buenos, los sellos, los timbres y las copias innumerables
por informática sencilla, insobornable y fácilmente entendible.

- ¿Funcionará esta modernización?

- No es necesario una legión de vigilantes. En México, por
ejemplo, se redujo el número del personal de más de 3.000
personas a 1.800, y casi se triplicó la recaudación. Lo que pasa
es que no puede comparar la aduana de hoy con la aduana del año
pasado, cuando habían aranceles altos y un dólar bajo. Hoy
mantenemos el dólar bajo y los aranceles también en pequeños
niveles.

- ¿Acogerá el usuario este llamamiento?

- En el momento que se clarifiquen las reglas del juego,
estimamos que mucha gente va a entrar en la legalidad y va a
aceptar seguir los procedimientos correctos. He conversado con
mucha gente, incluso antiguos amigos míos, y les he pedido que
hagan todo por el camino legal, pero lamentablemente todos temen
que mañana, cuando ya no estemos en la institución, se vuelva a
la antigua práctica.

- ¿Cuántos pasos se han rebajado en el proceso de
desaduanización?

- Llegaron a existir 14 pasos en las medidas del aeropuerto:
comprobación, revisión, liquidación, jefe de vistas,
administrador, subadministrador, otra vez revisión, otra vez
comprobación, aforo, inspección, Banco Central, y en fin, depende
de la mercadería. Ahora lo que nosotros tenemos es comprobación,
liquidación, vistas, aforo, y su consiguiente valoración,
liquidación, recaudación, para un total de siete pasos.

- ¿Para qué la comprobación?

- Es un paso donde se revisan los documentos, lo que se puede
hacer desde la oficina de un agente especializado con una
computadora conectada directamente con la de aduanas. Si, por
ejemplo, el importador quiere traer un auto de ocho cilindros,
sabrá inmediatamente que está prohibido y con ello se evita todo
un largo trámite. Así, antes de importar, ya ha hecho la
declaración de aduanas, la liquidación, y, si le dá la gana,
hasta ha pagado. Una vez que entra la mercadería se presenta el
manifiesto de aduanas y lo metemos a la computadora, para cotejar
con los datos presentados por el importador. Hemos hablado con
las agencias navieras para que se animen a comprometerse a
manejar ellos la carga, en un paso hacia adelante en el progreso.

Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990