La Libre Contratacion En Camino | Explored - Ecuador

La Libre Contratacion En Camino


Publicado el 20/Noviembre/1996 | 00:00

Quito. 20 nov 96. Las alzas salariales ya no
serán la base de los contratos colectivos.
El ingreso se pesará con la productividad.
Se prevé un fuerte incremento del
desempleo.

El área laboral entra en la vorágine del
cambio. Mientras al patrono, por ejemplo,
le encanta la idea de volver a las 48 horas
de trabajo, al obrero le preocupa saber si
podrá comprar más con el salario que
percibe.

La aplicación del plan económico, con
el esquema de convertibilidad, conlleva
una serie de reformas legales que
empezarán con la unificación salarial y
la flexibilización laboral.

El propósito oficial es lograr una mayor
competitividad de las empresas mediante
una reducción de los costos de producción,
entre ellos la mano de obra. Las empresas
que no puedan competir en el nuevo
ambiente económico y que no sean
eficientes, tendrán que desaparecer.

Para analistas económicos consultados
por este diario, ésta es la gran
oportunidad de incrementar la jornada
laboral a los niveles de 48 horas de
Chile, Colombia o Gran Bretaña. Los
trabajadores rechazan de plano la
posibilidad.

Según Ramiro Veloz, presidente de
turno del Frente Unitario de
Trabajadores (FUT), la agresividad
en contra de los trabajadores y la
suspensión del incremento general
de salarios, podrían generar una
violenta reacción de los sindicatos.

Aunque no hay una versión oficial,
Veloz afirmó que el 1 de enero del
97 el Gobierno no hará una elevación
general de salarios. Para el sector
público el alza anunciada por los
ministros de Finanzas y Trabajo
será del 10% de la masa salarial,
mientras el privado recibirá los
aumentos a través de las comisiones
sectoriales de salario mínimo.

Según Marcelo Merlo, director
del Centro de Estudios y Análisis,
los trabajadores tienen razón en
reclamar la recuperación de su
poder adquisitivo, que al 1 de
enero del 96 estuvo en 453.750
sucres. con la inflación anual del
25%, lo mínimo que debería
recibir es 567.187 sucres.

Para Fabián Corral, vocal de las
Cámaras de la Producción ante
el Consejo Nacional de Salarios
(Conades), mientras no se
esclarezca el tema de la
unificación persistirá la
incertidumbre en las comisiones
sectoriales, pues no saben si
trabajar o no con el actual esquema.

En promedio, los trabajadores
sujetos a las comisiones perciben
un básico de 170 mil sucres, que
pasaría a 570 mil con la unificación.

Gustavo Pinto, presidente de la
Cámara de Industriales de Pichincha,
consideró que se debe revisar el
Salario Mínimo Vital (SMV), tal
como lo manda la ley. Aunque
recordó que realmente son pocos
los trabajadores que ganan el mínimo,
insistió en la conveniencia de que
reciban un incremento de 15 ó20
mil sucres. "La elevación general es
necesaria".

Para José Carrera, ex-subsecretario
de Presupuesto, la reforma laboral
es vital para dar una mayor flexibilidad
al mercado, pues un esquema de
convertibilidad requiere la eliminación
de todo tipo de indexaciones.

Esto significa que los incrementos de
sueldos ya no se harán sobre la base
de los contratos colectivos, ni de la
inflación, sino en una negociación
directa entre empleadores y obreros,
considerando los incrementos en la
productividad.

El plan requiere una reforma al
Código del Trabajo, que elimine
de la contratación colectiva todas
las cláusulas de indexación y los
aumentos semestrales.

Una primera etapa ya está siendo
discutida por el Gobierno. Se
refiere a limitar el incremento de
los salarios para bajar la inflación
interna, si los precios suben en un
10% no habría justificación para
que los vendedores incrementen
sus precios.

Alfredo Corral, ex ministro de
Trabajo, insistió en la necesidad
de la unificación, para superar el
caos y racionalizar y el sistema.

En su criterio, se anticipa una
disciplina tan dura y férrea que
incluso se hablaría hasta de
disminución de salarios, lo cual
dadas las condiciones en que se
desenvuelve el trabajador, sería
muy grave y duro, pues los
ingresos siguen siendo
insuficientes frente al costo de
vida. "No es viable una disminución,
legalmente, porque el Código
determina incrementos periódicos".

Pero no solo el tema salarios es
parte de la revisión del esquema.
Fausto Dután, dirigente sindical
opinó que el hecho de que el
Gobierno recurra a una propuesta
de convertibilidad elaborada en
otros ámbitos, condiciones y
países, demuestra que carecía,
desde su campaña, de una
propuesta de Gobierno, sobre
todo económica.

"En esta época de copias, al menos
debió copiar bien las cosas, porque
en Argentina esta propuesta
económica hasta el momento ha
sido evaluada como negativa".

En el caso ecuatoriano, vemos más
bien una fragilidad en la moneda y
en la economía, lo que hace preveer
que, en un momento dado, si las
reservas internacionales que se
requieren para cubrir la moneda
nacional no son suficientes, nos
veremos abocados a procesos
inflacionarios y a una estimulación
de la recesión.

"No hay valoración de la fuerza de
trabajo, en nombre de la rentabilidad
de donde más se saca tajada es del
trabajo del obrero, sería muy grave
que la relación directa sea la que
imponga los salarios, porque los
trabajadores estaríamos sujetos
a superexplotación por parte de
los patronos".

Jorge Rodríguez, ex presidente de la
Asociación Latinoamericana de
Economistas, explicó que el modelo
contempla la liberalización de la
contratación laboral, es decir que
obligatoriamente deben modificarse
los contratos colectivos y los
horarios de trabajo, a través de una
reforma legal que establezca la libre
contratación para efectos de mejorar
la productividad.

Los empresarios privados tienen que
entrar en una nueva contratación con
salarios más ajustados. Ante la oferta
de mano de obra más barata, pueden
disminuir sus costos.

"El país necesita un baño de agua fría,
ha tenido garrotazos cada 4 años,
necesita hacer algo para que haya una
recomposición de todos los estamentos.
Es doloroso. Pero el primero y segundo
años la economía tendrá un repunte,
habrá un flujo de divisas de sobre los
3 mil millones de dólares. La cola de
la cometa de convertibilidad se verá
2 años después".

Desempleo, el punto débil

Un análisis de la Revista Ekos
Economía señala que según el
eventual plan de Gobierno de Bucaram,
los trabajadores ganan por el lado
salarial, porque aumentaría su poder
adquisitivo y porque la situación
general mejorará cuando la economía
se reactive. Sin embargo, advierte que
los trabajadores corren "el riesgo de
un enorme desempleo cuando la
economía se deprime".

Fue eso lo que ocurrió en Argentina,
donde el desempleo abierto subió en
más de un 100%, del 8, al 18%.
Eventualmente, según José Carrera, el
país mejorará en eficiencia, pero el
costo social será altísimo si no se
realizan programas de reconversión
industrial para hacer más eficiente a
la industria, y de capacitación para
que quienes salen sean reubicados.

Según Alfredo Corral, a diciembre
del 95 en Ecuador el índice de
desempleo quedó en el 6.9% de y
el sub-empleo en 45.9%.

En los últimos cuatro años el
desempleo bajó del 8.9 al 6.9% y el
subempleo del 47.9 al 45.9%, es
decir que se revirtió la tendencia de
años anteriores.

Jorge Rodríguez sostuvo que el
proceso de productividad hará que
las empresas contraigan sus
plantillas de trabajadores para
disminuir costos o cambien su
personal, de modo que se prevé un
incremento de la desocupación.

Bienes más baratos, pero ...

Acceso a bienes más baratos
* La revalorización de la moneda
permitiría a los trabajadores un
mayor acceso, a menores precios,
de los bienes importados.

Ingresos versus inflación
* En 1992 un trabajador
ecuatoriano tenía un ingreso
mensual mínimo de alrededor de
57 dólares. En julio del 96 ese
nivel subió a 162 dólares. En el
período el alza significó un 380%,
mientras la inflación acumulada fue
del 170%.

Convertibilidad y salario
* Si un trabajador percibe al
momento un sueldo de 511.785
sucres, esa cantidad, con el proceso
de convertibilidad, sería igual a 153
nuevos sucres que, a su vez,
equivaldrían a 153 dólares.

Una demanda laboral * Al 1 de enero
del 96 el poder adquisitivo de los
salarios estuvo en 453.750 sucres.
Con la inflación anual del 25%, al 1
de enero de 1997 deberían recibir al
menos 567.187 sucres, según
Marcelo Merlo, del CEA.
(FUENTE: EL COMERCIO)



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990