La Criminalidad No Da Tregua


Publicado el 29/Agosto/1993 | 00:00


Quito. 29.08.93. El recrudecimiento de la delincuencia en los
últimos meses, acompañado con derramamiento de sangre y violación
de mujeres, ha sembrado en la comunidad ecuatoriana terror,
intranquilidad y desconfianza para permanecer en sus domicilios,
salir a trabajar, y mucho más para viajar.

A tal punto ha llegado el delito y tan variados son los casos
delictivos, que la crónica roja llena páginas de la prensa
escrita y abarca gran parte de los noticieros televisivos y
radiales informando sobre crímenes, asaltos, violaciones, robos,
estruches, y hasta tráfico de drogas y secuestros.

Viajar en bus con los pelos de punta

A pesar de las medidas adoptadas por las fuerzas policiales y por
las estrategias de los cuerpos uniformados, no hay seguridad.
Quienes viajan en vehículos de la transportación intercantonal e
interprovincial, llevan los pelos de punta y los nervios
destrozados, y cada vez que el vehículo se detiene por cualquier
motivo, todo el mundo se pone de pie (pensando en lo peor).

Realmente es así, y el que no lo cree, pues que se vaya de viaje
y experimente lo dicho.

Los pasajeros viajan "acompañados" del desconcierto, la duda, la
angustia por llegar, la intranquilidad cuando alguien los mira,
el temor a la adversidad y el terror cuando repentinamente
sujetos indeseables, que no se sabe en qué momento abordaron el
vehículo, sacan a relucir armas de todo tipo y calibre y a los
gritos de "­esto es un asalto!", obligan al conductor a que se
detenga junto a una guardarraya.

Allí empieza la tormenta. Con las armas en las manos y apuntando
a los rostros, los "piratas" de las carreteras ordenan a los
asustados pasajeros desocupar el vehículo. Una vez abajo, los
hacen tender en la tierra y proceden a despojarlos de sus
pertenencias.

Pero, no todo queda allí, la presencia de mujeres jóvenes, y a
veces hasta mayores, despierta la lujuria y la enfermedad de los
antisociales, quienes inmediatamente las fuerzan a efectuar actos
sexuales, so pena de muerte si se resisten. Luego, una vez
"complacidos", huyen del lugar dejando a su paso toda una secuela
de frustración y vidas destrozadas. Mientras tanto, la Policía
trazando planes estratégicos para detenerlos.

Basta un ejemplo

Ejemplos claros son las ocho mujeres violadas la noche del 15 de
agosto, cuando varios delincuentes atracaron un bus de la
cooperativa Santa Ana que se dirigía de Samborondón a Yaguachi, a
la altura del Km. 21 de la vía hacia La Puntilla, llevando más de
60 pasajeros que supuestamente iban a disfrutar de las fiestas de
San Jacinto de Yaguachi.

Ventajosamente ya fueron detenidos dos de estos antisociales
violadores. Pero, ¿qué condenas les impondrán?. La palabra la
tienen los jueces de lo penal.

Pero increiblemente, un día después de la captura de los
violadores Jorge David Barroso Miranda, "Manicho", y Oscar Santos
Mora Navarrete, "El Tigre", y mientras la Policía efectuaba
redadas por otros lugares, dos mujeres más resultaron violadas
cuando los pasajeros de un bus de la cooperativa Loja fueron
atracados en un sector de la vía Milagro-Yaguachi.


Estacionar el auto y quedarse a pie

Otro fantasma del terror delictivo, el atraco y robo
indiscriminado de vehículos. Todos los meses la crónica policial
anuncia "170 carros se robaron este mes", "El robo de carros se
mantiene", "Cada dos horas roban un carro", "Cae banda
internacional de robacarros", etc.

Parece que para la Policía se torna muy difícil el control, pues
son tantas y tan bien organizadas las bandas, que mientras por un
lado capturan unos cuatro robacarros, por otro lado se reportan
más vehículos desaparecidos.

A propósito, se sabe que la Policía está tras las pistas de unas
bandas internacionales que tienen contactos con el Perú, por la
frontera sur, y con Colombia, por el norte. Es decir, el comercio
ilícito de vehículos sigue en marcha, pero, ¿podrán detenerlos
algún día a punta de tolete?.

Recientemente fueron capturados el ecuatoriano David Leonardo
Pérez Johnson, y el colombiano Geovanny López Arteaga, que luego
de las declaraciones dijeron pertenecer a una banda que comercia
los carros en Colombia.

Cuatrerismo y abigeato

El agro de Guayas y Los Ríos cada vez se ve más afectado por los
cuatreros, que a decir de la Policía, actúan con mayor frecuencia
en verano, debido a que en invierno se les hace difícil trasladar
las reses robadas.

La Policía de Guayas calcula que unas 500 cabezas de ganado se
encontrarían escondidas en diversas zonas de Salitre y que
habrían unos 10 corrales clandestinos, pero, debido a la espesa
vegetación que rodea esas zonas, los helicópteros de la FAE no
pueden rastrear por aire.

En el sector de El Papayo, cantón Salitre, se busca intensamente
a "Barbita", el cuatrero más peligroso, quien lidera una banda de
no menos de 50 delincuentes, mencionaron policías.

El problema del cuatrerismo nunca se terminaría, afirmó la
Policía, pues va de generación en generación. Familias enteras
que se dedican a estas operaciones ilícitas inculcan a los
menores a continuarlas. Es decir, de padres a hijos se hereda el
delito como por tradición.

Industria del plagio

Según estimó la Dirección Nacional de Investigaciones de la
Policía, los secuestros a cambio de recompensa se mantienen en el
país. Una publicación de la prensa nacional en días pasados decía
"16 casos de secuestros en Ecuador".

De acuerdo a escasas informaciones, se presume que unos 1.250
millones de sucres se habrían pagado por cuestiones de rescate,
pero difícilmente se puede precisar la realidad del monto, toda
vez que los familiares de las víctimas no denuncian los hechos
por temor a las represalias.

La mayoría de los secuestros se habrían dado en la región
amazónica, sobre todo por la provincia de Sucumbíos, en la
frontera norte y últimamente por el centro del país, en la
provincia del Tungurahua.

"El Rey", "La Rana" y otros

Innúmeras bandas de atracadores operan en las principales
ciudades del país, sobre todo en Guayaquil, Quito, Portoviejo,
Manta, Machala, Huaquillas y últimamente Ambato, entre otras.

Como protagonistas de este tipo de delito, y caracterizados por
la audacia, peligrosidad y temeraria presencia, están Reinaldo
Gustavo Zamora Sandoya, "El Rey" y Gustavo Párraga Loberty, "La
Rana", dos delincuentes que se han convertido en los más buscados
del país. Tras ellos, las fuerzas de Elite de la Policía
mantienen un rastreo incesante. Y, en los últimos días, también
las FFAA.

"El Rey", antisocial de los últimos tres años. Su figura aparece
a raíz de la muerte del "Patucho" Rigoberto Castro Sánchez, otro
delincuente que continuamente puso en "jaque" a la Policía, hasta
que inexplicablemente cayó abatido a tiros en un oscuro sector de
Guayaquil. Por comentarios que se tejieron, el autor habría sido
el propio "Rey" Zamora.

Desde su aparición, el "Rey" mostró todo su poderío delictivo.
Continuos atracos a bancos, aprovechándose que la Policía siempre
ha adolecido de la falta de personal, adiestramiento adecuado y
dotación de armas apropiadas.

Zamora está rodeado de toda una legión de antisociales
peligrosos, muchos de los cuales ya han sido abatidos y otros
están detenidos. Sin embargo, sigue actuando en la
clandestinidad.

Entre los compinches caídos están: Jaime Zamora (hermano), muerto
al explotarle una granada mientras se enfrentaba con la Policía;
Armado Reyna Sandoya (a) "El Chivo" (primo), muerto al explotarle
una granada cuando protegía al "Rey", para que huya de una
emboscada que le había tendido la Policía; Mario Rafael Larrea
Carvajal, infante de Marina y hombre de confianza que cayó
abatido a tiros.

Larrea Carvajal y el también infante de Marina David Correa Quimí
eran conocidos al interior de la banda de Zamora como "Los Tigres
de la Malasia".

Como la Policía desplegó un intenso operativo de persecusión
contra "El Rey" y su banda, inclusive poniendo un precio (20
millones de sucres) por la información tendiente a su captura,
parece que salió de Guayaquil para refugiarse en las zonas
rurales, al principio de la provincia del Guayas, luego en
Manabí, donde habría tenido contactos con "La Rana",
posteriormente en Los Ríos, hasta que últimamente se comenta que
estaría actuando en algún sector de Azuay. En todo caso, es
incierta su ubicación.

Según datos de los recintos policiales, "El Rey" tiene en su
contra más de 30 denuncias por asaltos, robos e incluso por la
muerte de cuatro uniformados.

"La Rana" Párraga

Entretanto, Gustavo Párraga, "La Rana", de 34 años de edad, el
otro delincuente más buscado y de quien se decía que era de
Manabí, porque allí sentó en principio su centro de operaciones
delictivas, mas, por datos del Registro Civil se supo que es
natural de Quevedo (Los Ríos).

Según datos policiales, "La Rana" está acusado de dirigir la
"piratería" por las carreteras de Guayas, Manabí y Los Ríos.

Además, se le atribuye la muerte de un indeterminado número de
policías. Recientemente habría asesinado a los policías Jorge
Mesías Quintana Yánez, Alfredo Pablo Aguirre Barrera y el cabo
José Telmo Enríquez Rodríguez, quienes aparecieron abatidos a
tiros y posteriormente incinerados, al parecer por una
retaliación, en San Vicente de Nila, un sector que pertenece al
cantón Santo Domingo de Los Colorados.

Se sabe que la "La Rana" (igual que "El Rey"), se encuentra
rodeado de peligrosos antisociales, cinco de los cuales (Armando
Camacho Alarcón, lugarteniente de Párraga y asesino de policías,
Eylson Rodríguez Vinces, Javier saltos Macías, "Javico", Antonio
Adeilberto Aray y Daniel Sebastián Velásquez Barzola) ya fueron
abatidos por operativos policiales. En tanto que otros dos, cuyos
nombres se desconocen, fueron capturados en un reciente operativo
del GIR, junto a una gran cantidad de armas.


Qué dicen las autoridades

Los comandantes policiales mencionan que el propósito de ellos es
acabar, a costa de lo que sea, con los delincuentes más buscados
y todos los demás, aunque para ello deban sacrificarse más vidas
de los uniformados.

El coronel René Bustos Lara, comandante del Regimiento Guayas,
dijo "estamos dolidos y muy heridos ante la muerte de nuestros
compañeros, pero en su memoria estamos actuando (con cabeza
fría), en la búsqueda y rastreo de los asesinos, porque esa es
nuestra responsabilidad".

El subsecretario de Gobierno, Roberto Passaillaigue, comentó que
efectivamente "la Policía está pagando con sus vidas el valor tan
grande que significa mantener la paz ciudadana".

Entretanto, el ministro de Gobierno, Marcelo Santos, anunció que
frente a la delincuencia que asesina, asalta, roba, destruye a la
juventud con el narcotráfico, pone en peligro la seguridad de la
vida de las personas en campos y ciudades, violenta las normas y
conspira contra la paz, todas las fuerzas uniformadas del país
tienen que estar unidas y en alerta. "Con la cooperación de las
FFAA, se inician operativos de gran intensidad que tendrán la
duración necesaria para que su acción sea efectiva y permanente;
para demostrar al Ecuador, el alto nivel de eficiencia y la
entrega al sacrificio y devoción de la Policía".

Pero, la Policía Nacional requiere urgentemente de personal
adiestrado y armas apropiadas para actuar. Al menos ese es el
comentario de los comandantes de distritos y regimientos. (8A)

Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990