Inversiones En El Mercado De Capitales


Publicado el 28/Julio/1998 | 00:00

Guayaquil. 28 jul 98. Pólizas, repos, fondos de inversión,
compra de títulos en el mercado de valores, son las
alternativas para reproducir sus excedentes de dinero, en
sucres o en dólares

Por Patricia Ramos

Para invertir su dinero en el sis-tema financiero, el
ahorrista tie-ne hoy múltiples opciones; las libretas aún son
consideradas como una alternativa conservadora de inversión,
pero además hay otras con mejores rendimientos. "El ahorrista
se va haciendo cada vez más especializado, cada vez más
conocedor del sistema financiero", expresa Luis Montoya,
ejecutivo de Finec.

Sabel de Vásconez, ejecutiva de la Casa de Valores Banrío
S.A., inscrita en la Bolsa de Valores de Guayaquil, recuerda
que hasta hace cinco años los ahorristas tenían dos opciones
básicas de inversión: las pólizas de acumulación y las cuentas
de ahorro, a corto plazo; y las cédulas hipo- tecarias, a
largo plazo. Luego, con la creación del mercado de valores, se
profesionaliza el mercado financiero y se canaliza el ahorro
hacia inversiones más productivas.

Las inversiones financieras se hacen en el mercado de
capitales, a través de los bancos y financieras -mercados
monetarios y financieros- y Bolsas de Valores -mercado de
valores-.

En los bancos, usted puede invertir en pólizas y repos -que
son las opciones tradicionales-, y en los fondos de inversión.
En el mercado de valores puede adquirir títulos, que los hay:
de renta variable, como las acciones y cuota patrimonial; y,
de renta fija, como los bonos, cartas de crédito doméstica,
cédulas hipotecarias, certificados financieros, pagarés, entre
otros.

La tendencia en el mercado de capitales, desde hace un par de
años, es invertir en productos a corto plazo y en dólares,
debido a situaciones de inestabilidad vividas por el país
desde 1995. "Cada cambio de gobierno viene acompañado de una
devaluación de la moneda, entonces la gente prefiere
protegerse en una moneda dura, en dólares, en el más corto
plazo posible, hasta que las cosas se estabilicen", señala
Ricardo Intriago, funcionario de Administración de Activos del
Banco del Pacífico.

INVERSIONES TRADICIONALES

Las pólizas de acumulación y los repos son las inversiones más
antiguas y conocidas y siguen vigentes. A decir de un
funcionario bancario, el cliente aquí es muy tasista, esto es,
si su fondo de inversión no está rindiendo y ve posibilidades
en una póliza, compara las ventajas y se va con ella.

Las pólizas, que hoy se denominan certificados a plazo, es un
convenio donde el cliente sabe cuánto recibirá al final; es un
producto renovable a 30, 60, 90, 180, o 360 días, y la
rentabilidad la recibe periódicamente o al final del plazo,
según lo acordado.

Una ventaja de las pólizas es su sencillo proceso de
operación; el ajuste de las tasas de interés es más rápido y
concreto, porque es una decisión directa del banco, al
contrario de los fondos de inversión, que es más complicado, y
cuyo rendimiento varía cada día, según la situación del
mercado de capitales. La póliza es elegida por quienes
prefieren no entrar en mayor detalle al momento de invertir:
ven algo que sea sólido, rentable y a un plazo definido, a
diferencia de un fondo, que es más complicado, pues al cliente
hay que hablarle de portafolios, rendimientos, etc.

Los repos son operaciones de renta fija a corto plazo, entre
uno y 29 días. Se requieren montos por sobre los 15 y 20
millones de sucres. La operación genera capitalización diaria,
la tasa de interés varía cada día.

LOS FONDOS DE INVERSIÓN

Los fondos de inversión tienen gran demanda en los últimos
años. Comenzaron con la creación de la Ley de Mercado de
Valores, y aunque la situación política nacional mermó su
crecimiento, éste aún es importante; el mercado de los Fondos
de Inversión, entre mayo de 1997 y mayo del 98, creció en un
16%.

El mercado nacional de los fondos de inversión es de alrededor
de 500 millones de dólares, que es la suma de todo el dinero
que tienen los fondos de las diferentes administradoras. En
todo el mercado, con datos cortados al 31 de mayo, hay cerca
de 55.000 inversionistas.

Los fondos son un mecanismo de renta variable que invierte en
títulos. Receptan capitales para formar un patrimonio común,
esto es, cada cliente es parte de un gran portafolio que
maneja un patrimonio superior al aporte individual y las
ganancias son repartidas proporcionalmente, de acuerdo a la
inversión de cada uno. Con esta opción, las unidades se
revalorizan día a día, el rendimiento es diario, a medida que
va cambiando su dinero se va capitalizando con la mejor tasa
de interés. Y algunos ofrecen productos cruzados como seguro
de vida, de salud o tarjetas de crédito.

Por lo general, los fondos de inversión se manejan a través de
las administradoras de fondos de instituciones bancarias que a
su vez son custodios de los títulos adquiridos por los
portafolios. Cada banco tiene mínimo cuatro fondos, en sucres
o en dólares. Para Esteban Hurtado, presidente de Fondos
Pichincha, esto genera confianza.

Las inversiones se hacen según la Ley de mercado de valores;
los fondos son controlados por la Superintendencia de
Compañías y tienen límites para que no existan mayores
riesgos. "En cada institución sólo se puede invertir el 20% de
la plata de sus clientes en un emisor, para que no se
concentren mucho las inversiones en uno solo", anota Intriago.


Los fondos son flexibles. Responden a las necesidades del
mercado y hay productos para escoger: a corto y largo plazo,
en sucres o dólares, renta fija o variable. Connie Man-Hing,
administradora de Portafolio de Filanfondos, explica que
tienen dos fondos muy pequeños para personas naturales que
deseen invertir con un monto mínimo de hasta un millón de
sucres. Así mismo, dos fondos a corto plazo pero con montos
mínimos más elevados, dirigidos a empresas o al sector
corporativo.

Carla Ron, jefa de la Mesa de Dinero del Banco Amazonas, anota
que tienen un fondo diseñado para clientes con altos niveles
de liquidez pero con disponibilidad a muy corto plazo; otro
para personas que no quieren tener la típica cuenta de ahorros
que paga lo mismo y desean un producto tan competitivo como
una póliza, con la ventaja de la liquidez; y, un tercero, que
funciona como fondo de reserva voluntario, mejor remunerado y
acumulativo, para pequeños ahorristas que aspiren a ganancias
a largo plazo e invertir en casa, educación o vehículo.

A diferencia de la póliza, el inversionista no tiene que estar
pendiente del vencimiento. En el fondo de inversión usted
coloca su dinero para ser invertido durante el tiempo
necesario, pero conviniendo un plazo de permanencia mínimo, y
lo puede rescatar cuando quiera, siempre que se haya cumplido
ese plazo mínimo. Por ejemplo, invierte en un fondo en sucres,
en el que necesita quedarse seis o siete días por lo menos,
pero si requiere antes su dinero, notifica a la administradora
de fondos con determinadas horas de anticipación y se lo
retornan.

Eduardo Guerra, gerente de Invidepro, administradora de fondos
del Banco del Progreso, resume las ventajas: rentabilidad,
porque no orienta su plan, su inversión, a un solo producto,
es un portafolio de inversiones el que genera el rendimiento,
el devengo de los intereses, en favor de sus clientes.
Solidez, porque el riesgo es del portafolio, en el que hay por
lo general inversiones en varias entidades financieras.
Liquidez, porque luego de un plazo mínimo de permanencia,
puede retirar su dinero cuando desee.

MERCADO DE VALORES

En el mercado de valores se negocian títulos o papeles de todo
tipo, en especial bonos, obligaciones, pólizas y cédulas
hipotecarias. Se transan en la Bolsa de Valores. Sabel de
Vásconez, explica que la BV funciona a través de sus miembros
que son las Casas de Valores, que son los intermediarios
autorizados, quienes reciben de sus clientes los
requerimientos de inversión y los canalizan. En la Bolsa de
Valores de Guayaquil hay inscritas 28 casas, y en la de Quito,
30.

Una ventaja: ahorro de tiempo, porque se encuentran en un solo
sitio las mejores alternativas ofrecidas por el mercado
financiero; un justo precio, pues la inversión será negociada
al precio más competitivo; valor agregado, porque a través de
un intermediario autorizado, el inversionista recibirá
servicio personalizado de asesoría profesional.

En el mercado de valores, la demanda por los papeles estatales
-bonos del Estado- es importante por considerárselos de cero
riesgo: si una persona invierte en un bono del Estado, tendrá
la seguridad de que éste le pagará. La participación del papel
del Estado en la Bolsa de Valores de Guayaquil fue de 46% en
el primer semestre de 1997 y 33% en el mismo período de 1998.

La rentabilidad de los bonos estatales, exenta de todo
impuesto -señala Vásconez- influyó en una mayor apetencia por
papeles del Estado. Sin embargo -agrega- la eliminación de las
exoneraciones tributarias a los documentos del Estado
desestimularía este tipo de inversiones.

En efecto, las inversiones en este tipo de papeles disminuyó
en la primera venta que se realizó después de la eliminación
de los escudos fiscales, el seis del presente mes, cuando de
la emisión de bonos por 50 millones de dólares efectuada por
el Ministerio de Finanzas, sólo se vendieron 5.6 millones de
dólares en la Bolsa de Guayaquil, mientras que los
inversionistas de Quito ni siquiera se interesaron por la
oferta estatal.

Por otro lado, las obligaciones o títulos de deuda son uno de
los más requeridos en la Bolsa de Valores de Quito; en junio,
sus compras captaron el 14% de las transacciones. Estos
papeles permiten a las empresas captar recursos del mercado
secundario para actividades productivas; representan emisión
de deuda con el compromiso de pagar un valor específico, a más
de reconocer una tasa de interés mejor que las otras opciones.


En cuanto a las acciones, en el último mes captaron apenas el
uno por ciento de las transacciones de la Bolsa de Valores de
Quito, lo que se atribuye a que el mercado de renta variable a
largo plazo es pequeño. Arturo Quiroz Riumalló, presidente de
dicha entidad explica que "uno de los problemas es que no hay
muchas empresas cotizando, sólo hay alrededor de 40, y de
ellas ocho son realmente activas".

Además, mantener una posición de renta variable tiene un alto
costo. Según Carla Ron, una acción no genera tasa de interés y
su valoración se da por la posibilidad de generar recursos en
la empresa.

Colaboración de Christian Zurita

CONSEJOS

Luis Montoya, ejecutivo de Finec:

*Si usted tiene 65 años, busca seguridad en sus inversiones,
vivir del flujo de dinero que éstas le renten, puede escoger
plazos más largos e irse en sucres, no en dólares, porque las
tasas de interés son mucho más altas en sucres.

Ricardo Intriago, ejecutivo del Banco del Pacífico:

*Si tiene sus necesidades bien claras, si usted sabe que su
plata la va a necesitar en x tiempo y no va a tener un
imprevisto y requerirla en menos tiempo, puede ser una ventaja
invertir en pólizas si las tasas son un poco más altas.

Arturo Quiroz, presidente de la Bolsa de Valores-Quito:

*El mercado bursátil está hecho para todos. Se puede vender
todo tipo de papeles, esto es, si tengo una inversión a 180
días en un banco y necesito ese dinero urgente, puedo vender
ese papel -el certificado de inversión- a través de la Bolsa.

Eduardo Guerra, gerente de Invidepro.

*Si el dinero es parte del ahorro de la persona, lo podemos
considerar para largo plazo, uno, dos, tres años. Otra cosa es
por ejemplo, el producto de la venta de una casa para comprar
una nueva, entonces no es ahorro, es inversión mientras se
busca.

El mercado nacional de los fondos de inversión está por los
500 millones de dólares.

En la Bolsa de Valores se transan papeles de todo tipo, en
especial bonos y obligaciones. (Texto tomado de La Revista
Vistazo #742)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.