El Trolebus Luego De La Noveleria Los Problemas


Publicado el 29/Octubre/1995 | 00:00

Quito (Ecuador). 29 oct 95. El primer trole ha llegado. El
alcalde de Quito, Jamil Mahuad, se ha paseado en él, ha
recibido aplausos motivados por la novelería del "recién
llegado" y ha demostrado que, pese a la crisis energética, el
trolebús sí funciona.

Pero todavía falta comprobar si el verdadero cambio en el
transporte público, el sueño por el que los quiteños han
esperado por años, se hará realidad a partir del 17 de
diciembre.

Para permitir el éxito de este sueño intervendrán varios
actores, como son el propio Municipio, los transportistas, la
Policía y el público usuario, cada uno con sus intereses
específicos y sus problemas. HOY presenta la situación de cada
uno de estos actores, así como los primeros cambios que
experimentará el transporte de la ciudad a partir del 17 de
diciembre. Por el momento sabemos que el sector de
transportistas bajo la batuta de Hugo Peñafiel declara la
guerra al trole en "yunta" con el Concejo de Tránsito...
¿Existe esa acción concertada?.

Y la policía quiere llegar a un acuerdo con el municipio que
aún no se concreta a menos de dos meses del arranque del
trole, pero pretende intervenir en la planificación de las
rutas y del tránsito, No quiere, por tanto, abandonar su cuota
de poder tanto en las decisiones como en los réditos por
matrículas, licencias, multas, etc.

El trole ha llegado, pero todavía hay cosas que no están a
punto.

El sur de Quito será la primera zona que contará con el
servicio del trolebús y el cambio de rutas complementarias.

El trole inicia su recorrido desde la Estación El Recreo y
termina en la Estación La "Y". Desde el 17 de diciembre hasta
el 30 de enero, el trole únicamente recorrerá desde El Recreo
hasta la calle Esmeraldas. A medida que vayan llegando los
troles se irá ampliando la ruta.

Este inicio exige que las rutas de transporte en el sur
cambien. HOY tuvo acceso, en forma exclusiva, a las rutas que
el Municipio implantará en el sur de Quito para que la gente
se movilice desde sus hogares hasta la Estación de El Recreo y
viceversa.

A partir del 17 de diciembre entrarán a funcionar dos rutas
que partirán y llegarán hasta la Estación El Recreo (ver
gráfico). La idea es que la gente que vive en los barrios del
sur viaje en un bus municipal, llegue al Recreo y continúe su
recorrido en el trole... con un mismo ticket.

Es decir, el usuario pagará un ticket para subir al bus, y con
ese mismo boleto podrá ingresar al trole.

¿Qué pasará con las cooperativas?

Los buses privados no desaparecerán como se ha venido
rumorando, sino que entrarán a competir contra las líneas
complementarias del Municipio.

El usuario podrá escoger entre subir en un bus municipal o en
un bus normal para ir al Recreo. La diferencia estará en que,
mientras con un ticket el usuario sube a un bus municipal y se
embarca al trole, en cambio deberá pagar el pasaje si sube al
bus normal, y luego pagar el valor del trole.

La ventaja para las cooperativas del sur está en que las rutas
municipales no llegan a muchos barrios con alta demanda de
transporte, por lo que su misión será la de suplir esa falta
de vehículos.

Servio Espinoza, presidente de la Asociación de Transportistas
del Sur de Quito afirmó a HOY que los transportistas del sur
de Quito han aceptado este cambio y que se encuentran
preparando para competir bajo estas nuevas reglas.

Espinoza agregó su gremio que se ha puesto de acuerdo, no solo
con el cambio de rutas, sino con el control de la
contaminación. Mañana se realizará una reunión con el alcalde
de Quito para definir los detalles de este nuevo sistema.

Esto, además, evidencia que una gran parte de los
transportistas (el sur de Quito cuenta con 60 de las 110 rutas
existentes) se encuentran opuestos a los anuncios de boicot
que ha realizado su líder máximo, Hugo Peñafiel.

Peñafiel anuncia sabotajes "en yunta"

Hugo Peñafiel exige "un arreglo justo" con el alcalde, de lo
contrario dice que sabotearán el sistema del trolebus, "en
yunta" con el Consejo Nacional de Tránsito.

Hugo Peñafiel, máximo dirigente de la Federación Nacional de
Transportistas Urbanos, FENATU, acusa al alcalde de actuar de
manera "dictatorial" para imponer el trolebus, y amenaza con
boicotear el sistema de transporte del trolebus en caso de que
los 3.000 transportadores de Quito no lleguen "a un trato
justo" con Mahuad.

Peñafiel agrega a su retafila de quejas que hasta la fecha los
choferes no conocen cómo se va a trabajar en el nuevo sistema:
cuál es el papel de los choferes y propietarios de buses.

El reclamo de Peñafiel es que Mahuad no ha coordinado con el
Consejo Nacional de Tránsito los trabajos del trolebus. El
dirigente de los choferes apoya estas declaraciones en el Art.
2 de la Ley del Distrito Metropolitano, de donde lee en voz
alta: "Sus decisiones se enmarcarán en la políticas nacionales
que determinen, de acuerdo con sus atribuciones, el Consejo
Nacional de Tránsito".

"No estamos de acuerdo con estas actitudes pero tampoco
queremos sabotear ni ponernos en contra. Lo hicimos al
comienzo del proceso de contratación", aclara Peñafiel.

El dirigente asegura haber tenido apenas tres reuniones con el
alcalde, que se han dado a pedido expreso de los
trasportadores. "Estas reuniones han sido netamente de
información", explica.

Dice que los choferes "no sabemos cómo vamos a trabajar ni
cómo vamos a cobrar por este trabajo".

De todas maneras, Peñafiel amenaza: "Si no llegamos a un
acuerdo justo para nosotros iremos a una desobediencia civil y
con el Consejo Provincial haremos un reordenamiento de rutas y
frecuencias y le haremos la competencia al trolebus".

Para Peñafiel, lo justo es que se ocupe a todos los
transportistas de Quito en el sisitema del trolebus y que se
les de las compensaciones económicas "que nos permita vivir
dignamente y cumplir con nuestros compromisos con la banca por
la renovación de las unidades". A cinco millones de sucres
asciende el presupuesto mensual de cada propietario de unidad
para satisfacer estas necesidades.

La policía también quiere meter mano

El coronel Molina apenas lleva dos semanas como Jefe
Provincial de Tránsito, pero declaró estar decidido a
contribuir para que los inminentes cambios se realicen de la
mejor manera, aunque señaló que todavía no se coordina
adecuadamente el diálogo entre el Cabildo y la Policía.

Molina afirmó que el último jueves el Concejo de Tránsito se
reunió con el alcalde y se establecieron los límites de acción
definitivos que tendrán tanto la Policía como el Municipio.

Según Molina, el Municipio se encargará de la planificación
del sistema de transporte, mientras que la Policía planificará
con el Municipio pero, además, controlará que esa
planificación se cumpla.

Se decidió que los policías participen de la planificación
porque así podrán cumplir de mejor manera los objetivos que se
buscan con los cambios.

En otras palabras, el Municipio y la Policía coordinarán el
tránsito, pero serán los oficiales los únicos con competencia
de detener y sancionar a los infractores, de matricular a los
autos y de autorizar las licencias, incluido el beneficio
económico que recibe la Policía por esto.

Sin embargo, como se sabe, el Municipio ha tomado la
iniciativa de los estudios de tránsito y ha comenzado a
aplicarlos con la llegada del trolebús. Ejemplo de esto son
los cambios de circulación en el Centro y el anunciado
reordenamiento de las rutas de transporte público.

Sobre este aspecto, Molina se mostró cauto y afirmó que la
Policía no está rezagada en las investigaciones y que también
tiene listos varios proyectos que pondrá a consideración del
Municipio. Estos proyectos tienen que ver con las rutas y la
circulación en el Centro para corregir algunos defectos.

Según el alto oficial, el Municipio debería corregir algunos
cambios específicos para lograr que el tránsito se
descongestione en el Centro.

El coronel añadió que, con respecto a los últimos cambios, no
ha habido una buena coordinación entre Municipio y Policía
para ejecutarlos, sobre todo debido a que ambas partes han
venido trabajando por su lado.

Molina descartó que vayan a producirse enfrentamientos con el
alcalde con el Municipio pero aclaró que exigirá que la
Policía participe en la planificación porque eso manda la Ley
de Transporte.

Una transformación con mucha vaselina

"Los cambios no serán de golpe para no perjudicar a los
transportistas" dijo a HOY César Arias, director de la Unidad
de Planificación y Gestión de Transporte del Municipio de
Quito al ser preguntado acerca de los enfrentamientos que el
cambio del sistema de rutas ocasionaría.

Los cambios en materia de transporte son, como en cualquier
lado, demasiado trascendentales como para imponerlos de golpe,
con violencia, explica Arias.

Por eso, continúa Arias, se definió aplicar los cambios
gradualmente. Se empieza por el sur, se continúa por el centro
y se termina en el norte. A medida que avance el proyecto, se
va monitoreando y sacando conclusiones para corregir los
problemas que se vayan presentando. El cambio irá avanzando en
complejidad hasta que la gente termine por acostumbrarse y
haga del nuevo sistema algo cotidiano.

La idea es ofrecer un buen servicio a los usuarios en el
sistema global de transporte. Arias declara que las líneas
alimentadoras, es decir, las rutas complementarias, tienen que
ofrecer un servicio tan bueno como el que ofrecerá el trole.

Los buses municipales que se harán cargo de estas rutas serán
rediseñados para esto, inclusive serán pintados con colores
que faciliten su identificación.

Sin embargo, continúa Arias, el éxito del sistema dependerá
del papel que jueguen las cooperativas de transporte porque
ellas participarán en esas rutas. En este punto hay éxitos y
retrocesos: con los transportistas del sur se ha logrado un
acuerdo, pero con el resto, comandados por Hugo Peñafiel,
todavía no se ha podido encontrar puntos de consenso. Arias
añade que el Municipio no se opone a los intereses de los
transportisas. Por el contrario, continúa, el cambio en el
sistema busca que el transporte sea más eficiente y genere más
créditos.

Arias cita como ejemplo el aumento de la velocidad. Los buses
en La Marín circulan a un ritmo de 0, 15 kilómetros por hora,
cuando una persona camina a 5 kilómetros por hora. Esto
provoca que el bus se dañe más, contamine más y que tenga
menos demanda. Si fuera más rápido, se evitarían esos
problemas y habría más pasajeros.

Asimismo también se depende del control que realice la Policía
Nacional. Arias recuerda que no hay sistema de transporte en
el mundo que funcione sin un control rígido y permanente.
Afortunadamente, la colaboración que hasta el momento ha
brindado la Policía ha sido, según Arias, muy provechosa.

El pobre apachurrado de todos los días

El sistema del trolebús ha sido diseñado para satisfacer
demandas exigidas por la población. HOY tuvo acceso a varios
estudios que el Municipio ejecutó para averiguar qué tipo de
demandas se deben satisfacer.

Por supuesto, era difícil pedir la opinión de la gente acerca
del trole... cuando el 98% de los quiteños nunca había visto
un trolebús en vivo y en directo. Antes de la llegada del
primer trole, la gente común pensaba que el trole funcionaba
con rieles o que era enorme como un barco.

También se pensaba que, cuando se vaya la luz, las puertas se
atascarían y los pasajeros quedarían encerrados. Lo más
gracioso era contemplar a ciertos quiteños que entraban a las
nuevas paradas con arcos, caminaban por su interior, salían y
decían que "estar en el trole no era gran cosa". Finalmente,
se dijo que el trole "era el juguete de Jamil".

Pero el panorama ha cambiado. Luego de la caravana que
emprendió el primer trole, la gente ha salido del desinterés y
se ha lanzado con mucha expectativa a pedir información y a
comentar acerca de los inminentes cambios.

Raúl Maldonado, director de la unidad ejecutora del proyecto,
explicó a HOY los aspectos más importantes que se han
realizado en consideración del usuario, aquel pobre individuo
que se apachurra todos los días cuando viaja en bus.

-Costos: Pasaje barato: no excederá al precio oficial que fije
el Consejo Nacional de Tránsito (no será superior a los 600
sucres).

-Servicio permanente: durante las 24 horas, tanto el trole
como las líneas complementarias.

-Rapidez: Desde la "Y" hasta la Villaflora el trole se
demorará 45 minutos.

-Frecuencia: pasará un trole cada dos minutos.

-Estaciones de prepago: se cancelará a un boletero antes de
entrar al trole. Desaparecerá el típico controlador y el
chofer no manejará el dinero, sino que se limitará a conducir.

-Para subir al trole y a las paradas no se necesitarán gradas.
Esto beneficiará a los ancianos, lisiados y a los que utilicen
sillas de ruedas.

-La 10 de Agosto tendrá un circuito de semáforos para acceder
a las paradas y cruzar la calle.

-El trole no expide smog ni ruido. El viaje es silencioso.

En cambio, el mismo típico usuario de nuestros días deberá
acostumbrarse a ciertas normas:

-Se prohibirá bajarse o subirse en cualquier lado. El chofer
abrirá las puertas únicamente en las paradas.

-No deberá correr para alcanzar al trole y subirse al vuelo.
Si se atrasó, deberá esperar al siguiente.

-Habrá que acostumbrarse a hacer cola en las paradas, para
evitar tumultos cuando se abra la puerta.

-También habrá que aprenderse las nuevas rutas complementarias
que irán apareciendo poco a poco. El Municipio ha ofrecido
información permanente.

-Algunos usuarios permanentes de transporte, como los
estudiantes, deberán optar por el sistema de tarjetas
electrónicas, para viajar varias veces al día con descuento y
sin estar sacando a cada rato la billetera.

-Los semáforos en la 10 de Agosto son claves. En este caso son
los conductores los llamados a respetarlos para permitir a los
viajeros acceder a las paradas.

Calendario para el trole

17 de diciembre de 1995: el trole circulará desde la Estación
El Recreo hasta la calle Esmeraldas. En el mapa se contemplan
las rutas complementarias que el Municipio ofrecerá a los
usuarios.

30 enero de 1996: el trole extenderá su radio de acción hasta
la avenida Orellana. En esta etapa cambiarán las rutas
complementarias del centro.

27 de febrero: el trole, finalmente, circulará su ruta
completa, desde El Recreo hasta la Estación de la "Y". En esta
etapa cambiarán las rutas complementarias del norte.

Rutas alternas para el sur

Ruta 1: Camal, El Recreo, San Bartolo, Diario El Comercio,
Balzar, Mercado Mayorista, Solanda, Quito Sur, El Calzado,
Circunvalación, Maldonado, Terminal Sur.

Ruta 2: al revés de la anterior.

Ruta 3: Maldonado, El Calzado, Quito Sur, Hugo Ortiz, Solanda,
Registro Civil, Turubamba, Estadio del Aucas, Las Cuadras,
Chillogallo, Santa Cruz y Espejo, Mariscal de Ayacucho,
Gatazo, La Raya, Santiago, Barrionuevo, El Pintado, Atahualpa,
El Calzado, Gómez de la Torre, Moraspungo, Maldonado.

Ruta 4: al revés de la anterior.

Estación el recreo

Desde el recreo empezará el recorrido del trolebús. Esta
estación tendrá la capacidad de transferir 3.600 pasajeros
cada hora. En total se realizán 395 viajes redondos, cada uno
con una duración máxima de 45 minutos.

Terminal de la "Y"

A la estación La "Y" arribará el trolebús y todas las líneas
complementarias del norte, habrá servicio de teléfonos,
revistas, farmacia, ambulancia, policía, mecánica, se aspira
satisfacer una demanda de 55 mil pasajeros por sentido.

Rutas paralelas al trole

El Municipio instalará rutas paralelas a la 10 de Agosto que
competirán con las cooperativas privadas: 6 de Diciembre,
Amazonas, América.

Ramales del norte

A partir de nero entrarán a funcionar las rutas municipales
complementarias del norete que servirán a los siguientes
sectores: Los Laureles, Comité del Pueblo, Rumiñahui,
Cotocollao. (Urbanismo) (Diario HOY) (6-7A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito (Ecuador)



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.