El NiÑo Tiene Su Consultor


Publicado el 20/Mayo/1997 | 00:00

Luis Carrera de la Torre, director del Plan de Contingencia
contra el fenómeno de El Niño, anunció que los municipios del
país decidieron no paralizar sus actividades y coordinar con
el Gobierno.
Carrera es un prestigioso ingeniero y consultor ambiental, que
ahora se enfrenta a la delicada tarea de repartir el dinero
para prevenir El Niño.

CARRERA REPARTE COMO PAPA NOEL

Luis Carrera de la Torre es el hombre más buscado del país.
Apenas entra al Palacio de Gobierno, a las siete y media de la
mañana, los alcaldes de los diferentes municipios del país ya
lo esperan con las manos extendidas para pedirle plata.

Y si hay algo que le angustia a don Luis, Lucho u Luchito, es
que lo estén aguardando. Desde que es el jefe del Plan de
Contingencia Gubernamental, para enfrentar al fenómeno de El
Niño, los alcaldes y autoridades seccionales, principalmente
las costeñas, lo buscan en forma desesperada e inclaudicable.
Es el Papá Noel que reparte dinero.

Don Lucho es el responsable de la distribución de 269 mil
millones de sucres para obras de prevención, designado y
supervisado directamente por el presidente, Fabián Alarcón. Es
mucho dinero. ¡Y donde hay dinero, hay problemas!

En las oficinas en que trabaja el personal del Plan (ocho
personas asignadas por diferentes instituciones), en medio de
humo de Belmont y Líder, los funcionarios se atropellan con
los visitantes.

Apenas lo ven entrar, los representantes cantonales ¡se le
lanzan! y pugnan por ser los primeros en ser atendidos por don
Lucho, que aún no digiere bien el pan con queso y agua de
remedio que desayuna.

Algunos, como Errol Cartwrigth, gobernador de El Oro, llevan
personalmente fotografías de los aguajes que ya inundaron
Puerto Bolívar. "Mira, hermano, mira cómo las aguas ya están
en las calles", exclamaba Cartwrigth, el jueves pasado, con
fotos polaroid en su manos.

Al mismo tiempo, representantes de Jaramijó (Manabí)
suplicaban, con ejemplares de los diarios regionales como
prueba, porque la marea obligó a evacuar a 200 familias.

En ese instante, un enviado de Portoviejo reclamaba porque los
fondos -aprobados por el mismo Luis Carrera- aún no eran
transferidos a la cuenta privada del Cabildo. Otro, como el de
Atacames, recién presenta sus proyectos de prevención.

Y su hija María Isabel, de 24 años, le pide la tarjeta de KLM
para separar los boletos que lo traerá de Londres a Quito, el
domingo. ¡Y rápido, porque las reservaciones podrían perderse!

Don Lucho escucha a todos. Durante toda su carrera política y
profesional, ha hecho más de dos cosas a la vez. Es ingeniero
civil, y ha construido las casas de su familiares y el
edificio del INERHI. Actualmente, además de estar a cargo del
Plan contra El Niño, impulsa la creación del Museo del Niño.

Y ofrece charlas ambientales en todo el mundo (ayer viajó a
Londres y regresará mañana).

Los oídos y el corazón de don Lucho son grandes. En mar ya
está sobre los 17 centímetros de lo habitual. La temperatura
del Pacífico está en 8 grados. Se calcula que, en Guayas, las
inundaciones afectarán 468.830 hectáreas de arroz, maíz duro,
café, banano, caña y cacao. El mapa nacional de zonas en
peligro tiene alfileres de cabeza roja en Zapotal, Piñas y
Muisne.

Don Lucho se conmueve y reparte instrucciones al personal de
apoyo. ¡No hay tiempo que perder! Pero deja todo en manos del
auditor, porque en ese momento, Fabián Alarcón lo manda
llamar. Se coloca la chaqueta, besa a su hija, se acomoda el
cabello, que ya pinta varias canas, y sube por las gradas
hasta el despacho.

ROBERTO XX EL DURO

Las manos extendidas apuntan hacia el auditor, Roberto XX
(como su tarea es muy delicada, no desea que su nombre
completo aparezca). ¡Y él no se conmueve para nada¡ Tan
ejecutivo como su jefe, el auditor revisa los planes que traen
los alcaldes. Si la autoridad quiere hacer bordillos, no
otorga un sucre.

Solo hay dinero para puentes, limpieza de alcantarillas,
recuperación de canales y trabajos para evitar inundaciones.

Si el proyecto municipal está programado para enero de 1998,
lo anula. Si el enviado de Portoviejo reclama por sus fondos
atrasados, se le responde que la cuenta del Cabildo no recibe
depósitos, por lo que es necesario cambiar de cuenta y prestar
más atención a los detalles financieros. Los fondos están
disponibles, máximo, en dos días.

El auditor es un hombre severo. Pero se achica ante la
grabadora. Cuando se habla con XX, se descubre quién es el
fumador de la sala, quién es la mano derecha que despeja la
ruta para que don Lucho no se vuelva loco... y quién advierte
que la fiscalización de los fondos será implacable.

MANOS EXTENDIDAS

Hasta entonces, don Lucho ha culminado su reunión con el
presidente y baja la gradas. Funcionarios del Banco Mundial,
de la AID, del BID y de la CAF lo esperan en su oficina. Se
busca una donación de 290 millones de dólares.

Además, los periodistas lo aguardan (la oficina de Carrera
está junto a la sala de prensa, por lo que siempre lo pescan
cuando sube o baja del despacho presidencial).

Normalmente, don Lucho es amable con la prensa, pero no
siempre da respuestas concretas. Por ejemplo, Boli Erazo, de
Radio Municipal, siempre que lo sorprende vagabundeando por
los pasillos del Palacio, le pregunta sobre la situación del
fenónemo. Don Lucho sonríe, claro, pero responde cosas como
"es una cantidad bastante alta".

No obstante, el mismo jueves, la Boli y el resto de
periodistas sí recibieron datos importantes: se logró evitar
un paro nacional de municipios y se acordaron mecanismos para
agilitar la entrega de los recursos.

Satisfizo a Boli y los demás colegas, quienes alcanzaron a dar
la noticia para los informativos de mediodía; pero no a otros
alcaldes: ellos todavía esperaban en el umbral de la oficina
con sus manos extendidas a que Papá Noel los ayudara.

UN HOMBRE QUE NO REMIENDA

A Luis Carrera no le asustan ni los dólares ni las magnitudes
de la obra pública. Habituado a planificar construcciones de
gran aliento, ha participado en las dos últimas décadas en
sueños como el Desarrollo Rural Integral y el Tratado
Amazónico.

Carrera de la Torre confía ciegamente en sus cálculos y sus
cronogramas. Traza carreteras, sistemas de agua, represas.

Cuando, algún burócrata le decía que debía reducir su
presupuesto, Luis Carrera sonreía con cierto sarcasmo, miraba
detenidamente los croquis, cedía en algún detalle, pero
insistía en su propuesta. Carrera no sirve para emprender en
remiendos.

Unico en su especie, Luis Carrera se ha convertido en la
sombra de todos los esfuerzos de desarrollo estatales. Es un
comodín que, sin embargo, ha conseguido, en el transcurso de
los años, salvar su imagen del contagio político. Cosa poco
corriente entre la raza de los consultores, que han sido,
durante este período democrático -con pocas excepciones-
amigos de los gobiernos con sueldos por fuera de los límites
burocráticos.

ADVIERTEN CONTRA TRAMITADORES FALSOS

El presidente Fabián Alarcón se reunió con Luis Carrera y con
los representantes de la Asociación de Municipalidades (AME),
para establecer un plan de acción conjunto con la Unidad de
Contingencias para Enfrentar el Fenómeno de El Niño.

Se informó que tras dos horas y media de encuentro, que los
trámites para la transferencia de fondos se realizarán
directamente por la Unidad de Contingencias. Se alertó a los
alcaldes de que los tramitadores e intermediarios que han
aparecido son estafadores.

La Unidad de Contingencias no contrata nada, ni compra nada y,
peor vende. por lo que es necesario que los alcaldes y
prefectos estén alerta a este tipo de vivezas que pretenden
aprovecharse de la situación del país.

Asimismo, se anunció que se agilitarán aún más los trámites
para la entrega de los fondos. (DIARIO HOY) (P. 6-A)



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990