"el Motociclismo Es Mi Vida"


Publicado el 23/Julio/1995 | 00:00

Quito. 23.07.95. Con 40 años a cuestas, Mario Gómez de la
Torre es el motociclista más destacado que tiene el Ecuador.
En su palmarés se cuentan varios títulos de campeón nacional y
uno, que en el país solo él ha podido conseguir ... el de
campeón latinoamericano de velocidad en la categoría de los
125 cc.

Hablar de motociclismo con él es "exponerse" a una extensa
jornada de diálogo, ya que con su experiencia y, sobre todo,
con su filosofía, Mario Gómez de la Torre es una verdadera
biblia del deporte de las máquinas sobre dos ruedas.

Como muchos jóvenes, a la edad de 16 años, tuvo que convencer
a sus padres para que le regalaran su primera motocicleta. Su
poder de convencimiento y la gran pasión que desde esa época
sentía por este deporte, fueron sus principales aliados para
lograr su "primera victoria".

¿Qué hace un hombre de 40 años corriendo y ganando aún?

El motociclismo es parte de mi vida. Cuando me levanto,
desayuno o voy a trabajar pienso en las motos. Dios me puso
sobre ellas y me dio la habilidad para dominarlas y eso es lo
que hago.

¿Cómo logras superar la barrera de la edad al correr con
pilotos mucho más jóvenes?

La vida enseña que hay procesos. Cuando yo tenía 16 años y
empecé a correr tenía la vehemencia de la juventud. A los 25
aprendí a entender lo que la gente con más experiencia me
decía. A los 30 aprendí lo que es la técnica de manejo; y, hoy
que tengo 40 pongo en práctica las tres cosas.

¿Qué tan difícil es poner en práctica esas tres cosas?

Todo en la vida significa una preparación constante. A los 40
años, con 24 en el motociclismo, aprendes a tener una escuela
y por ende sabes cómo enfrentar estas tres cosas.

¿Cómo te involucraste en el motociclismo?

Desde muy pequeño me gustaron los deportes mecánicos. El
motociclismo fue parte de una circunstancia porque desde que
era pequeño nunca vi barrera sobre el miedo. La moto
simplemente fue una alternativa donde poder concentrar todo el
potencial. Es algo muy raro porque en mi casa nunca hubo
deportistas.

¿ Y cuándo decidiste convertirte en corredor de motos?

Cuando en mi casa hice la promesa de no competir. Fue mi
primera gran mentira y la tomé como un reto hacia toda mi
familia, ya que en nuestro medio el motociclismo no es un
deporte que tenga mucha aceptación entre los padres.

¿Tu familia te apoyó?

No tenía la negativa ni la aprobación de ellos. Fue una
decisión muy personal, pero a los pocos meses los primeros
fanáticos que tuve fueron ellos. Se dieron cuenta que era
mejor ayudarme que negarme la posibilidad de hacerlo. Ese ha
sido el mayor respaldo que he tenido en toda mi vida.

¿Cuál fue tu primera dificultad?

El ponerme una meta y cumplirla. La meta era ganar mi primera
carrera.

¿ Y ahora cuál es tu meta?

Ayudar a que surjan nuevos valores en el motociclismo
nacional.

¿Cuándo fue tu primera carrera?

Oficialmente a los 16 años, cuando en un circuito urbano
competí con una Yamaha 100 de 18 caballos de fuerza. Aparte de
las dos caídas que tuve lo hice bien y aprendí que para que
conseguir algo hay que ser constante.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te ha brindado el
motociclismo?

El conocer al 90 por ciento de las personas que están cerca de
mi vida. Sentir la calidad humana de muchas personas que en su
momento han sabido entender, acompañarme y disfrutar conmigo
del motociclismo.

¿Cuáles son las personas mas importantes que han llegado a tí
por medio de las motos?

Hay varias personas que han sabido apoyarme y motivarme cuando
empecé a fallar emotivamente en el motociclismo. Esto
significa que el motociclismo, en su contexto general, no
depende exclusivamente del piloto sino de personas muy
inteligentes que están atrás del piloto. A nivel deportivo
hubo personas que confiaron totalmente en mí, como el caso de
Willy Pérez que me dio la posibilidad de ir a un campeonato
mundial.

¿Tienes miedo a la muerte?

Yo no tengo miedo a la muerte, sé lo que es la muerte ya que
la he visto muy de cerca. La muerte simplemente es un proceso
al que todos tenemos que llegar, unos antes y otros después.

¿Cómo tomas los triunfos?

Un triunfo te hace sentir realizado, pero después de cada
triunfo siempre hay una nueva meta y nunca se termina de
trazar metas.

¿Qué es una derrota?

La derrota no existe.

¿Te consideras un ganador?

Toda la vida. El motociclismo es un reto permanente y toda la
gente que hace motociclismo es ganadora.

¿Cuál ha sido el mejor momento en el motociclismo?

El saber que estoy vivo; y, cuando tuve la oportunidad de
compartir la emoción del triunfo, como resultante final de una
etapa, con una persona que no conoce muy a fondo las motos
pero que tiene una sensibilidad terrible. El es mi padre.

¿Y el peor?

Saber que alguien que yo amé ya no esté conmigo. La muerte de
mi cuñado Diego.

¿Cuál ha sido tu mayor desilusión?

Llegar a los 40 años con esta entrevista. Antes ha nadie le ha
interesado el carácter humano del deportista.

¿Y el no haber podido ir a correr el mundial no fue una
desilusión?

No, simplemente fue un objetivo que no lo pude cumplir. Pero
cuando un piloto ecuatoriano tenga esa posibilidad yo seré el
primero en apoyarlo y acompañarlo.

"Dios me hizo para la velocidad"

¿Por qué escogiste la velocidad y no el motocross o el enduro?

Porque la velocidad es la modalidad más compleja y difícil. La
velocidad es como un libro que nunca terminas de leerlo. No
puedes marcar un límite en la velocidad; para muchos es una
locura, para mí simplemente es el hecho de poder controlar lo
que la tecnología te puede brindar.

¿Qué significa para tí correr a 240 kilómetros por hora?

El correr a 240 kilómetros por hora es parte de mi vida y
luego de 24 años ya no me llama la atención. El motociclismo
de velocidad es exclusivamente sicológico y la experiencia te
enseña a vivir con eso.

¿Cómo enseñar a personas más jóvenes a correr a esa velocidad?

Yo creo que la mejor manera de explicarles es cuando a los 40
años les demuestro que puedo ser más rápido que ellos. El
profesor tiende a enseñar y el alumno tiende a superar al
maestro.

¿Y tu tienes todavía que aprender?

Nunca dejas de aprender. En el deporte las cosas son más
variantes que en la vida misma. La vida es una filosofía, las
carreras son tecnología. Mientras tengas una habilidad para ir
rápido y la tecnología te brinde la posibilidad de ir más
rápido tendrás que seguir aprendiendo.

Mario, ¿naciste para las motos?

Creo que Dios me hizo para controlar la velocidad.

¿Cuándo te diste cuenta de eso?

Tal vez cuando era muy pequeño, cuando no encontraba el límite
para sentir miedo sobre algo que yo sabía que podía
controlarlo, sin importar lo difícil que podía ser.

¿Has encontrado ya ese límite?

No, no lo he encontrado todavía.

¿Qué se necesita para encontrar ese límite?

El límite no lo marca el hombre, lo marca Dios. El límite es
un tope de algo y mientras el hombre diseñe cosas para el
hombre no habrá límite.

¿Qué pesa más sobre una moto, el valor o las ganas de hacer
algo?

Las ganas y la posibilidad de hacerlo.

¿Y dónde queda el miedo?

El miedo no existe. Eso es un parámetro que el hombre pone
para definir algo dentro de sí.

¿Que tan importante es la responsabilidad en el motociclismo?

Para ser un buen motociclista tienes que ser un loco cuerdo;
y, para lograrlo debes tener mucha responsabilidad. Mientras
más loco estás, más controlas esa locura.

También dijo

- Desde los 16 años he estado junto a una moto y lo estaré
hasta cuando me vaya. Mi moto será mi compañera de toda la
vida.

- Una moto es un instrumento que me dio la posibildad de
expresar lo quería ser y a donde quería llegar.

- Las motos brindan los más espelusnantes momentos de emoción
y también te llevan el extremo de despedir a un amigo que se
fue a través de ellas.

- Valorar lo que significa una amistad es el contenido mismo
del motociclismo y eso es lo más importante del motociclista.

- Con las motos ganas carreras y ganas amigos.

- Cuando ya no pueda ganar carreras me quedarán mis trofeos,
pero cuando ya no compita me quedarán mis amigos y esa es mi
ilusión de seguir en las motos.

- Normalmente antes de una carrera siempre considero la
posibilidad de un accidente o un golpe.

- Ya no te interesa ganar, pero que si me dan la oportunidad
lo hago. (4B)
(Diario Hoy)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.