El Ecuador Necesita Un BaÑo De Verdad


Publicado el 19/Julio/1999 | 00:00

Quito. 19 jul 99. La crisis financiera no es solo de los
bancos, también es del sector productivo que no tiene cómo pagar
sus deudas. Ese es el criterio del superintendente de Bancos,
Jorge Guzmán.

Por este motivo, anunció que los 500 millones de dólares que
otorgarán los organismos internacionales para fortalecer a la
banca deberán canalizarse, vía crédito a los sectores
productivos.

"Ese dinero tiene que ir al sector productivo porque sino en
siete meses más, tendremos una nueva crisis porque la gente no
podrá pagar sus deudas", sentenció.

¿Cuáles serán las opciones para fortalecer a los bancos con
patrimonio menor a cero?

La única forma en que los bancos con patrimonio neto negativo
puedan ser ayudados será que primero, sus accionistas pongan de
su propio peculio y en efectivo, el dinero necesario para que por
lo menos sus instituciones tengan patrimonio positivo. Luego se
considerará que en un esfuerzo paralelo, tanto el accionista como
el Estado, aporten recursos, "o sea pone un sucre el accionista,
pone un sucre el Estado".

El Gobierno no pondrá un solo centavo si es que al mismo tiempo
el accionista no hace un esfuerzo de salvar su negocio.

¿Ya presentaron el plan de fortalecimiento del patrimonio
técnico, los bancos débiles?

Ya debieron ser presentados. Ese plan no significa solo una
promesa de capitalizar el banco, sino que tiene que ser
garantizado, serio, creíble, verificable, comprobable.

¿Cómo se lo comprobaría?

Con un aval. Tiene que ser garantizado con un banco del exterior,
por una empresa seria, o por cualquier otro método que nos dé la
certeza que van a poner el dinero el 30 de septiembre, de otra
manera sería una burla.

Hay muchas personas que dudan que los bancos débiles puedan hacer
efectivo el aporte de dinero en efectivo hasta el 30 de
septiembre porque, además tienen que hacer otros desembolsos como
pagar los créditos vinculados en agosto y cancelar el impuesto
al patrimonio.

Bueno, esas son reglas del juego, y si no tienen cómo hacerlo,
los bancos tendrán que pasar simplemente al control del Estado.

¿Es una decisión a rajatabla?

Es que no hay otra manera de sanear el sistema. Si comenzamos a
dar plazos y largas al tema, entonces no haremos nada positivo.
La idea es entregar un sistema en 1999, saneado y fortalecido.

¿Cómo se escogerá a las instituciones que se beneficiarán de los
500 millones de dólares de los organismos internacionales?

Unicamente aquellos bancos que sean viables, que tengan
patrimonio positivo y que se compruebe que no han cometido
irregularidades, serán ayudados con los dineros que vengan del
exterior.

Lo positivo del proceso será que con ese dinero aparte de
capitalizar a los bancos, se beneficiará al sector productivo por
medio de créditos dados directamente por la banca o a través de
la CFN.

Lo que tenemos que definir es el mecanismo. Yo creo que esos 500
millones al entrar al sistema, inmediatamente deben canalizarse
para comprar bonos a la CFN, para que a través de ella ese dinero
regrese al sector productivo, vía sistema financiero, como
créditos multisectoriales.

De esta forma se solucionará el problema a futuro del sector
productivo, pero ¿cómo se arreglará el de las deudas vencidas que
se arrastra?

Una vez que fortalezcamos el sector, el problema de la cartera
vencida será de la banca. Yo no participo de la idea de que el
Estado se haga cargo de la cartera mala.

Hay quienes cuestionan las auditorías internacionales porque
consideran que no se ejecutaron bajo los parámetros adecuados
para fortalecer al sistema financiero.

Son las mejores auditoras del mundo y el proceso tiene el aval
de consultores internacionales de primer nivel. Pensar que se
sacará algo perfecto sería una arrogancia sin límites, pero sí
creo que se ha hecho un gran esfuerzo para que sea un trabajo
transparente.

En el sistema se han producido comentarios respecto a que no a
todos los bancos se les permitió ofrecer las pruebas de descargo
respectivas.

Eso no es exacto. A todos los bancos se les dio la misma
oportunidad. Tuvieron tres ocasiones de presentar los descargos.

Así que no es verdad. Eso hubiera sido una injusticia. Dentro
del proyecto de ley del que usted hablaba se contempla ampliar
la garantía de depósitos.

Ello genera críticas porque tendría un mayor costo para el Estado
y se vincula a lo que se denomina riesgo moral.

La actual garantía dejó a personas inocentes afuera. Este no es
un país sofisticado, la gente no tiene educación financiera. No
se le puede decir a 700.000 ciudadanos que fueron a un banco y
que les pagaron tres puntos por encima de la tasa promedio, que
están fuera de ella.

En la administración anterior se habló de la fusión de cuatro
bancos, bajo el eje de Financorp, ¿cómo está la situación?

No hay nada concreto. Pienso que es positivo que los bancos
quieran fusionarse. ¿Se podría incluir a un banco en el que ya
se ejecutó la garantía de depósitos?

Habría que analizar el tema de Financorp. Si es que hay problemas
legales o si existen situaciones que no lo merezcan, simplemente
yo no lo aprobaría.

Con el caso del Banco del Progreso ¿se puede decir que terminó
la crisis bancaria?

No sé, yo no puedo anticipar un criterio sobre el tema. El 30
de julio podré decirle al país si terminó o no.

¿Cuál es la moraleja que nos deja la crisis bancaria?

Yo creo que nos deja una lección muy importante: Es hora de que
aprendamos de nuestras propias experiencias porque hemos tenido
algunas a lo largo de la historia y seguimos sin aprender.

Nos hace falta en primer lugar un baño de verdad, decir las cosas
como son, ese ha sido mi compromiso desde el principio.

Segundo, hace falta preparación y capacitación. Los bancos han
sido manejados por banqueros improvisados y no desde el punto de
vista técnico y profesional.

Inconveniente capitalización

Jorge Guzmán, superintendente de Bancos, afirmó que se estudiará
si los fideicomisos que creó Fernando Aspiazu, ex accionista del
Banco del Progreso fueron dados en garantía a la institución o no.

¿Por qué se optó por el saneamiento del Banco del Progreso,
cuando hubiese sido menos costoso para el Estado transferir las
cuentas a otros bancos del sistema?

Lo que se hizo era inevitable porque ante el hallazgo de la
auditoría que no fue autorizada por mí sino por la anterior
administración, no quedaba más que proceder al saneamiento. Yo no
puedo en este momento, por la ley pasar los pasivos del banco a
otra institución. Honestamente eso sería lo ideal, pero no lo puedo
hacer. Por eso en el Congreso hay una ley para reformar ese aspecto.
Lo que vamos a hacer en la práctica es lo mismo porque vamos a
pagarle a los clientes a partir del 26 de julio a través del
Filanbanco y el Continental.

¿Podrá ser antes?

Se trabaja para ver si hasta el jueves se comienza a pagar por
lo menos
valores menores, pero no le puedo confirmar.

¿Y la nueva propuesta de capitalización que han hecho los
ahorristas?

Yo creo que hay una manipulación en el tema. Los ahorristas son
personas de buena fe, gente sencilla que a veces se deja manejar.

A ellos no les conviene. Tendrían que capitalizar 800 millones de
dólares. No es justo que la gente que puso dinero en el banco lo
pierda, porque recibirían papeles, que son acciones, en lugar de
depósitos. Quién les garantiza que aún capitalizando el banco,
este salga adelante.

¿Qué se hará con los fideicomisos que creó Fernando Aspiazu con
sus empresas?

Hay que establecer si esos bienes están realmente otorgados en
hipoteca, en garantía al banco. Si es así, el banco simplemente
tendrá que pedirle a esa empresa que pague su crédito, si no lo
hace habrá que ejecutar la garantía, si es que existe.
(DIARIO EL UNIVERSO) (P. 2-A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.