El diálogo de paz está en vilo por 4 muertes y 5 secuestros


Publicado el 01/Febrero/2013 | 00:06

La muerte de cuatro militares en un choque con las farc tensa más el proceso

Mientras el presidente Juan Manuel Santos se muestra cauto y dice que la negociación va por buen camino, su ministro de Defensa acusa a la guerrilla de crímenes de lesa humanidad. Analistas advierten complicaciones.

Soldados muertos en combate, policías secuestrados y ataques a oleoductos, han seguido luego de la tregua unilateral de las FARC y ponen en riesgo el diálogo del Gobierno de Juan Manuel Santos con esa guerrilla, que se realiza en Cuba.

Al terminar el 20 de enero esa tregua, las FARC reanudaron sus ataques, especialmente en el sur de Colombia, fronterizo con Ecuador en donde el grupo irregular tiene mayor presencia.

En poco más de una semana, esa guerrilla atacó el Oleoducto Transandino, que transporta crudo desde Ecuador y secuestraron a dos policías y a tres ingenieros de la petrolera Gran Tierra.

Estos últimos fueron liberados ayer, según informó la Policía.

Pero el panorama se complicó aún más ayer pues, mientras se reanudó la quinta ronda de conversaciones en La Habana, murieron en combate con la guerrilla cuatro soldados.

Iván Márquez, jefe de la delegación en Cuba y número dos de las FARC, confirmó la vuelta a las acciones armadas e insistió en pedir un cese del fuego bilateral.

Esa opción es rechazada por el Gobierno de Santos, que busca mantener la presión para conseguir un acuerdo que ponga fin a casi medio siglo de conflicto.

Además, Márquez puso en duda que haya sido la guerrilla la responsable del secuestro, pues dijo no haber sido informado.

Ante la intensificación de las confrontaciones, Santos se mostró prudente y afirmó que el proceso va "por buen camino".

Para él, la guerrilla no tiene capacidad para hacer nada diferente a actos terroristas o a secuestrar a colombianos, sean civiles o uniformados.

El Gobierno decidió mantener el diálogo, pero adoptó un tono más firme en esta nueva etapa.

Eso quedó en evidencia en las declaraciones que dio el miércoles, antes de partir a Cuba, el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle.

Él dijo que si los guerrilleros no quieren terminar la guerra, hablen claro y no le hagan perder el tiempo al Gobierno y al pueblo.

Más radical se mostró el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien calificó al secuestro de los policías como un crimen de lesa humanidad.

Para abrir la mesa de diálogo, Santos exigió que las las FARC renuncien al secuestro.

En febrero de 2012 la guerrilla se comprometió a no secuestrar a civiles y entregó a los últimos 10 policías y militares en su poder,

Sin embargo, el miércoles dijeron que se reservan la opción de tomar prisioneros a uniformados que se rindan en combate.

Ariel Avila, experto de la Corporación Nuevo Arcoiris, que estudia el conflicto colombiano, dijo a la AFP que eso es un juego de palabras y que para la gente, la captura de policías es secuestro.

Ávila cree que hay un recrudecimiento del conflicto, pero estima que no llevará, por ahora, a romper el diálogo.

Según él, no hay una ofensiva brutal, sino el regreso a los estándares normales de las FARC.

En cambio, el expresidente César Gaviria advirtió el riesgo de que fracase el proceso de paz.

Dijo temer que Las FARC cometan actos tan alocados y dañinos que hundan el diálogo.

Para la revista Semana, lo ocurrido es el primer tropiezo y pone sobre la mesa los equívocos y riesgos del proceso.

Para ella, el secuestro puede ser la primera papa caliente del proceso, y es un ejemplo de las paradojas que acechan la negociación en Cuba.

Enrique Santos, hermano del presidente y facilitador de la primera fase de acercamientos con las FARC, dijo que el ritmo del diálogo debe ser más dinámico.

Según él, a los colombianos se les puede agotar la paciencia y al Gobierno también. (AFP)

El expresidente Álvaro Uribe presenta su hoja de ruta electoral para 2014

El uribismo tenía previsto presentar ayer a la opinión pública su proyecto político electoral, con el que busca retomar el control de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

La cita fue convocada para las 16:00 de ayer en Santa Marta, en la Universidad Sergio Arboleda. Ahí, el expresidente Álvaro Uribe y los miembros de su círculo cercano explicarían la hoja de ruta para conseguir ese propósito en 2014.

De acuerdo con el diario El Tiempo, en el evento sería revelada la estrategia para derrotar al presidente Juan Manuel Santos en las urnas y lo que harán para asegurar mayoría en el Congreso.

El expresidente y todos los precandidatos -Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo, Marta Lucía Ramírez, Francisco Santos, Juan Carlos Vélez Uribe y José Félix Lafaurie- ayer iniciaron un proceso de emulación pública, para más adelante definir quién será el que los represente en la contienda presidencial. El propio Uribe, al cierre de la cita, hará un trazado de toda la estrategia político-electoral.

En el encuentro también se dará a conocer el nombre de una organización que asumirá la parte logística y operativa y los aspectos gerenciales del proceso, la cual estará a cargo de Alejandro Arbeláez, quien fue viceministro de Defensa de Uribe.

En la parte programática, en estrecha coordinación con los precandidatos presidenciales, estará su también exviceministro de Defensa, Rafael Guarín.

Las partes programática y logística emprenderán un ciclo de foros en todo el país, en los que los precandidatos realizarán un diálogo directo con los ciudadanos y en los que también comenzarán a ventilarse aspirantes al Congreso.

El precandidato Holmes Trujillo dijo que el evento de Santa Marta implica poner en marcha un proceso de acción política de Centro Democrático y empezar un proceso de emulación de los aspirantes a la Presidencia de Colombia.

Por su parte, Guarín, encargado de la organización de la cita, la calificó como una reunión fundacional del proceso que viene, en el que presentarán los parámetros acordados entre los precandidatos Uribe.

 



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.