Ecuador En La Cola Del Mundo


Publicado el 27/Marzo/2000 | 00:00

Guayaquil. 27 mar 2000. Los indicadores desalientan a los
inversionistas internacionales que pretendan incursionar en el
país. Analistas extranjeros consideran que las reformas
estructurales son imprescindibles

Andrés Falquez-Olmedo Farfán.- Los inversionistas internacionales
le dan la espalda al país a pesar de los esfuerzos fiscales.

Los indicadores económicos y financieros demuestran un
empeoramiento de la situación económica.

Los inversionistas foráneos han dejado de preocuparse por el país,
tomando una actitud excluyente del resto del mundo.

Por lo tanto, los actuales esfuerzos gubernamentales por entrar a
un esquema de dolarizacion deben superar muchos obstáculos.

Esto convierte la transformación económica nacional en un camino
de espera tortuoso para los inversionistas.

Si bien la dolarización, como medida económica, es un hecho; el
tamaño de nuestra economía impide que se refleje a nivel regional.

En la actualidad el excelente desempeño de las bolsas de valores
norteamericanas permite que los inversionistas obtengan ganancias
extraordinarias en el mercado bursátil norteamericano y mundial.
Lo que los hace alejarse de colocar sus capitales en los países
subdesarrollados y corruptos como el nuestro.

Indicadores empeoran

Existe un continuo deterioro macroeconómico y financiero del país.
Durante la primera semana de marzo, la Reserva Monetaria
Internacional (RMI) descendió de 1.266 a 1.260 millones de
dólares, lo que equivale a una baja del 0.5%. Mientras que la RMI
líquida, billetes con los que cuenta el Central, descendió en un
4% llegando a 956 millones de dólares a finales de febrero.

Por otro lado, la emisión monetaria ha disminuido, pero continúa
influyendo negativamente en el mercado financiero. Este indicador
aumentó un 160% en los últimos 14 meses, pero a partir de febrero
se ha establecido una contracción. A fines de ese mes este
agregado monetario disminuyó en un 3%. Este cambio podría ser
resultado de la decisión de dolarizar.

Dada está situación el funcionamiento actual del sistema bancario
nacional es un auténtico milagro. De acuerdo con las estadísticas
de la Superintendencia de Bancos, es verdaderamente inexplicable
cómo sobreviven actualmente los bancos nacionales.

Según las cifras oficiales, la cartera de crédito vencida del
sistema ha aumentado en más del 1.000% desde enero de 1999 a enero
del 2000. Solamente de diciembre del año pasado a enero del
presente, este indicador aumentó en un 96% para ubicarse cerca de
los 1.500 millones de dólares (27 billones de sucres), lo que
representa el 48% del total prestado por el sistema.

Las consecuencias del salvataje bancario presentan un sistema
cuyos activos pertenecen en un 52% al Estado (representandos por
2.600 millones de dólares).

El 55% de la cartera de crédito, equivalente a más de 1.200
millones de dólares, está en manos del Estado. Esta distribución
obligó al Gobierno a hacerse cargo del 90% de la cartera vencida,
ya que los bancos intervenidos y actualmente en manos públicas
cargan con una deuda de más de 950 millones de dólares.

Los 24 bancos que aún están en manos privadas deben resolver cómo
cobrar o recuperar los 124 millones de dólares restantes. El 43%
de los depósitos a la vista y el 54% de los depósitos a plazo
están estatizados o intervenidos.

Difícil recuperación

Con esta situación es muy difícil que las instituciones nacionales
logren una recuperación en el corto plazo que las vuelva
atractivas a inversionistas extranjeros, y especialmente, a bancos
internacionales.

Las facilidades presentadas por el Gobierno tratan de hacer más
largo y menos penoso el camino de la recuperación bancaria. Sin
una medida rotunda y estructural (como la imposición de un encaje
marginal del 100% sobre los fondos depositados en los bancos) el
sistema no podrá salir adelante y se mantendrá en el actual estado
de cuarentena.

Las grandes entidades financieras ponen mucha atención en la
confianza interna. Esta se refleja en el nivel de depósitos
mantenidos en los bancos locales.

Es triste admitir que desde enero de 1999 a enero del 2000 los
depósitos a la vista y a plazo bajaron en un 60%. Los primeros
disminuyeron de 1.800 millones de dólares a 1.120 millones: y los
segundos de 2.100 a 1.320 millones de dólares.

Los analistas internacionales coinciden que entre los factores
generadores de la incertidumbre estuvieron: el congelamiento de
depósitos, el impuesto ICC a las transacciones, la inestabilidad
política generada por el gobierno de Mahuad y las erróneas
decisiones económicas aplicadas por las autoridades monetarias.

Esta sensible baja en los depósitos forzó a varias entidades a
utilizar parte de su capital o patrimonio para atender las famosas
"corridas".

Los efectos están a la vista, ya que el nivel patrimonial de los
bancos ecuatorianos ha alcanzado niveles negativos por primera vez
en la historia.

También existen factores políticos que aumentan el nivel de
desconfianza de los inversionistas internacionales.

Las amenazas de huelgas y oposiciones férreas al nuevo esquema
monetario impiden que se forje un ambiente de paz.

Por ello no es extraño que el congresista nortemaricano Sonny
Callahan, responsable de la aprobación de la ayuda financiera
hacia el exterior, haya accedido a suspender la una ayuda de 20
millones de dólares para Ecuador (equivalente a menos del 0.5% de
los 69 mil billones de reserva federal de los EE.UU. a mediados de
marzo).

Las razones para ello fueron un supuesto encarcelamiento ilegal en
el país. El representante de los EE.UU., como es natural, puso la
libertad de un ciudadano de ese país por sobre los intereses y
necesidades nacionales. Esta es nuestra imagen internacional.

La conclusión más sensata y realista bajo el actual escenario, es
que las inversiones e ingresos de capital no llegarán si se
mantiene la actual situación.

Lo más probable es que las cosas se mantengan durante este año.
Varios expertos y ejecutivos financieros del exterior coinciden en
que es poco probable una intervención foránea de rescate a nuestra
economía, debido fundamentalmente al clima político.

Ecuador deberá solucionar su actual estado de zozobra por sí solo,
cueste lo que cueste. (Texto tomado de El Expreso)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.