Crudo La Facilidad Ayuda Al Fisco


Publicado el 27/Julio/1999 | 00:00

Quito. 27 jul 99. La brecha en el Presupuesto tras las medidas
del pasado 17 de julio demandan una solución urgente. Para
cubrir, al menos parte los USD 140 millones, Petroecuador tiene
dos alternativas: el descuento de cartas de crédito por venta de
petróleo, a través de las entidades financieras emisoras (obtener
liquidez a cambio de esos documentos), y una negociación
anticipada de USD 100 millones con las firmas compradoras de la
estatal.

El primer caso, es una práctica común del Ministerio de Finanzas
y el Banco Central para obtener recursos. Jorge Pareja Cucalón,
presidente de Petroecuador, explica que este tipo de transacción
ya se ha realizado varias veces, y que Petroecuador no
interviene, pues la operación es estrictamente financiera y el
dinero lo maneja directamente Finanzas.

Es así, que la última operación, hace dos meses, con descuento
en cartas de crédito, se realizó con ABN Amro Bank, institución
que descontó esos documentos que las compradoras entregan a
Petroecuador a cambio de crudo. En este tipo de operación se debe
observar el plazo pactado y la factibilidad de las facturas, pues
no todas son aceptadas por el análisis de riesgo bancario. Según
Pareja, la última transacción de este tipo se realizó por USD 200
millones.

En el segundo punto, Petroecuador espera concretar durante esta
semana una venta anticipada de crudo por USD 100 millones. La
negociación se realizó en forma directa con empresas clientes de
la petrolera y es la primera vez que se aplica este método. La
propuesta entró en la última fase de análisis.

Pero estas, no son las únicas opciones. El ministro de Energía,
René Ortiz conjuntamente con las autoridades económicas barajan
tres opciones más para obtener recursos con la producción
petrolera: el factoring petrolero, la facilidad petrolera y la
negociación directa. La segunda propuesta tiene apoyo de los
sectores productivos. Las Cámaras de la Producción de la Costa
la ven no solo como un medio adecuado para reactivar la
producción, sino para aliviar la deuda interna y externa, y
capitalizar a la banca.

Para Alberto Maspons, ex presidente de la Cámara de Industrias,
esta es la única forma de encontrar liquidez en el mediato plazo.
La misma Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE) pidió
al Gobierno no descartar esa opción como fuente inmediata de
recursos que se destinen a la reactivación de la producción
nacional. La Asociación considera también que "es indispensable
y urgente el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional...".

Según Maspons aún si no se lograra el acuerdo con el Fondo este
mes, por la dinámica de los organismos internacionales que
empiezan en estos días sus períodos vacacionales, no se recibirán
desembolsos hasta fines de este año. De allí la importancia de
que se dé una alternativa inmediata de este tipo.

La propuesta de la facilidad petrolera fue analizada la semana
pasada en la reunión de un comité interinstitucional conformada
por el Gobierno, la Corporación Financiera Nacional (CFN), los
sectores productivos y la ABPE. Ahí se presentó una propuesta de
la CFN, cuyo esquema se fundamenta en los créditos que otorgarían
los organismos multilaterales de crédito para la capitalización
de la banca, así como un planteamiento realizado por el ex
ministro de Finanzas Iván Andrade bajo el esquema de la
constitución de un fondo de capitalización.

El presidente de la ABPE, Mario Canessa, expresó que la facilidad
petrolera permite un alivio de la deuda interna que a la vez dará
respiro al sector financiero y productivo y contar con recursos
frescos.

Maspons concuerda con la apreciación de Canessa y agrega otros
elementos. "Las tasas de interés bajarán, por cuanto el Estado,
al comprar la deuda interna, dejará de convertirse en un
competidor más del mercado financiero. Además no se incrementará
la deuda externa del país. No aumentará la inflación y sectores
como la construcción y agricultura se reactivarán". Todo esto
dependerá de la decisión a la que lleguen el Ministerio de
Finanzas y el Banco Central del Ecuador, cuyos análisis fueron
solicitados por la ABPE con la mayor prontitud para establecer
la viabilidad o no de la propuesta. Si no convence, estudiar las
otras alternativas que existen sobre el tema.

Las alternativas para los recursos obtenidos del crudo

Las cámaras apuntan a la necesidad de una contratación de un
crédito de facilidad petrolera de alrededor de USD 2 750 millones
de dólares, que serían entregados al Ministerio de Finanzas. Así,
esta cartera dispondría de 1 500 millones para la recompra de
deuda interna, que está entre USD 1 300 y 1 400 millones, sin
tomar en cuenta a las deudas de la CFN y de la Agencia de
Garantía de Depósitos (AGD).

La propuesta es que el saldo, entre USD 200 y 300 millones, se
destine al pago de sueldos y salarios a los empleados de los
diferentes entes estatales. Con el resto, 1 250 millones,
finanzas puede entregar una línea de crédito a la CFN por igual
valor, para dos cosas: la compra de USD 1 250 millones de bonos
Brady Par, con una inversión de 500 millones.

Esta operación traería consigo aproximadamente USD 412,5 millones
de intereses que generan los Bonos del Tesoro de los EE.UU., que
sirven como colaterales, con lo cual la inversión neta sería USD
87,5 millones. De los USD 1 150 millones, mediante una operación
que incluya una línea de redescuento, se entregarían a la banca
712,5 millones para fortalecer el patrimonio técnico. En
contrapartida, la banca entregaría obligaciones convertibles
ejecutables en diez años, los bancos no cancelan esa deuda.

Con esto, la CFN podrá otorgar créditos a los bancos para que
refinancien unos 400 millones de dólares, a aquellos deudores,
cuyas obligaciones han sido calificadas como C, D y E, como los
transportistas y taxistas, que podrían sucretizar las deudas.

Maspons indica en este punto que buena parte de esa cartera ya
está provisionada por la banca nacional y el plazo para el pago
sería entre 10 y 12 años, con dos años de gracia . También la CFN
financiaría USD 500 millones para la reactivación del sector de
la construcción y a los pequeños productores. Los 200 ó 300
millones que sobren, se los utilizaría para la reactivación del
sector industrial.

Camdessus ojea el acuerdo

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) entró en
la fase decisiva de la negociación. Ayer se conoció que el
borrador final está en manos del presidente Jamil Mahuad y el
director gerente del FMI, Michel Camdessus. Se pudo establecer
que las conversaciones, previas al acuerdo, continúan girando
alrededor de la reforma tributaria. Al parecer existe la presión
del FMI para que esta se dé en octubre de 1999. De hecho está
previsto que en agosto llegue una misión del organismo que
trabajará en la racionalización del sistema tributario
ecuatoriano.

Otro de los puntos se refiere a la aprobación del proyecto de Ley
reformatoria para el fortalecimiento del sistema financiero,
denominada también Ley de la AGD, con base en la cual se
concretará la ayuda valorada en USD 500 millones, por parte de
organismos internacionales para el saneamiento bancario.

Pero también se analizan mecanismos para reducir el peso de la
deuda dentro del presupuesto. El presidente Mahuad le dijo a la
agencia Reuters que se buscan "opciones de mercado" para reducir
la carga que representa la deuda en bonos Brady. "Tenemos el 50
por ciento del total de la deuda en bonos y es ahí donde estamos
analizando una serie de alternativas porque queremos honrar esos
bonos. No se ha pensado de ninguna manera tomar una decisión
unilateral (de moratoria), nunca haríamos algo así".

Aunque, el presidente Mahuad admitió que es temprano para indicar
la estrategia que se hará con los Brady, reveló que "es una
opción" la posibilidad de buscar el redescuento de la deuda, cuya
carga calificó de "muy fuerte" para el país. Eso, una vez que el
Gobierno firme la carta de intención con el Fondo, para conseguir
un acuerdo de 18 meses y USD 400 millones en préstamos del
organismo.

Según Mahuad, el acuerdo, que se espera sea firmado esta semana,
contendrá las metas del 2000, del cual se espera sea un año mejor
que el actual. Reveló que 1999 terminará con un déficit fiscal
cercano al 3,5 por ciento del Producto Interior Bruto, una
inflación entre 55 y 60 por ciento y un decrecimiento de al menos
cinco por ciento. "El año 2000 aspiramos a tener una inflación
de la mitad de este año y esperamos tener una tasa de crecimiento
positiva hacia el dos por ciento, porque este año la economía de
Ecuador estará igual que tantas otras en América Latina".

El servicio de la deuda externa e interna consumirá este año el
42 por ciento de los recursos del presupuesto público. De los USD
13 336 millones de la deuda pública, unos USD 6 mil millones
están en bonos Brady. La deuda total bordea los 15 mil millones.
(Texto tomado de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.