Comercio Con La Biodiversidad


Publicado el 04/Enero/2000 | 00:00

Quito. 04 ene 2000. El decomiso de más de 900 animales vivos
en los últimos tres años son apenas la parte visible de este
tráfico ilegal en Ecuador, que ha adquirido una alarmante
dimensión, alertaron expertos y autoridades.

Muchos de los especímenes fueron decomisados en aeropuertos,
calles y plazas de las ciudades de Quito, la capital, y en
Guayaquil, el mayor centro comercial del país, ubicado en la
costa del océano Pacífico.

Según expertos del Ministerio del Ambiente, los animales
capturados en Ecuador podrían estar comercializándose en otros
países de Sudamérica, principalmente en Colombia y Perú.

Los negocios internacionales con animales silvestres también se
promocionan por la red informática mundial Internet.

La preocupación con el tráfico de animales se acentuó en los
últimos tres años, después de conocerse la requisa por parte de
la Policía y las autoridades ambientales de decenas de caballitos
y estrellas de mar, que en Europa y Estados Unidos son adquiridos
por particulares que pagan cinco dólares por cada ejemplar.

Pero hay otras especies poco comunes, como los monos capuchinos
y los pericos cabecirrojos, cuyo precio alcanza los 1 000
dólares, o las tortugas galápagos y los caimanes de anteojo, que
alcanzan un precio de venta de 5 000 dólares en los países
industrializados.

Los cazadores de animales de la Costa o la Amazonía no llegan a
recibir ni la décima parte del precio final, porque los
traficantes pagan algunos pocos dólares por esos especímenes tan
caros en el exterior.

Las aves más caras en el mercado negro son las Ara arao, Ara
macao o Ara cloróptera de la Amazonía, que los cazadores venden
a 50 dólares y que en el extranjero se comercializan en 15 000.

En los manglares de la provincia costeña del Guayas, los
cazadores capturan la lora frentirroja, un ave monógama que al
ser separada de su pareja no logra reproducirse nuevamente.

Los cazadores tienden redes de malla en las zonas donde duermen.
La mitad de las aves capturadas mueren; las restantes son
vendidas en el mercado negro de tráfico de animales a 20 dólares.

Diversas organizaciones a escala nacional y mundial, como la
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la
Fundación de Estudios Ecológicos, la Fundación Ornitológica del
Ecuador, el Ministerio del Ambiente y el BirdLife International
están elaborando una lista de aves amenazadas de extinción en
este país.

El informe revela la desaparición de cuatro especies y el peligro
que corren otras cien.

El ornitólogo Tjitte de Vries, del Departamento de Biología de
la Pontificia Universidad Católica Ecuatoriana (PUCE), explicó
que una de las mayores amenazas contra las aves en este país 'es
la caza indiscriminada, sumada a la contaminación del ambiente
y a la deforestación'.

LAS PLANTAS EN PELIGRO

Además del tráfico de animales también se ha denunciado el de
algunas plantas codiciadas por su valor comercial, especialmente
las orquídeas.

La bióloga Lorena Endara, investigadora el Herbario de la PUCE,
explicó que Ecuador es conocido por la gran cantidad de orquídeas
que se alojan en sus bosques, caracterizadas por sus diversas
formas anatómicas, morfológicas, colores y tipos de polinización.

Este grupo de plantas representa 20%de la flora ecuatoriana con
más de 3 000 especies, de las cuales 43% está en peligro de
extinción.

"Son plantas endémicas que solo se encuentran en el territorio
ecuatoriano", por lo que no se recuperarían si se extinguen aquí,
asegura Endara.

El tráfico de animales y plantas no ofrece muchos riesgos para
quienes se benefician de este negocio ilegal. A los ecuatorianos
y extranjeros sorprendidos hasta el momento por las autoridades
solo se les decomisó los especímenes y quedaron de inmediato en
libertad.

La Ley Forestal establece que la fauna y la flora son de dominio
del Estado y que su protección es regulada por el Ministerio del
Ambiente.

La revista estadounidense National Geogra-phic reveló que 50% de
la flora y fauna del mundo podría desaparecer en los próximos
cien años.

Según los ornitólogos, 11% de las 10 000 especies de aves que
existen en el mundo están en peligro de extinción y los botánicos
dicen que una de cada ocho plantas podrían desaparecer.

Para National Geographic, se vive "una epidemia mundial de
extinciones", que será muy difícil de revertir si no se producen
grandes cambios tendientes hacia la recuperación de la diversidad
biológica del planeta.

RESCATE

También hubo rescates de animales en provincias amazónicas como
Sucumbíos, en la frontera con Colombia y Pastaza en la Amazonía
central.

La mayoría de los animales rescatados a punto de ser vendidos en
el mercado negro internacional corren riesgo de extinción y son
llevados temporalmente a dos Centro de Rescate de Fauna
Silvestre, cercanos a Quito y Guayaquil.

Los animales incautados reciben el cuidado y la atención que
necesitan para restaurar luego su vínculo con su hábitat natural.

De acuerdo con los expertos de la organización ambientalista
Fundación Natura, es difícil que estos animales recuperen sus
hábitos silvestres cuando son extraídos tempranamente de su
ambiente y han estado junto al ser humano por mucho tiempo.

Algunos que deben permanecer en cautiverio en los centros de
rescate se han adaptado fuera de su hábitat natural e inclusive
se han reproducido, como es el caso de ciertos monos capuchinos
y algunas especies de aves. (IPS/DIARIO HOY) (P. 6-B)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.