Colombia Vota Contra La Guerra


Publicado el 20/Mayo/1997 | 00:00

BOGOTA. En los bajos de la alcaldía, frente a la Plaza Bolívar
y en pleno centro de Bogotá, miles de personas se
arremolinaban en la mañana del domingo para depositar sus
votos. Este es uno de los recintos electorales más
importantes de la capital colombiana y, sin embargo, los
reporteros de Radio Caracol no disimulaban su asombro por el
nivel de concurrencia, inusitadamente alto en comparación con
el resultado en comicios anteriores.

"A estas horas, aquí, nunca hay colas tan largas", comentó
Favio Callejas, mientras preparaba su micrófono para reportar
la novedad. Para su compañero, Antonio Caballero, el motivo
era simple: "el que ha arrastrado tanta gente es el voto por
la paz".

Quizá a Antonio no le faltaba razón. Ayer en Corferias, el
recinto electoral más grande de Bogotá, miles de banderitas
verdes, el color símbolo de la campaña en favor del voto por
la paz, se distinguían por entre las largas filas de votantes.
Para el mediodía, a la sede del Mandato ciudadano por la paz,
la vida y la libertad, la entidad responsable de esta
iniciativa, llegaba la noticia de que, en las ciudades
Valledupar y Cali, los "tarjetones" (papeletas) verdes se
habían agotado, así que la gente está registrando su voto en
fotocopias. Lo mismo ocurría en las zonas bogotanas de
Teusaquillo y Paulo VI.

El Mandato, que surgió apenas unos meses, tiene su antecedente
en las elecciones infantiles organizadas por la Red Nacional
de Iniciativas por la Paz y contra la Guerra (REDEPAZ) y
UNICEF-Colombia hace exactamente un año. Entonces, dos
millones setecientos mil niños votaron por su derecho a la paz
y colocaron el derecho a la vida como el primero en sus
preferencias.

La extraordinaria respuesta lograda hizo que la Fundación País
Libre, especializada en el problema de los secuestros, se
juntara a las otras dos organizaciones para dar lugar al
Mandato. Para inicios de este mes, alrededor de cuatrocientas
organizaciones sindicales, empresariales, religiosas,
estudiantiles y de más participaban en la organización y
promoción de esta campaña.

Ayer, pues, junto con las papeletas para elegir alcaldes,
gobernadores, concejales, ediles y otras dignidades locales,
los votantes recibieron la "sexta papeleta", el "tarjetón
verde", en el que debían consagrar su voto por la paz.
¿Acaso hay alguien que no quiera votar por eso?, se
preguntaban en estos días los comentaristas más escépticos
frente a la propuesta. Muchos la criticaron como la consulta
"más obvia" que se haya hecho... pero mencionaron, a
continuación, que no iban a dejar de depositar su voto verde.
El domingo, finalmente, toda Colombia parecía convencida de
que, como repitió con insistencia la campaña de radio y
televisión, "un voto no hace la diferencia, millones tal vez
sí".

En Colombia, un país con cerca de treinta y siete millones de
habitantes, el voto no es obligatorio y se registra un
abstencionismo promedio del cincuenta por ciento. Este año,
alrededor de veinte millones quinientas mil personas estaban
habilitadas para votar, pero no se esperaba una asistencia
masiva a las urnas. Después de todo, en las presidenciales de
1994, el 70 por ciento de la población habilitada para votar
no lo hizo y, este año, después del violento boicot de la
guerrilla y los paramilitares (que para dejar clara su
oposición a los comicios asesinaron a trece alcaldes en
funciones y veinte candidatos), no se podía aspirar a una
disminución del abstencionismo.

Poco antes de las cuatro de la tarde, hora de cierre de las
urnas en la redacción del Diario "El Espectador" llovían los
comentarios sobre lo difícil que había sido votar con tanto
gentío "a mí me tomó más de una hora", se quejaban por ahí; "a
mí dos", replicaba otro. Cuando alguien se lanzó a decir que
todo se debía al voto por la paz, el editor jefe, Juan Pablo
Ferro, se quedó pensando un segundo: "no sé si están votando
por la paz, pero sí contra la guerra", respondió.

GUERRILLA RECURRIO A TODO PARA EL BOICOT

BOGOTA.- Un guerrillero dio, a una niña de nueve años, un
paquete que contenía una bomba, para que lo entregara en un
cuartel en la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con
Venezuela, se reveló oficialmente.
El comandante de las Fuerzas Militares, general Manuel José
Bonett facilito esta información, al dar un parte sobre la
situación de orden público, pocos minutos antes del cierre de
los comicios locales y regionales. Bonett indicó que es -desde
todo punto de vista- censurable que las guerrillas utilicen a
niños para cometer sus atentados terroristas.
Las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de
Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN),
según denuncias de las autoridades colombianas, reclutan
también menores en sus filas. Varios niños y otros civiles han
sido víctimas de las minas antipersonales en áreas que han
sido "sembradas" de ellas por los grupos subversivos. (EFE)

SERPA TIENE VINCULOS CON EL NARCOTRAFICO

NUEVA YORK.- El Gobierno estadounidense podría revelar las
"pruebas sólidas" que dice tener sobre los "estrechos"
vínculos de Horacio Serpa, candidato presidencial colombiano,
con los carteles de la droga, según la revista "Newsweek".

"No podemos quedarnos de brazos cruzados" y dejar que Colombia
"caiga al precipicio", dijo un funcionario estadounidense
sobre la posibilidad de que Serpa, ex ministro del Interior,
gane las elecciones a la presidencia de Colombia, informa el
semanario en su número que sale a la venta hoy, lunes.
Serpa, aliado del actual presidente de Colombia, Ernesto
Samper, es ahora el favorito en la campaña para los comicios
de 1998.

Washington debate si debe revelar o no su información sobre
Serpa; una idea es divulgar la información en una audiencia
legislativa antes de las elecciones colombianas, indica la
revista.

Si Serpa ganase las elecciones presidenciales, el Congreso de
EEUU seguramente votaría sanciones comerciales contra
Colombia, agrega.
La administración de Bill Clinton canceló en 1996 el visado de
entrada a EEUU al presidente Samper, tras las acusaciones,
negadas por éste, de que recibió dinero de los carteles del
narcotráfico en su campaña electoral de 1994.

Además, en 1996 y de nuevo este año, EEUU "descertificó" a
Colombia en la cooperación en la lucha contra las srogas.

Un alto funcionario, no identificado, dijo que EEUU tiene
"pruebas sólidas" de que Serpa tiene estrechos vínculos con
los carteles de las drogas, señala el semanario.

Samper y Serpa niegan las alegaciones, agrega "Newsweek", y
recuerda que el tribunal constitucional de Colombia absolvió a
Samper de las acusaciones sobre las contribuciones del
narcotráfico a su campaña electoral. (EFE) (DIARIO HOY) (P.
2-A)



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990