Cia: Con Las Barbas En Remojo


Publicado el 23/Septiembre/1995 | 00:00

Quito (Ecuador). 23.09.95. Clamorosas revelaciones acerca de
la incompetencia y de las iniquidades de la CIA (Agencia
Central de Inteligencia de EEUU) han empañado la mística de la
"compañía" y dieron lugar a propuestas para poner fin a su
accidentada historia, escribe Mark Sommer, investigador de la
Universidad de California en Berkeley.

Su controvertida trayectoria está llena de derrocamientos de
gobiernos legítimos, de entrenamiento y financiamiento de
escuadrones de la muerte que asesinan a opositores a regímenes
represivos de América Latina y de toras regiones, de acciones
contrarrevolucionarias encubiertas en numerosos países y de
muchos errores, señala Sommer.

El autor indica que la CIA está desesperada pues sus
tradicionales enemigos son ahora demasiados débiles, por lo
que parece haberse volcado hacia el espionaje económico -
industrial en países amigos como Francia, en favor de grandes
empresas estadounidenses.

Sin embargo,advierte que si la ideología derechista que ahora
domina en el Congreso llega a la Casa Blanca en 1996, las
ilegales e inexcusables operaciones encubiertas podrían crecer
de modo significativo aunque la calidad de la agencia que las
dirigiría vaya en declive.

Dados los pésimos antecedentes de la CIA en materia de
pronósticos y sus graves fracaso políticos, una agencia cuya
especialidad es la desinformación podría terminar por creerse
sus mentiras, concluye Sommer.

Las clamorosas revelaciones efectuadas en los últimos tiempos
sobre la incompetencia y las iniquidades de la Agencia Central
de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) han empañado su
mística y están dando lugar incluso a opiniones de que ha
llegado la hora de su liquidación.

Primero estalló el caso de Aldrich Ames, un agente de alto
rango que admitió haber revelado a los servicios de
inteligencia soviéticos la identidad de agentes
estadounidenses encubiertos en el ex bloque comunista.

La información suministrada por Ames permitió a la URSS la
neutralización de muchas operaciones clandestinas de la CIA y
provocó el asesinato de por lo menos una docena de agentes
clave.

Luego vino el espectacular ayuno de la abogada estadounidense
Jennifer Harboury frente a la Casa Blanca, que llevó al
congresista Robert Torricelli a consultar documentos
confidenciales y a revelar la dramática historia del esposo de
Harboury, un jefe guerrillero guatemalteco que había sido
asesinado por orden de un coronel del ejército guatemalteco a
sueldo de la CIA.

Finalmente, en febrero último, el gobierno francés denunció a
cinco funcionarios de la embajada de Estados Unidos en París a
los que se descubrió cuando recogían clandestinamente
información económica confidencial.

El incidente reveló cuán desesperada está la CIA desde que sus
tradicionales enemigos se debilitaron, lo que la lleva a
volcarse al espionaje económico-industrial en favor de las
grandes empresas norteamericanas.

Desde su creación en 1949, la agencia se ha implicado en
"proezas" imperdonables en todas las regiones del globo con
resultados que han sido mortíferos e ilegales tanto a la luz
de la ley estadounidense como de la internacional.

La CIA es responsable del derrocamiento de gobiernos legítimos
en Irak, Guatemala y otras naciones, entrenó y financió a los
escuadrones de la muerte que asesinaron a militantes por los
derechos humanos, sindicalistas , periodistas, políticos y
todo opositor a los regímenes represivos de América Latina y
demás regiones del globo y actúa encubiertamente en guerras
contrarrevolucionarias en países que ostensiblemente se hallan
en paz con Estados Unidos.

Con 19 mil funcionarios y un presupuesto de 3 mil millones de
dólares, la CIA ha disfrutado de un "status" privilegiado en
la política estadounidense debido a la fascinación cultural
por el espionaje que, para la mayoría de los norteamericanos,
aplasta toda consideración moral acerca de las consecuencias
de la actividad de la agencia.

Décadas atrás, la CIA pasó de su misión inicial de simple
recolección de información a la de acciones clandestinas de
guerra con medios no convencionales. En defensa de quién se
realizan estas acciones no es completamente claro, ya que las
actividades de la agencia están sólidamente protegidas por el
secreto.

Durante la década del 80, la CIA fue politizada y militarizada
como nunca entes por un hombre de confianza de Ronald Reagan,
Bill Casey, quien utilizó los formidables recursos de la
agencia para servir a una agenda derechista.

Los detalles de esa agenda comenzaron a conocerse justo
cuando, inesperadamente, murió Casey en momentos en que la
investigación sobre el caso Irán- Contras iba en su dirección.

A pesar del mal olor despedido por los actos delictivos y el
juego sucio a través de toda la accidentada historia de la
CIA, muchos estadounidenses creen que la agencia es un mal
necesario en un mundo traicionero.

Prácticamente ninguno se ha dado cuenta, hasta las más
recientes revelaciones, de cuán incompetente es en realidad la
agencia.

Siniestra para unos, liberal e ineficiente para otros, la CIA
está en la cuerda floja

En la audiencia inicial de su caso, el superespía Aldrich Ames
declaró desafiante: "El negocio del espionaje, tal como lo
lleva adelante la CIA, es una parodia escenificada por los
burócratas de carrera que se las han arreglado para engañar a
varias generaciones de hacedores de la política estadounidense
acerca de la necesidad y del valor de su trabajo".

Como consecuencia del caso Ames, el peor escándalo de
espionaje de la historia estadounidense, la CIA fue sometida a
examen y se creó una comisión para recomendar reformas. Se
trata del decimotercer intento de reformar la CIA en los
últimos años.

Pero a diferencia de lo ocurrido hace dos décadas, cuando en
los tiempos del Watergate se enfocó en forma aguda la atención
pública sobre las actividades de espionaje de la agencia
contra los propios ciudadanos estadounidenses, participantes
en el movimiento contra la guerra de Vietnam, la CIA pasará
ahora fácilmente el examen de una legislatura controlada por
hombres que comparten una visión paranoide y confían en las
acciones encubiertas.

Desde la óptica conservadora

En el Congreso está muy solo el heterodoxo senador Patrick
Moynihan, partidario de la disolución de la CIA. Sin embargo,
Moynihan, al buscar simplemente la reasignación al
Departamento de Estado de las tareas de la agencia, no
resuelve la eliminación de la tendencia de la institución
hacia acciones encubiertas mal concebidas.

El plan de reformas que ha atraído el mayor interés, sin
embargo, no viene de la izquierda sino de la derecha,
precisamente del ex director de la CIA, Robert W. Gates, un
fiero "combatiente de la guerra fría" que fue acusado por sus
subordinados en la agencia de haber "cocinado" información de
inteligencia para favorecer la política del gobierno de Ronald
Reagan.

Desde su retiro Gates ha lanzado un plan que propone la
transferencia de las acciones encubiertas al Pentágono y
argumenta que al trasladar su sector de acciones bélicas
clandestinas al Pentágono, la agencia podría integrar
completamente sus operaciones paramilitares con las del resto
de las fuerzas armadas.

Pero tal arreglo dejaría a los políticos y al público aún más
fuera del control de las actividades de la CIA, camufladas
dentro del vasto desorden burocrático del Pentágono.

Los más poderosos enemigos de la agencia en su forma presente
no son defensores de las libertades civiles sino militantes
conservadores que la consideran demasiado liberal e
intelectual.

Si la ideología contrarrevolucionaria que ahora domina en el
Congreso entra a la Casa Blanca en 1996 se podría predecir un
aumento significativo de las acciones encubiertas aunque la
calidad de la agencia de inteligencia que las dirigiría vaya
en declive.

Dados los pésimos antecedentes de la CIA en materia de
pronósticos -falló, por ejemplo, en predecir el colapso del
comunismo y fracasó catastróficamente en otras previsiones
políticas a causa de su información incorrecta- finalmente,
una agencia cuya especialidad es la desinformación puede
terminar por creer sus propias mentiras.

*Investigador de la Universidad de Berkeley, California (IPS)
(Diario HOY) (9A)

Ciudad Quito (Ecuador)



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990