Churute Fortalecio Su Plan Para El Manglar


Publicado el 12/Septiembre/2000 | 00:00

Guayaquil. 12 sep 2000. El "Programa de Fortalecimiento" es un convenio entre el
Cedege, el Ministerio del Ambiente y Natura. 100 mil dólares se dedicarán a la
reforestación.

El cantar de los pájaros y el ruido de los monos aulladores irrumpen el silencio
del bosque y anuncian rápidamente lo que es la Reserva de Churute, ubicada a 41
kilómetros de la carretera Guayaquil-Naranjal.

Ahí sus senderos permiten conocer y explorar las dos características que
presenta el bosque: seco en la parte baja y húmedo tropical un poco más arriba,
con árboles de guayacán, palo de ajo, chiringa, bototillo, balsa...

Para mantener la flora y fauna de los Manglares Churute, en los últimos seis
años se ha aplicado el "Programa de Fortalecimiento", convenio firmado entre
Cedege, Ministerio del Ambiente y Fundación Natura. Sin embargo, este acuerdo
concluyó en junio pasado, pero aún cuenta con presupuesto para un año más por
parte de la administradora de los recursos: Fundación Natura. A partir de ese
momento se teme que la Reserva no pueda sostenerse sola.

Juan Bravo, jefe del distrito forestal, explica que el Estado no cuenta con
recursos para mantener las reservas naturales, de allí que la autogestión con
organizaciones no gubernamentales o convenios internacionales son las opciones
que ayudarán a sostener el control en los bosques.

"Tenemos que considerar que recién se están implementando obras de
infraestructura turística y se necesita un capital para desarrollarla o de lo
contrario hay que encontrar otras formas de financiamiento, una vez que concluya
el convenio", dijo Bravo.

El Programa de Fortalecimiento de Churute lo administra Natura con fondos del
Banco Mundial. Alrededor de 750 mil dólares estuvieron destinados, de los que se
han gastado hasta la fecha 450 mil. Churute está ubicado en el kilometro 48 de
la vía Guayaquil-Naranjal. Su nombre se debe a la presencia de la cordillera del
mismo nombre, donde se levantan siete colinas: Más Vale, Pancho Diablo, El Mate,
Cimalón, Perequete Chico, Perequete Grande y Pechos de Niña.

En sus alrededores se han desarrollado trabajos con colegios de las zonas en
capacitación y fortalecimiento comunitario, así como proyectos productivos que
permiten que los larveros y recolectores de cangrejos trabajen en otras áreas en
épocas de veda. También están varios componentes de apoyo social y educación
ambiental, explica Giovanni Ginatta, presidente de Fundación Natura, capítulo
Guayaquil.

La administración de Churute ha permitido que su plan de manejo funcione en base
a la planificación establecida, respaldada por las construcciones de los
senderos e instalación de equipos de comunicación para las labores de patrullaje
de los nueve guardabosques.

Para Mireya Pozo, directora de la Reserva Ecológica Manglares-Churute, el plan
de manejo se inició con los programas de educación ambiental y turismo,
directamente con la participación de camaroneros, granjeros y ganaderos.

"Antes de iniciar los programas de educación ambiental mucha gente vivía en la
reserva, pero no la sentía como parte de ella, de allí que se comenzó a trabajar
en los beneficios que les podría significar y poco a poco se fueron
involucrando", comenta Pozo.

Dentro de la Reserva viven 900 personas, de las cuales 250 se dedican a
recolectar cangrejos, que están debidamente identificadas y que en etapas de
veda se dedican a la pesca y agricultura. Ismael Acero (60 años) es un ejemplo
de la participación comunitaria. El agricultor, padre de seis hijos, conoce
ahora que una vez que cosecha, puede incendiar el terreno que ocupó, pero
cercándolo para evitar los incendios forestales.

"La capacitación que hemos recibido nos ayuda a conservar la Reserva porque
sabemos que si le hacemos daño, los perjudicados serán nuestros hijos", dijo.

La preocupación es que una vez que se agoten los fondos, la Reserva no está en
condiciones de avanzar sola por lo que se buscan alternativas para
autosustentarla, entre ellas el ecoturismo. Por lo pronto, de los 271 mil
dólares restantes, 100 mil se dedicarán a labores de reforestación, según
Ginatta.

En el estuario interior del manglar, conformado por una extensión de 37 000
hectáreas, se recolectan los cangrejos en el momento que no existe vedas, peces
y moluscos comestibles. El estuario también alberga más de 200 especies de aves,
que aumentan en época de migración.

Pero las situaciones en otros parques son diferentes con apoyos económicos
constantes como el Parque Nacional Galápagos que cuenta con una infraestructura
para su reserva natural.

En cambio en otras como la isla Santa Clara y Santay se están realizando
estudios. Según el Inefan, en el país existen 26 áreas de reserva ecológica, de
las cuales una pertenece a la provincia de Guayas. Ante la falta de recursos
económicos se designa y entrega las áreas para la administración a grupos
ecológicos.

EL BOSQUE POR DENTRO

El estuario * Allí se mezclan las aguas salinas del río Guayas y las dulces de
los ríos Churute, Cañar y Naranjal. La presencia de estos ríos ha contribuido a
un complejo de canales e islas de forma alargada. Las más grandes son Mondragón,
Matorrillo, De los Ingleses y Alamos.

Cinco ecosistemas * La Reserva Manglares-Churute es una de las más importantes
de América de Sur. Cuenta con cinco ecosistemas: manglares, estuario, bosque
seco tropical, bosque húmedo tropical y lacustre, con su diferente flora y
fauna. Son 49 383 hectáreas.

Los mamíferos * Entre los principales mamíferos están los monos aulladores
(Aloutta palliata) que se los escucha en los cerros Más Vale, Pancho Diablo y
Cimalón. Otros mamíferos son los monos de cara blanca. Los reptiles son escasos,
pero la lagartija de una escama es muy común.

Los cangrejos * La captura del cangrejo es una actividad importante. Los
habitantes de la zona también se dedican a la captura de camarón, actividad que
efectúan únicamente en la época de veda del cangrejo. Entre diciembre y febrero
la captura del cangrejo es más fácil.

El recurso fauna * Se ha reportado que existen 267 especies de aves. El plan de
manejo hace referencia de 222 especies, de las cuales siete están amenazadas,
según las listas de especies consideradas como raras en el país. (Texto tomado
de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.