Cervesur Pago 4200 Millones De Sucres


Publicado el 29/Marzo/2000 | 00:00

Guayaquil. 29 mar 2000. Cervecería Suramericana S.A. (Cervesur) hizo efectivo ayer la cancelación de los tributos por importación de maquinarias hace tres años. El no pago de esos aportes generaron este fin de semana una orden de captura contra nueve funcionarios y accionistas principales.

La transacción, por 4 200 millones de sucres, se realizó a las 13:15 en el Banco Bolivariano, en las calles Panamá y Junín, tal como la ofreció Jorge Zavala Egas, abogado defensor de Roberto, Estéfano y William Isaías Dassum, los dueños de la cervecera y sindicados por el juez fiscal de Adunas, Hanníbal Vela.

Según Zavala, eso es parte de una rectificación tributaria, ordenada el 27 de febrero por la Aduana y para lo cual tenían un plazo de 20 días hábiles (que vencieron ayer).

Ayer el Juez Fiscal no revocó las órdenes de prisión contra los sindicados, porque explicó que el delito se cometió y debe ser juzgado y sancionado. La alternativa para los Isaías sería el pago de fianza. En tanto, la Policía solo confirmó la captura de Roberto Perea Angulo, agente afianzado de Aduanas, realizada el sábado pasado en los alrededores de los patios de la Aduana del aeropuerto.

En cambio, a la Policía de Migración le llegó la disposición de evitar la salida de los implicados apenas el domingo último, pese a que el Comando Provincial del Guayas recibió el viernes pasado la notificación de las órdenes de prisión de parte del Juzgado Fiscal.

Por su lado, Migración no registra la salida de ninguno de los restantes sindicados, en los últimos días.

El pago de los tributos responde a la estrategia planificada por los abogados defensores de los hermanos Isaías, que sostienen que es un error mantener que hay un acto punible o un delito aduanero.

"Es absurdo hablar de evasión de un impuesto que por ley se convierte en crédito tributario a favor del contribuyente", dijo Héctor Devia, representante de Cervesur, en su alegato presentado el lunes. Mientras que los hermanos Isaías, también en un escrito presentado la tarde del mismo lunes, consideran que no aparecen relacionados con los hechos.

"En el supuesto de que alguna infracción se hubiere cometido -lo que no admitimos- no seríamos nosotros los autores, cómplices y encubridores, como usted afirma (Ndlr: se refiere al juez de la causa)". En el mismo escrito aseguran que no entienden cómo pueden ser autores del no pago de tributos por ingreso de mercaderías del extranjero, si ellos no tienen, ni movilizaron tal mercadería.

En un escrito presentado por el Presidente ejecutivo de Cervesur, con fecha de 27 de julio del año pasado, sostenía que el inconveniente legal se debería quizá a que en una de las facturas correspondientes al pago de parte del equipo se hace con dinero proveniente del Bayerische Bank.

Ya en esta fecha Cervesur consideraba que "si fuese el caso, la empresa estaría en disposición de cancelar el IVA correspondiente a dicha porción del préstamo", que equivale al 85 por ciento de 3 200 000 dólares, provenientes del Bayerische Verinsbank".

Por su parte, el ministro fiscal de Aduanas de Guayaquil, Ángel Layedra Silva, en su excitativa fiscal presentada el 20 de marzo de este año, considera que por la importación de maquinarias la Cervecería Suramericana S.A. (Cervesur), fabricante de la marca Biela, sí debió pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Esto porque parte del financiamiento total para la compra e importación de seis grupos de maquinarias para Cervesur, ejecutada desde marzo del 97, se realizó con una entidad financiera que no está calificada por el Banco Central del Ecuador (BCE) como "organismo de crédito multisectorial", de acuerdo con la regulación 5700-88, de la Junta Monetaria, que son las que permiten la exoneración tributaria.

La excitativa fiscal recoge también un informe especial efectuado por la Contraloría General del Estado, en el que se sostiene que, revisada toda la documentación presentada sobre esta transacción, "los consignatarios de la mercancía (maquinaria) en mención, estaban obligados al pago del IVA, más al no hacerlo, se engañó a la autoridad fiscal, evadiendo el pago de impuestos".

Por su parte el SRI aclaró que los sindicados Kléver Izquierdo y Dioselina Cevallos ya no son funcionarios de Rentas.

Roberto Isaías es la cabeza del imperio

Considerado como líder de uno de los grupos económicos más fuertes del Ecuador, Roberto Isaías, con una fortuna personal que hace poco menos de año y medio, él mismo estimó en más de USD 110 millones, se encuentra en el centro de un lío judicial por una supuesta evasión fiscal.

A finales de 1998, salía bastante bien librado, en uno de los primeros capítulos del remezón financiero que llevó a la estatización de alrededor del 70 por ciento de la banca ecuatoriana. Aunque perdió el control de Filanbanco (que pasó a manos de la AGD) y algunas otras inversiones como Puntilla Mall, la operación no le generó problemas judiciales como a otros banqueros (Progreso, Azuay, Popular, Previsora...). Su habilidad en los negocios le sirvió para ser designado por Nahim Isaías Barquet, el segundo al mando en el banco en 1987.

Siete años después, ya como timonel de Filanbanco, hizo una jugada clave al comprar los activos y pasivos del Banco de Los Andes. Esta operación hizo posible que la entidad crezca en el mercado de la Sierra y amplíe su base de cuentahabientes de unos 250 mil a 400 mil.

Con Filanbanco, el grupo también expandía sus intereses en medios de comunicación como la televisora Telecentro, las radios Super K-800 y Carrousel.

También en otros servicios de valor agregado como buscadores personales con Skytel; Suratel (concesionario de transmisión satelital), Satnet (servicio de internet) de televisión codificada, con la compañía Tevecable, entre otras.

En 1994, Isaías compró el ingenio azucarero Aztra en 218 millones de sucres. Pagó las acciones al 1,14 por ciento de su valor nominal, cuando la estatal Corporación Financiera Nacional (CFN) las había ofertado al 245 por ciento. Por la misma época, cuando perdía el banco, daba los toques finales a uno de sus proyectos empresariales más ambiciosos: la Cervecería Suramericana (Cervesur) con una inversión de USD 80 millones. (Texto tomado de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Guayaquil



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.