Soñar

Navidades y Año Nuevo son épocas para soñar. Sueños con el gordo de la lotería, con las promociones enganchadoras del consumismo y de las compras alocadas, de las ofertas aparentemente beneficiosas en almacenes, tiendas y mercados, y así por un breve momento olvidar la dura realidad de una economía cruel y el indiscriminado asalto en los precios de bienes y servicios. Por minutos tienen la satisfacción de sentirse ricos despojándose engañosamente de la pobreza. Al final, ¿la vida no es sueño?
Soñé que teníamos un Gobierno presidido por un estadista serio, reflexivo, totalmente ajeno al sistema demagogo y populista de repartir sin ton ni son caramelos, computadoras, palas, azadones, que su palabra era una onza de oro con mucho más valor que el billete verde de nuestra moneda postiza, con un Gabinete de patriotas entregados de lleno a ejecutar una política social, humana, productiva, creadora de fuentes de trabajo, sin la grosera corrupción del nepotismo, con una seguridad jurídica, único atractivo para la inversión extranjera. Me desperté entusiasmado, qué poco duró mi alegría, nada habría sido verdad había sido un sueño y los sueños... sueños son.
José Iturralde Arteaga


¿Navidad?

La Navidad debió ser de paz, de amor, de generosidad y esto especialmente en países como este, donde hay tanta pobreza y tanta desigualdad. Sin embargo, unos pocos tienen demasiado y la mayoría no tiene ni lo elemental. Duele la Navidad al pensar que la hemos prostituido, la hemos comercializado.
¿Quién se acuerda ya de lo que se celebra? ¡Nadie!, todos piensan en los regalos, en las comidas, en los licores, en las fiestas, en todo, menos en lo sagrado del día en que Dios se hizo hombre, para ser parte de los dolores y de las dichas de los seres humanos, para compartir los momentos tristes y los momentos felices, preparándose así para más tarde dar su vida por nosotros. ¡Qué tristeza!
Duele la Navidad porque a fuerza de materializarla se ha dañado su significado, que debió ser el mismo para el pobre y el rico, para el santo y el pecador, volviéndolo, contrariamente a lo que debió ser, una frustración para el que no tiene, un intrascendente momento para el que tiene.
El regalar aquello que nos sobra a quien nada tiene no soluciona nada, deberíamos comprender que la Navidad debe ser dar un poquito de uno mismo, una ‘Feliz Navidad’ a quien nos atiende en un almacén, una sonrisa al apresurado, un controlar la rabia ante el mal conductor, una caricia acompañada de un caramelo al chiquito que nos ofrece lustrar los zapatos...
¿Seremos algún día capaces de recuperar el sentido de la Navidad?
María de Lourdes Zaldumbide de Toral


Alimento para los niños

El artículo 48 de la Constitución no deja la menor duda sobre el único fin de los fondos otorgados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA); asignarlos a la compra de picos y palas, indemnización de funcionarios del Ministerio de Bienestar Social (235) u otro fin, es una violación al artículo en mención (malversación).
Justicia clama la desprotegida niñez ecuatoriana por este hecho lleno de iniquidad y que constituye un claro acto de corrupción que desdice totalmente de uno de los supuestos ejes del Gobierno: ‘frontal lucha contra la corrupción’.
Pero hay un hecho adyacente a esta violación a la Carta Magna: la habilidad del Ministerio de Economía para, jugando con las partidas presupuestarias, poder realizar pagos indebidos, mientras se muestra inflexible ante un paro comprendido (no justificado) de los maestros ante un compromiso adquirido.
El análisis y pronunciamiento de HOY sobre la viabilidad de justicia para los niños ecuatorianos y castigo para sus mentalizadores, autores y encubridores, son esperados.
Miguel Farra


Seguro social municipal

El anuncio efectuado por el alcalde Jaime Nebot de seguir haciendo autonomía al andar y crear el Instituto Guayaquileño de Seguridad Social (IGSS), ha causado fuerte indigestión en los burócratas del IESS y en sus defensores a ultranza; y, muy por el contrario, nos ha traído esperanza a los guayaquileños y a la gran mayoría de los ecuatorianos, de que puedan venir días mejores para el país, con la implementación de esta propuesta que tiene un alto contenido social y económico.
Es que para nadie es desconocido, que los que medran del Estado de manera directa o indirecta se encontraban durmiendo en los laureles porque habían ‘ganado’ en la consulta popular efectuada en el Gobierno de Durán Ballén el derecho de seguir manteniendo indefinidamente la ‘sagrada autonomía’ del IESS financieramente quebrado, con los perjuicios graves que esto implica para los asegurados.
Lo que nunca se imaginaron es que para derrotar el monopolio existente se propusiera la creación de otro ente del Estado, pero esta vez descentralizado y para el colmo con el aval del Municipio de Guayaquil, corporación que tiene como carta de presentación el haber iniciado desde hace más de 11 años una nueva vida estable, estructurada básicamente con la implementación de una administración moderna, profesional, ágil y transparente, donde como cosa rara para países latinoamericanos, no existe ningún signo de corrupción y más bien funciona como institución antiburocrática y con alto sentido cívico, no político.
Angel Abril Calle

Opiniones y reclamos a la Defensoría del Lector por carta al Diario HOY, al buzón electrónico: [email protected] o [email protected]
EXPLORED
en Ciudad Quito

Otras Noticias del día 30/Diciembre/2003

Revisar otros años 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002 - 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997 - 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990
  Más en el