Barak, Con La Urgencia De Conseguir La Paz


Publicado el 29/Diciembre/2000 | 00:00

Quito. 29 dic 2000. El líder israelí es uno de los principales
protagonistas de las negociaciones de paz, en el conflicto entre su
país y Palestina

Desde que estalló la Intifada (revuelta palestina), el 28 de
septiembre, han muerto cerca de 350 personas, en su mayoría
palestinos.

Ante tanta amargura y miedo, la idea de la negociación ha sonado a
veces como una burla.

Pero, precisamente, esa negociación ha recaído sobre Ehud Barak. El
primer ministro israelí ha tenido -junto con el líder palestino,
Yasser Arafat- la misión de luchar por el cese de la violencia y
buscar mecanismos para tratar de lograr acuerdos.

El año termina en una situación especialmente difícil para Barak.
Ayer se cumplieron tres meses del inicio de la Intifada. La visita
del conservador israelí, Ariel Sharon a la Explanada de las
Mezquitas, lugar sagrado del islam en Jerusalén este, fue
considerada una provocación por los palestinos, y desencadenó
violentos enfrentamientos entre estos y las fuerzas israelíes,
produciendo decenas de heridos.

Una vez iniciada la violencia es difícil de detener, han señalado
los expertos. Antes de los últimos acontecimientos, un creciente
número de israelíes había llegado a comprender que solo alcanzarían
la paz si permitiesen la expresión política de los sentimientos
nacionales palestinos, es decir, la creación de un Estado palestino
en la mayor parte de Cisjordania y Gaza, con Jerusalén este como
capital.

Mientras persistía el reguero de violencia, el encuentro en París
entre Barak, Arafat y Albright no resolvió nada.

Clinton, el principal mediador entre ambos países, tampoco ha
logrado que se den acuerdos de fondo.

Barak pidió, en ese entonces, a los palestinos, negociaciones
directas sin intervención internacional.

Múltiples reintentos de volver a la conversaciones se dieron en
todos estos tres meses. El plan del primer ministro Ehud Barak, de
formar un Gobierno de unidad nacional con el Likud y su líder,
Ariel Sharon, ha sido un obstáculo más.

Los palestinos ven en Sharon un símbolo del desprecio a su dignidad,
mientras que Barak se ha visto desconcertado ante la disminución de
su influencia en el poder, luego de la pérdida de mayoría
parlamentaria de su partido.

Se podría establecer otro acuerdo provisional para conceder a los
palestinos el control político de más territorios de Cisjordania.

Pero existe una alternativa a la paz: un enfrentamiento interminable
que una y otra vez desemboque en derramamientos de sangre. El
horror de esta alternativa, es precisamente lo que debería convencer
a ambos bandos de la necesidad de regresar a la mesa de
negociaciones, decía un editorial de El País.

Barak necesita la paz con los palestinos, para mejorar sus
probabilidades contra el líder derechista israelí, Ariel Sharon, en
las elecciones para primer ministro del 6 de febrero.

Una victoria de Sharon dejaría a Arafat con un líder israelí que se
ha negado a estrechar su mano.

Clinton también busca lograr acuerdos antes de su salida del poder
el próximo 20 de enero. Por ello, ha presentado en estos últimos
días una propuesta.

El plan de Clinton, dijeron ambas partes, toca temas centrales del
conflicto palestino-israelí, como el futuro de Jerusalén, los
asentamientos judíos y las fronteras finales. Sin embargo, ninguna
de las partes ha aceptado tales propuestas. (PBM)

El primer ministro

Nació el 12 de febrero de 1942, en el kibutz Mishmar Hasharon,
Israel.

Es licenciado en física y matemáticas por la Universidad Hebrea de
Jerusalén, y en 1978 obtuvo un masterado en sistemas de ingeniería,
por la Universidad de Stanford, Estados Unidos.

Tras una carrera militar de 35 años, en la que llegó a ser el
soldado más condecorado de Israel, Ehud Barak llevó a cabo, sin
esfuerzo aparente, una transición a la política, uniéndose en 1995
al partido laborista como protegido del entonces primer ministro
israelí, Yitzhak Rabin.

Durante un breve periodo, fue ministro del Interior y después
ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno de Shimon Peres.

Tras el asesinato de Rabin en 1995 y la derrota de Peres frente a
Benjamín Netanyahu en junio de 1996, Ehud Barak toma las riendas del
partido laborista y culmina su carrera política en las elecciones
israelíes de mayo de 1999 cuando es nombrado primer ministro de
Israel. (PBM) (Diario Hoy)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.