Asoman Las Tres Patas Del Naipe


Publicado el 19/Octubre/1995 | 00:00

Quito (Ecuador). 19 oct 95. Si algo permite conocer de cuerpo
entero a este gobierno es el conflicto trágicómico surgido
alrededor de la elección de vicepresidente. Antes de que Dahik
tomara las villadiego y se mandara a cambiar a Costa Rica, el
presidente propuso una primera terna: Abraham Romero,
Francisco Albornoz y Jacinto Jijón y Caamaño. Todos éstos eran
amigos del presidente, todos medio desconocidos o desconocidos
y medio por el país. También empezó a sonar el nombre de
Eduardo Santos, viejo colaborador del gobierno, que ahora
purga sus pecados ante la Santa Sede.

Aspiazu-Armijos

Poco antes de que Dahik abandonara el país sonó el nombre de
Jaime Aspiazu, pero no pasó de ser más que un nombre, quizás
porque era del FRA, y estaba cerca del "fabiolo".
Inmediatamente se consolidó Ana Lucía Armijos, presidenta de
la Junta Monetaria, a quién se le adjudican los éxitos de la
política económica de este gobierno. Armijos, sin embargo, no
pasó. Al parecer, las mujeres de "palacio" se alborotaron. Y
entonces, el presidente, luego de una reunión en la que casi
llora le dijo : "El Ecuador no está preparado para que una
mujer asuma la vicepresidenta". Armijos se fue, no sin
despertar ciertos resentimientos.

Maldonado y los otros

Antes de despedirse Dahik había dicho: Ana Lucía y José
Vicente. Cuando aquella pasó, Maldonado empezó a sonar. No
obstante, ya antes se habían propuesto varios nombres: Roberto
Dunn, que ya no era dueño de Saeta, Eduardo Peña Triviño, ex
ministro de Educación, cuyo único antecedente era haber
derrocado la casa de Navarro, y Ricardo Muñoz Chávez, ex
Superintendente de Bancos al que se le había "perseguido
injustamente", y que tenía la ventaja de ser morlaco. Chávez,
dijo que bueno, pero Sixto cambió de opinión y todo no paso de
ser una oferta. A Dunn, no le disgustaba la vice, pero en
Carondelet, no le querían. Además, sus antecedentes no eran de
los mejores.

En eso apareció Maldonado. Conservador, amigo de Dahik, y ex
ministro de Industrias. Fue el hombre del martes, pero a las
cinco de la tarde de dejó de ser el candidato oficial. No
logró consenso, mientras Sixto, volvía a dudar.

Los nuevos y los últimos

Cuando marchó Maldonado apareció, Raúl Gangotena, un DP,
desconocido para los congresistas. El presidente se entusiasmó
con su nombre y le propuso, en orden alfabético, junto a Pedro
López y Eduardo Peña. A los congresistas les entusiasmó poco
la idea. Pensaban en sus propios nombres: volvió a sonar Dunn.
Al final, se hizo lo que ellos y el PSC quisieron. No hay
duda, en todo caso, que las indecisiones han sido la tónica de
este drama que desnuda al sistema político ecuatoriano.

SIXTO INSISTE EN LA UNIDAD

Es hora de que los ecuatorianos concurramos con decisión al
llamado de unidad que nos formula la Patria, señaló ayer el
presidente Sixto Durán Ballén durante una cadena
radiotelevisada en la que anunció la terna remitida al
Congreso para la elección de vicepresidente de la República.

Durán Ballén manifestó la decisión de su Gobierno de continuar
enfrentando "con responsabilidad y seriedad los graves
problemas que afectan al país".

"Solo el diálogo amplio, patriótico y optimista nos permitirá
superar con éxito el reto de la hora actual", puntualizó el
jefe de Estado.

El mandatario puso a consideración del Congreso Nacional (en
orden alfabético) los nombres de Raúl Gangotena Ribadeneira,
Pedro López Torres y Eduardo Peña Triviño como candidatos del
Ejecutivo para reemplazar al economista Alberto Dahik, cuya
renuncia al cargo fue aceptada por el Parlamento.

'Estoy seguro que en el Congreso Nacional los señores
legisladores, por sobre todas las cosas observarán su
compromiso con el país y efectuarán la elección de
vicepresidente de la República en forma democrática y justa",
manifestó el mandatario.

Durán Ballén apareció, pasado el mediodía de ayer, en una
cadena radiotelevisada que duró cinco minutos para hacer un
recuento de lo que ha ocurrido en el país en los últimos días.

Durante su intervención dijo que el Ecuador ha vivido semanas
de incertidumbre y de preocupación en un período en el cual la
crisis política ha determinado que los ecuatorianos "no
podamos desarrollar nuestras actividades cotidianas con
normalidad".

No se debe esperar más

En efecto, dijo, el país, nuestro país, no puede esperar más;
es indispensable que juntos, los poderes Legislativo y
Ejecutivo, encontremos el camino que nos lleve a superar la
situación actual y recuperemos así la armonía y tranquilidad
indispensables para concentrarnos en enfrentar los grandes
problemas nacionales.

Esto, puntualizó, es una obligación de gobernantes y
gobernados y es un clamor nacional.

El jefe de Estado dijo que más allá de las consideraciones de
tipo legal, "como primer mandatario, me asiste el derecho
moral para insistir en una propuesta mayoritariamente
acogida".

Durán Ballén resaltó así la posición adoptada por
representantes de varios partidos políticos del país que
acogieron con 'patriotismo' el planteamiento que efectuara,
respecto a la necesidad de que el nuevo vicepresidente sea
designado de acuerdo con las sugerencias del jefe de Estado.

Al proponer los nombres de Raúl Gangotena Ribadeneira, Pedro
López Torres y Eduardo Peña Triviño, señaló que "estos tres
prestigiosos ecuatorianos reúnen los requisitos de
conocimiento y experiencia, indispensables para continuar
desde la segunda magistratura, su notable trayectoria de
servicio a la Patria".

"Quien resulte electo vicepresidente constitucional de la
República, deberá asumir las tareas de planificación propias
del Consejo Nacional de Desarrollo y apoyar al primer
mandatario en la tarea de Gobierno en los próximo 10 meses",
concluyó.

DESDE EL PALACIO

- Al fin salió humo blanco en Carondelet. Tras varios días de
diálogos, 'amarres', desprendimientos, renuncias y demás, se
anunció la terna de candidatos para reemplazar al economista
Alberto Dahik en el cargo de vicepresidente de la República.

- Como ya se ha tornado característico en el Palacio, en donde
el silencio forma parte del Plan de Gobierno, ayer no fue la
excepción.

- La especulación y lucubración de los periodistas estuvo a la
orden del día. Nadie decía nada en Carondelet hasta pasadas
las once de la mañana.

- A esa hora ya todos los noticiarios radiales y televisados
habían revelado el secreto que recién fue anunciado por el
presidente de la República, Sixto Durán Ballén, pasado el
mediodía.

- Los comunicadores sociales que concurren diariamente al
Palacio de Gobierno llegaron con la noticia de que Raúl
Gangotena Ribadeneira sería el nuevo vicepresidente de la
República.

- Nadie del Gobierno dio la cara para afirmar o desmentir
dicha versión que fue confirmada por los periodistas tras
hablar con el propio candidato.

- Solo el diario HOY tuvo en su edición de ayer la exclusiva
de la inclusión de Gangotena entre los candidatos.

- Se dijo que Raúl Gangotena sería el único candidato. Esto
provocó una inmediata reacción en los legisladores,
especialmente socialcristianos, que 'saltaron hasta el
cielo' ya que dijeron que se trata de un hombre allegado a
Rodrigo Paz y al ex presidente Osvaldo Hurtado.

- Los socialcristianos también dijeron que se trata de una
imposición del economista Alberto Dahik 'cuya intención es
seguir mandando en el país a través de Ana Lucía Armijos y
Raúl Gangotena.

- En el Palacio se registró ayer un mayor movimiento que en
días pasados. Cada uno de los periodistas que llegaba a la
casa de Gobierno traía consigo su propia versión de los
hechos.

- En el lado oficial nadie sabía nada. Es más, el secretario
de Comunicación, Marcelo Landívar, dijo a una radioemisora
local que la terna estaría integrada por José Vicente
Maldonado, Eduardo Peña Triviño y Roberto Dunn Barreiro.

- Tan solo un nombre acertó el secretario de Comunicación del
Estado.

- El movimiento en Palacio fue más evidente cuando entraban y
salían ministros de Estado y dirigentes del Partido
Conservador.

- Casi a las once de la mañana se comunicó a los periodistas
que a las 13h00 el presidente Sixto Durán Ballén anunciaría la
terna en cadena de TV.

- Esto tranquilizó un tanto a los periodistas que a esa hora
estaban muy desinformados de lo que verdaderamente iba a
ocurrir.

- Tras el conocimiento de la terna remitida por el presidente
al Congreso los periodistas abandonaron el palacio de
Carondelet para buscar reacciones de los ungidos por el
primer mandatario.

- Ninguno de los nombrados apareció. La Sala de Prensa
distribuyó los curriculums vitae de cada uno de ellos pero
nada más. (Política) (Diario HOY) (3A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad Quito (Ecuador)



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.