Apoyan Candidatura De Gaviria


Publicado el 23/Marzo/1994 | 00:00


Quito. 23.03.94. El proceso de elección para escoger al próximo
Secretario General de la OEA está provocando una creciente
expectación y angustia. A pocos días de la votación, y como
nunca había ocurrido antes, la OEA amenaza con dividirse entre
las naciones centroamericanas y del Caribe, por un lado, y las
grandes potencias del hemisferio, como EEUU, Canadá, México,
Brasil y Argentina, por el otro.

Los primeros están comprometidos con el canciller costarricense
Bernd Niehaus, quien después de tres años de campaña para suceder
al brasileño Joao Clemente Baena Soares, dice contar con por lo
menos 20 votos que le asegurarían la victoria. Sin embargo,
apenas dos meses antes del voto del Consejo Permanente de la OEA,
que se efectuará en Washington el 27 de marzo, se anunció la
candidatura del presidente de Colombia, César Gaviria, después de
un sondeo efectuado por la canciller Noemí Sanin. Esta declaró
que encontraba un ambiente "sumamente positivo" no solo entre los
"grandes" sino también entre "varios de los países del Caribe y
hasta algún u otro centroamericano."

Mientras que Niehaus se apoya en el principio de la rotación
geográfica (los Secretarios anteriores eran oriundos de Colombia,
Chile, Uruguay, Ecuador, Argentina y Brasil), los "grandes"
insisten que lo importante ahora es otorgar a la OEA un papel
rector para lograr el afianzamiento de la democracia en el
hemisferio. También se espera que provea un liderazgo político a
la ardua lucha contra la pobreza y el subdesarrollo para lo cual
estiman que Gaviria es el candidato más capacitado.

Esa opinión coincide con la de varios círculos oficiales,
académicos y profesionales en Latinoamérica y los EEUU que
participaron en la búsqueda de un candidato de suficiente
prestigio para transformar a la OEA en un organismo regional que
responda a las apremiantes necesidades de los pueblos del
hemisferio y lo coloque a la altura de los más importantes
organismos multinacionales que prometen jugar un papel crítico en
el umbral del nuevo milenio.

En la Universidad de Harvard, por citar un caso, un grupo de
profesionales y funcionarios latinoamericanos cursando estudios
de postgrado en la John F. Kennedy School of Government, circuló
una carta a sendos embajadores ante la OEA exhortando que la
Secretaría General de la OEA "exige la presencia de un lider que
posea la capacidad de interpretar con acierto" la nueva realidad
internacional en las postrimerías de la guerra fría.

La carta, redactada por Benjamín Ortiz, director del periódico
"HOY" de Quito, y Fernando Carrillo, ex-ministro de justicia de
Colombia, dice en parte:

"Como latinoamericanos, tenemos conciencia de las innumerables
dificultades y falencias que han afectado al funcionamiento de
esa organización y de la forma como ella se ha venido alejando no
solo de la intención original de sus fundadores sino del sendero
de modernización recorrido ya por similares protagonistas en el
marco de la multilateralidad. Sin lugar a dudas, la OEA está
llamada a asumir un rol estelar en la solidificación de las
nuevas concepciones que hoy tocan las puertas de las
instituciones internacionales.

"En el llamado claroscuro del proceso histórico mundial reciente,
parece evidente el énfasis puesto en la existencia de
organizaciones internacionales que se distingan por su
efectividad. Ese es también el sentir de los Jefes de Estado de
nuestros países y de nuestros pueblos, pues en tiempos de
incertidumbre, la innovación visionaria, el coraje y el
demostrado liderazgo son los únicos requisitos a la hora de
ponerle la cara a un continente ansioso por exhibir su potencial
integracionista. Así lo exigen casi 500 millones de
latinoamericanos que aspiran a poner fin al silencio que hasta
hoy nos sigue caracterizando y que tanto daño nos ha hecho.

"El record del continente en materia de multiplicación de
sistemas democráticos durante los últimos años es una clara señal
de su capacidad de recuperación frente, tanto a la adversidad de
la denominada "década perdida", como a la crudeza de los
posteriores procesos de ajuste económico.

"Sin embargo, en un ejercicio de autoexamen, son muchos los retos
que hoy aparecen sin respuesta en el marco de nuestro desarrollo
político, económico y social. Los actos de contricción
posteriores al despilfarro de una década, no son suficientes para
superar las fragmentaciones que han impedido la conformación de
un bloque continental que pueda surgir como único y verdadero
interlocutor frente a la comunidad internacional. La ausencia de
un liderazgo continental ha sido una de las causas que han
propiciado la triste irrelevancia de una región a los ojos de las
superpotencias".

Indicando su preferencia por la candidatura de Gaviria, la carta
continua: "La Secretaría General de la OEA exige la presencia de
un líder que posea la capacidad de interpretar con acierto este
conjunto de nuevas realidades. Un líder con la potencialidad
para trascender las pequeñeces de la diplomacia tradicional
latinoamericana, con probada experiencia en el manejo de los
asuntos del Estado para conducir los procesos de consolidación
democrática que reclaman nuevos esquemas políticos
constitucionales en los países del área. Un líder que,
reconociendo la especificidad de nuestras economías, pueda llevar
el continente a puerto seguro dentro de las aguas turbulentas de
la globalización y de las batallas por el comercio internacional.

"Además, debe contar con suficiente autoridad moral para
enfrentar la problemática de una criminalidad internacional
organizada e injustamente atribuída a los países del área andina.
Un líder con la habilidad par hacer realidad el sueño
integracionista de nuestros libertadores dentro de una óptica
afín a una concepción futurista y capaz de remover los obstáculos
ya derrumbados en otras latitudes."

Lamentablemente, desde el anuncio de la candidatura de Gaviria a
mediados de febrero, el canciller costarricense Bernd Niehaus, su
principal rival, ha incendiado muchas pasiones políticas, étnicas
y nacionales al sostener que Centroamérica y el Caribe son objeto
de un desaire por parte del presidente colombiano, sin considerar
de que lo que está en juego son los dotes del candidato y no las
virtudes de un país o de una región. Para algunos diplomáticos,
la campaña proselitista de Niehaus ha adquirido un tono
desmesurado con el fin de empañar la imagen del mandatario
colombiano. Durante las recientes semanas, por citar un caso,
los diarios mexicanos aparecen atiborrados de declaraciones que
desechan la candidatura del gobernante colombiano con infundios
que merecen encabezados en los periódicos como: "El candidato
impuesto por Estados Unidos," "Colombia le quita el derecho a
Centroamérica". Las noticias invariablemente provienen de San
José, Costa Rica, y la fuente no es otra que Bernd Niehaus. Que
decir ante estas declaraciones?

Como bien lo define Octavio Paz en una crítica de ese tipo de
retórica política en la revista Vuelta: "Somos testigos de una
recaída en ideas y actitudes que creíamos enterradas bajo los
escombros-cemento, hierro y sangre- del muro de Berlín. Las
recaídas son peligrosas: en lo físico indican que el cuerpo no
ha saneado enteramente, en lo moral revelan una fatal
reincidencia en errores y vicios que parecían abandonados."

La campaña de Niehaus se inició con una tesis que corre por ahí
con cierta fortuna popular y que yo tengo por falsa. Es la idea
de la rotación en las funciones internacionales y que en este
caso la elección para Secretario General de 1994 le corresponde a
Centro América. La cual naturalmente supone otra tesis, a saber,
que la elección se remite a un país y no ya a los méritos del
propio candidato. Sin embargo, con el argumento de la rotación,
Niehaus logró el apoyo de los numerosos miembros del Caribe
anglofono reunido en el CARICOM, mediante un pacato en el que
compromete los votos centroamericanos a la reelección del
Secretario General adjunto, un diplomático oriundo de Trinidad
Tobago y promete a renunciar a su propia reelección para apoyar
la candidatura de dicho funcionario a Secretario General después
de completar un solo período de cinco años. (11A)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">

Ciudad N/D



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.